Más noticias

Policía de Honduras proyecta significativa reducción de homicidios en 2017

75 de los 298 municipios registraron cero homicidios en lo que va de 2017.

Los numerosos operativos y la puesta en funciones de las cárceles de máxima seguridad han contribuido a reducir la violencia en Honduras.
Los numerosos operativos y la puesta en funciones de las cárceles de máxima seguridad han contribuido a reducir la violencia en Honduras.

Tegucigalpa, Honduras.

La policía de Honduras, uno de los países sin guerra más violentos del mundo, anunció este viernes que proyecta una tasa de homicidios en 2017 significativamente inferior a la del año pasado.

El portavoz de la policía, subcomisionado Julián Hernández, dijo en rueda de prensa que al final del año la tasa se proyecta en 45 por cada 100.000 habitantes, contra cerca de 60 el año pasado.

"Hasta este momento, en los primeros siete meses (de 2017) tenemos una reducción de 8,30 puntos en la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes", indicó el oficial.

Añadió que julio cerrará con una tasa de 50,70 homicidios pero con el ritmo de decrecimiento como resultando de los esfuerzos que emprende el gobierno para "lograr la tranquilidad" del país en "diciembre estaríamos cerrando con 45 por cada 100.000 habitantes".

Indicó que 75 de los 298 municipios registraron cero homicidios en lo que va de 2017.

Otro portavoz policial, teniente José Coello, detalló en la rueda de prensa, como ejemplo de la reducción, que julio de 2016 cerró con 381 muertos y junio pasado con 247.

El gobierno de Juan Orlando Hernández, que asumió el 27 de enero del 2014, para gobernar durante cuatro años, emprendió una ofensiva contra los narcotraficantes y los pandilleros que, según sus estimaciones, causaban siete de cada diez muertos en el país.

Diciembre de 2013 cerró con una tasa de 79 homicidios por cada 100.000 habitantes.

También el gobierno trasladó unos 2.200 reos de prisiones donde actuaban libremente ordenando crímenes desde de las celdas a dos cárceles de máxima seguridad donde permanecen totalmente aislados, sin posibilidades de ordenar crímenes, según el presidente Hernández.