Más noticias

Honduras, El Salvador y Guatemala pide a EEUU reunir a niños migrantes separados de sus padres

El presidente Juan Orlando Hernández también abogó por la legalización del TPS de los hondureños.

Los presidentes del Triángulo Norte se reunieron este jueves con el vicepresidente de Estados Unidos.

Washington, Estados Unidos.

Los gobiernos del Triángulo del Norte de Centroamérica y de México abogaron este jueves por el destino de los niños migrantes separados de sus padres en Estados Unidos, en una reunión en Washington con el vicepresidente Mike Pence.

En el marco de la Segunda Conferencia sobre la Prosperidad y la Seguridad en Centroamérica, el vicepresidente estadounidense recibió en el Departamento de Estado al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, junto al presidente de Guatemala, Jimmy Morales, y al vicepresidente de El Salvador, Óscar Ortiz.

"Le hago la solicitud de poder buscar la legalización del (TPS) de los hondureños que se encuentran en Estados Unidos", dijo el presidente de Honduras, en alusión al programa de Estatus de Protección Temporal (TPS) que protege a unas 400,000 personas de países como Haití, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Nepal, Sudán del Sur, entre otros, que el gobierno estadounidense busca terminar.




"Nos urge además que los 119 niños separados de sus padres en este país sean devueltos a sus hogares. No puedo regresar sin una respuesta a Honduras", afirmó Hernández.

También el vicepresidente de El Salvador se refirió a la situación de los menores: "Nos preocupa el tema de la reunificación familiar, el tema de los niños y niñas en Estados Unidos, el tema de TPS, necesitamos tiempo en el Triángulo del Norte para abordarlo en el corto plazo y avanzar", dijo Ortiz.

Pence fue contundente al pedir a los líderes centroamericanos que envíen un mensaje a sus ciudadanos: "Si no pueden venir a Estados Unidos legalmente, no deberían venir".

Morales por su parte, aprovechó la oportunidad para pedir un crédito de 15,000 millones de dólares para reforzar la seguridad en la frontera.

Lo escuchaban también el canciller mexicano, Luis Videgaray, y el secretario de gobernación (interior) de ese país, Alfonso Navarrete.



"México dejó de ser el principal origen de migrantes en Norteamérica y hoy se ha convertido en un país de tránsito. Esto implica nuevos retos que México asume con responsabilidad. El principal, es el reto de derechos humanos", dijo el canciller mexicano.

"No puedo sino sumarme a lo que ha dicho el Presidente Hernández con respecto a la pronta reunificación de los niños que fueron separados en la frontera de sus padres", agregó el jefe de la diplomacia de México.

La violencia en Centroamérica, especialmente en el llamado Triángulo del Norte, ha empujado a familias enteras, y en muchos casos a niños solos, a huir, emprendiendo un peligroso viaje hacia Estados Unidos.

Vea: Hernández pide a EEUU que la ONU declare a pandillas violadores de derechos humanos

Entre principios de mayo y finales de junio, más de 2,300 menores fueron separados de sus padres -con quienes habían cruzado ilegalmente la frontera del país-, en el marco de la política de "tolerancia cero" frente a la inmigración clandestina de Donald Trump.

Daniella Burgi-Palomino, experta de temas de migración en la frontera entre México y Estados Unidos de la asociación Latin America Working Group dijo a la AFP que "separar a las familias o encerrar a los niños de forma indefinida no va a hacer nada para desalentar la migración en el futuro".

"Más de tres meses después, muchos niños siguen separados de sus padres debido a la indignante política de tolerancia cero del gobierno", se lamentó Burgi-Palomino.