Más noticias

Pastores evangélicos en Honduras organizan partido político

Se llamará Transformación Honduras Gestación de nuevo instituto es necesarioporque los tradicionales son “cuerpos viejos e insanos”, según uno de los organizadores

Para las próximas elecciones podría participar un partido formado por evangélicos.

Tegucigalpa, Honduras

Un grupo de pastores evangélicos creará un partido político que se llamará Transformación Honduras, una intención que está en sintonía con el proyecto de ley introducido en el Congreso para que a los ministros de la fe se les permita optar a cargos de elección popular.

Sépalo
La Constitución de la República prohíbe la participación activa en política de dirigentes de denominaciones religiosas.

“Estamos en pro de la formación de una institución política no evangélica; una institución política con personas, ciudadanos dignos, representando al país en los 18 departamentos”, dijo Jefry Gómez, pastor de la iglesia Ministerio Amados de Dios.

Aclaró que no se trata de un partido político de la iglesia evangélica, sino que son pastores evangélicos que de forma independiente buscan estructurar un partido conformado por líderes morales.

“A nivel nacional hay personas sabias, inteligentes, que juntamente con el pastorado podemos hacer un gran equipo”, insistió.

“Es el tiempo de que Honduras pueda presentar una reserva moral que ha estado esperando que se nos dé la oportunidad de poder dirigir y gobernar el país, lógicamente no desde el punto de vista religioso”, acotó.

Los evangélicos en Honduras y la política

1-Muchos pastores evangélicos han visto frenada sus aspiraciones políticas por la prohibición constitucional para postularse a cargos.

2-Los católicos representan el 45% de la población y los evangélicos el 40%, según una encuesta de Cid Gallup de 2012. Ambas son las principales organizaciones religiosas.

3- Uno de cada cinco hondureños que nacieron en un hogar católico hoy en día pertenece a la Iglesia Evangélica, lo que demuestra su gran crecimiento

Reforma

El artículo 77 de la Constitución de la República establece que los ministros -por ejemplo pastores o sacerdotes- de las diversas religiones no pueden hacer, de ninguna forma, propaganda política invocando motivo de religión o valiéndose, como medio para tal fin, de las creencias religiosas del pueblo.

Esta disposición ha sido aplicada a varios pastores evangélicos para prohibir que aspiren a cargos de elección popular. No obstante, el miércoles pasado, el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, introdujo una iniciativa de ley para reformar ese artículo a fin de que ese veto quede anulado. Pero a criterio del pastor Gómez, esta restricción constitucional no les impide crear un partido político.

El líder espiritual dijo, sin precisar cantidad, que son varios los pastores que a nivel nacional se han reunido para estructurar un cronograma para la inscripción de Transformación Honduras como partido político. Gómez comparó a los partidos políticos tradicionales como “cuerpos viejos” que “ya no pueden ser sanados” y que por eso han rechazado invitaciones para que sean parte de estas instituciones.

Confraternidad: “Participar en política es una decisión personal de los pastores”

La Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH) no aprueba ni condena la creación de un partido político de pastores evangélicos porque esa es una decisión personal.

“A las iglesias evangélicas les corresponde su propio derecho de organización, de liderazgo, por los cuales se rige. Unas iglesias podrán permitir que sus líderes participen, otras no lo van a permitir, y ambas están en el mismo derecho”, dijo el director ejecutivo de la CEH, Miguel Muñoz.

Se le consultó a Muñoz si comete pecado un pastor al participar en política, pero no fue concluyente y se limitó a decir que la Biblia define conceptos de hechos bíblicos, antibíblicos y no bíblicos y que “todos somos pecadores y todos le hemos fallado”.

Asimismo, matizó que la política y la religión tienen como finalidad el bien común y nadie se debe de servir de los demás.

Remarcó que la CEH tampoco promueve una conformación de un instituto político porque esa no es su misión.

Pastores deben participar

Tradicionalmente, desde la Revolución Francesa, como la Iglesia Católica se había metido mucho en aspectos de Estado, lo primero que se hizo fue establecer dentro de la Constitución la prohibición para que se volviera a meter en temas políticos.


Por eso se abolió el diezmo, decretar la libertad de culto y prohibirle a cualquier sacerdote o miembro de cualquier iglesia que optara a cargos de elección popular o cargos públicos.

Eso se mantuvo en casi todas las constituciones del mundo, menos en los países de habla inglesa. En Honduras, en todas las constituciones, se viene recogiendo esa prohibición. Pero las cosas han cambiado en el siglo XXI, pues hay una corriente de derechos humanos y dentro de los derechos humanos está el derecho político y usted no puede prohibirle a una persona su participación política por asuntos de religión.

Resulta un contrasentido que se le prohíba a miembros de una iglesia participar en política. En ese punto, creo que los esquemas de la Revolución Francesa ya han sido altamente superados, ya la iglesia no tiene tanta influencia en el campo político, han pasado ya 300 años en los que la Iglesia Católica ha estado al margen de los asuntos políticos del Estado.