Los retenes militares obligan a migrantes a ir por nuevas rutas

Los hondureños que viajan en grupos y sin coyotes, optan por tomar caminos de sembradíos o maleza para evitar ser detenidos Se exponen más al crimen organizado.

Operativos. Soldados les cierran el paso a los migrantes a lo largo de toda la ruta migratoria en México .
Operativos. Soldados les cierran el paso a los migrantes a lo largo de toda la ruta migratoria en México .

Tegucigalpa, Honduras.

La barrera humana de elementos de la Guardia Nacional, Federales y agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), apostados a lo largo de la frontera sur y norte, no ha podido detener el flujo de migrantes.

Ante el cierre de espacios, las organizaciones defensoras de migrantes aseguran que grupos de indocumentados están tomando las rutas más peligrosas con el fin de no ser interceptados.

Los migrantes están sorteando los retenes, están caminando a pie, entre la maleza y sembradíos. El camino que buscan es apartado, se están exponiendo a más riesgos, porque están usando las rutas más peligrosas”, explicó Irineo Mujica, de Pueblo Sin Fronteras.

Claves
1Convenio para migrantes discapacitados firmó la Cruz Roja Internacional y el Instituto Guanajuatense para personas con discapacidad (Ingudis).

2Más retenes estarán en todo el país Autoridades informaron que el despliegue militar se incrementará y cubrirá todo el país.

Por ejemplo, en el estado de Veracruz las autoridades mexicanas han detectado una nueva ruta a través de un río que los migrantes toman durante su paso. Es un punto que desde este fin de semana se está asegurando con militares para no dejar espacio para el paso de centroamericanos.

Mientras unos evaden los controles, otros no han corrido con mejor suerte. La embajada de Honduras en México reporta que 14,000 hondureños mensualmente están siendo deportados de ese país, una cifra que se ha triplicado en comparación con los 4,700 que se registraban en 2018.

Las rutas. El calvario para los indocumentados hondureños empieza en Santa Elena, Guatemala. Por ello, ahora fijan su mirada para cruzar México por rutas no habituales.
La del río Suchiate para ingresar a Chiapas o de Tenosique en Tabasco, siguen siendo usadas, pero ahora también buscan llegar a Coatzacoalcos para abordar pequeñas lanchas pesqueras y llegar al municipio de Catemaco, donde toman autobuses para continuar su viaje.

Es que la situación está complicada, los retenes están por todos lados y los hondureños también, entonces buscan recorrer la perla del Golfo para llegar a Veracruz, pero los están cercando”, explicó Rubén López, un hondureño radicado en Tecún Umán.

14,000
migrantes hondureños deportados desde México registran las autoridades como cifra promedio desde los masivos desplazamientos de connacionales intentando llegar a Estados Unidos.

Solo viajar en lancha representa para los migrantes aproximadamente hora y media de camino. El INM informó que la Marina Armada de México navegará por el río y se colocarán retenes en el puente Alvarado para detectar las lanchas y detener a los migrantes. Pero otro punto por donde también ingresan los migrantes es por la comunidad de Carmen Xhan, municipio de La Trinitaria, Chiapas, que colinda con Gracias a Dios, una aldea de Huehuetenango, Guatemala.

Allí le llaman “Tierra de Nadie” porque es un lugar donde no hay autoridad que restrinja el paso de personas o vehículos que desde Centroamérica llegan con migrantes.

Operativos. Debido a que están cerrando los espacios a los indocumentados, las organizaciones defensoras de migrantes están alerta, porque con el panorama que se está dando con los retenes en los ejes carreteros, puntos ciegos, ríos, puentes, hoteles y ranchos, se están generando más peligros, denunció el Movimiento Migrante Mesoamericano.

Este es un claro ejemplo de que las políticas migratorias implementadas por el Gobierno Federal únicamente benefician a las mafias del tráfico de personas y esto los obliga a tomar nuevas rutas para evitar ser detenidos”, dijo Rubén Figueroa.

El problema que denuncian las organizaciones es que ahora los que están ganando con la militarización son los grupos del crimen organizado, son los que están tomando el control de esos caminos. “Son muchos los peligros, nos vemos obligados a salir, porque no hay alternativas en Honduras . No teníamos seguridad por las amenazas en el barrio y también no hallamos trabajo. No ha sido fácil llegar y ahora no sabemos si nos darán el permiso para quedarnos en México”, dijo Zulema Valladares, hondureña en Chiapas.

