Caravana migrante rompe cerco en frontera y entra a México

En su séptimo día de caravana, miles de hondureños avanzan en su travesía hacia Estados Unidos.

VER MÁS FOTOS
Momentos en que integrantes de la caravana de migrantes rompen el cerco de seguridad en la frontera de Guatemala para ingresar a México. / Fotos AFP

Ciudad de México.
Miles de migrantes de Honduras, de la caravana que el sábado salió de San Pedro Sula, saltaron hoy el cordón policial presente en Tecún Umán, un punto fronterizo entre México y Guatemala, y cruzaron a territorio mexicano.

Las personas, unas 3,000 y entre las que hay hombres, mujeres y niños, salieron este viernes del parque de Tecún Umán, en el departamento de San Marcos, y se dirigieron a la frontera, donde los esperaba una fuerte presencia militar de lado de Guatemala.

Después de momentos de tensión, por el sofocante calor y el hacinamiento, la multitud sobrepasó el cordón policial y se limitó a cruzar la frontera ante la mirada pasiva de los agentes.

Los hondureños superaron una barrera de decenas de policías antidisturbios y militares que se apostaron con vehículos blindados. También lograron abrir y doblar una valla metálica que impedía el paso hacia la frontera.



La caravana atraviesa ahora el puente sobre el río Suchiate y se dispersa por territorio mexicano con el objetivo de llegar a Estados Unidos.

Desde el pasado 14 de octubre, un día después de que la caravana saliera de la ciudad hondureña de San Pedro Sula, la Cruz Roja asistió a un total de 768 personas, a las que les brindó traslados, apoyo psicosocial, atención prehospitalaria, distribución de agua y restablecimiento de contacto con sus familiares.



Los hondureños siguen firmes en su deseo de alcanzar el "sueño americano" pese a que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó con cerrar la frontera sur del país con México si la caravana continúa con su trayecto y también aseguró que cortaría la ayuda a Honduras, El Salvador y Guatemala.

"Le pedimos al Gobierno de México que nos abra sus fronteras y deje de pensarse que somos delincuentes", dijo uno de los líderes de la caravana. "Que nos investiguen que no hemos cometidos delitos, pedimos asilo político".

En el lado guatemalteco del puente, los más de cuatro mil centroamericanos lanzan consignas. Mientas que en el lado mexicano, uno 400 policías federales resguardaron la frontera. En el sitio se encuentra personal de Naciones Unidas. "Queremos trabajar, déjenos pasar", lanzó la multitud.

Unos dos mil hondureños llegaron a esta frontera con México en el transcurso de la madrugada y esta mañana. Los integrantes de la caminata se unieron a los 500 centroamericanos que se adelantaron a este punto desde el miércoles.

Según algunos organizadores estiman 4,000 hondureños en esta zona debido a que grupos de entre 30 y 100 personas se han ido integrando a lo largo de ayer y de la noche.



Los migrantes sostienen una asamblea esta mañana para definir las actividades de este día.

Pese a la detención del activista Irineo Mújica ayer, los migrantes aseguran que no detendrán su camino.



Debido a la lluvia que cayó anoche y parte de la madrugada los migrantes se dispersaron por la localidad para poder dormir ya que el parque, donde la víspera lograron descansar, sufrió encharcamientos.



Este viernes también amanece con una ligera llovizna. Un sistema de baja presión frente al Pacífico generará lluvias de hasta 150 milímetros, de acuerdo a pronósticos de Protección Civil de Chiapas. Desde temprano también la Gendarmería y la Policía Federal patrullan el río Suchiate, en el lado mexicano.

El secretario de Gobernación mexicano, Alfonso Navarrete, denunció hoy que los miles de hondureños de la caravana migrante entraron "por la fuerza" a México y que "lastimaron" a policías mexicanos que se encontraban en la frontera.


Según Navarrete, las autoridades mexicanas habían llegado a un acuerdo con los migrantes para que entraran a México de manera "ordenada" en grupos de entre 50 y 100 personas para ser revisados, pero la caravana "incumplió" el acuerdo.

Los migrantes de la caravana, que partió el pasado sábado del norte de Honduras, lograron forzar la valla de la frontera de Guatemala y entrar en México, muchosde ellos corriendo, mostrando gestos eufóricos y saludando con los brazos abiertos.