JOH se reunirá con López Obrador

COPÁN RUINAS. El presidente Juan Orlando Hernández confirmó ayer que en su próxima visita a su homólogo de México, Andrés Manuel López Obrador, abordarán el combate de la migración irregular.
Hernández indicó que en la actualidad el embajador de Honduras en México, Alden Rivera, trabaja en la elaboración de la agenda que se abordará con el mandatario mexicano y que incluirá diversos temas de cooperación mutua. “Ayer, conversando con el embajador de Honduras en México, Alden Rivera, conversamos sobre los temas a abordar con el presidente López Obrador y el de las guacamayas es uno de esos temas”, expresó.

En ese sentido, el mandatario refirió que por ahora hay una normativa que impide la importación y exportación de aves en México, razón por la cual se requiere del apoyo del Congreso de ese país, mientras que Honduras también deberá hacer su parte para fortalecer el programa mediante la ley.
Asimismo, explicó que se dará seguimiento a un acuerdo firmado con el Gobierno de ese país, bajo el esquema del programa Sembrando Vida.

TEGUCIGALPA. La barrera humana de elementos de la Guardia Nacional, Federales y agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), apostados a lo largo de la frontera sur y norte, no ha podido detener el flujo de migrantes.
Ante el cierre de espacios, las organizaciones defensoras de migrantes aseguran que grupos de indocumentados están tomando las rutas más peligrosas con el fin de no ser interceptados.
“Los migrantes están sorteando los retenes, están caminando a pie, entre la maleza y sembradíos. El camino que buscan es apartado, se están exponiendo a más riesgos, porque están usando las rutas más peligrosas”, explicó Irineo Mujica, de Pueblo Sin Fronteras.
Por ejemplo, en el estado de Veracruz las autoridades mexicanas han detectado una nueva ruta a través de un río que los migrantes toman durante su paso. Es un punto que desde este fin de semana se está asegurando con militares para no dejar espacio para el paso de centroamericanos.
Mientras unos evaden los controles, otros no han corrido con mejor suerte. La embajada de Honduras en México reporta que 14,000 hondureños mensualmente están siendo deportados de ese país, una cifra que se ha triplicado en comparación con los 4,700 que se registraban en 2018.

Las rutas. El calvario para los indocumentados hondureños empieza en Santa Elena, Guatemala. Por ello, ahora fijan su mirada para cruzar México por rutas no habituales.
La del río Suchiate para ingresar a Chiapas o de Tenosique en Tabasco, siguen siendo usadas, pero ahora también buscan llegar a Coatzacoalcos para abordar pequeñas lanchas pesqueras y llegar al municipio de Catemaco, donde toman autobuses para continuar su viaje.
“Es que la situación está complicada, los retenes están por todos lados y los hondureños también, entonces buscan recorrer la perla del Golfo para llegar a Veracruz, pero los están cercando”, explicó Rubén López, un hondureño radicado en Tecún Umán.
Solo viajar en lancha representa para los migrantes aproximadamente hora y media de camino. El INM informó que la Marina Armada de México navegará por el río y se colocarán retenes en el puente Alvarado para detectar las lanchas y detener a los migrantes. Pero otro punto por donde también ingresan los migrantes es por la comunidad de Carmen Xhan, municipio de La Trinitaria, Chiapas, que colinda con Gracias a Dios, una aldea de Huehuetenango, Guatemala.
Allí le llaman “Tierra de Nadie” porque es un lugar donde no hay autoridad que restrinja el paso de personas o vehículos que desde Centroamérica llegan con migrantes.

Operativos. Debido a que están cerrando los espacios a los indocumentados, las organizaciones defensoras de migrantes están alerta, porque con el panorama que se está dando con los retenes en los ejes carreteros, puntos ciegos, ríos, puentes, hoteles y ranchos, se están generando más peligros, denunció el Movimiento Migrante Mesoamericano.
“Este es un claro ejemplo de que las políticas migratorias implementadas por el Gobierno Federal únicamente benefician a las mafias del tráfico de personas y esto los obliga a tomar nuevas rutas para evitar ser detenidos”, dijo Rubén Figueroa.
El problema que denuncian las organizaciones es que ahora los que están ganando con la militarización son los grupos del crimen organizado, son los que están tomando el control de esos caminos. “Son muchos los peligros, nos vemos obligados a salir, porque no hay alternativas en Honduras . No teníamos seguridad por las amenazas en el barrio y también no hallamos trabajo. No ha sido fácil llegar y ahora no sabemos si nos darán el permiso para quedarnos en México”, dijo Zulema Valladares, hondureña en Chiapas.

La Prensa