12/06/2024
06:43 PM

'No sé si cambió mi vida; siento que sigo siendo el mismo”

  • 28 noviembre 2009 /

Lo curioso es que el cine vuelve a recuperar el glamur, con la serie de películas “Twilight” y una nueva versión de “New Moon” donde el inmortal protagonista decide alejarse de su gran amor por amor.

Hollywood parecía haber perdido los aires de superestrellas desde la época que millones de admiradoras suspiraban viendo a Tom Cruise y Brad Pitt en películas como “Entrevista con un Vampiro”.

Lo curioso es que el cine vuelve a recuperar el glamur, con otra historia de vampiros, como la serie de películas “Twilight” y una nueva versión de “New Moon” donde el inmortal protagonista decide alejarse de su gran amor... por amor. Y ante la envidia de tantas adolescentes, tuvimos el honor de compartir una verdadera entrevista con el vampiro más famoso del momento: Robert Pattinson.


¿Te acostumbraste al fenómeno de la serie de películas “Twilight”?
Lucho contra ciertas cosas, aunque al menos hoy me siento más tranquilo con el tema. El rodaje de las películas en sí no me da miedo. Me encanta la gente con quien trabajo y sólo tengo muy pocos desacuerdos con el guión, especialmente con “New Moon”; pero ahora todo es mucho más fácil.

¿La experiencia más extraña que hayas tenido con alguna admiradora?
Hay tantas... Últimamente tengo menos contacto con la gente porque hay mucha más seguridad en el estudio. Pero siempre me causa gracia cuando se me acercan los adultos. El otro día se me acercó una mujer que debía estar cerca de los 90 años. Es muy inusual, pero dicen lo mismo que las chicas de doce años. (Ríe) Eso sí que es extraño.

¿Te gusta que tus admiradoras también quieran conocerte más allá del personaje de una película?
Pienso que eso se logra con el trabajo. Las entrevistas me parecen riesgosas y por eso trato de limitar la cantidad que hago, porque nadie es tan interesante tampoco, especialmente cuando no tengo demasiado para decir. Pero también tiene que ver con el hecho de que realmente yo no sé quién realmente soy, de verdad. Tampoco quiero ser ningún personaje de la sociedad ni nada parecido. Supongo que lo único que puedo hacer es trabajar y ver si la gente responde bien.

¿Tu estilo de vida no cambió demasiado? ¿Cómo se siente alejarse del estudio de cine para afrontar la verdadera realidad?
Ése es el problema. Todavía no salgo del estudio de cine. Desde el 14 de enero ya pasé por tres estudios distintos. Apenas si tuve tres días de descanso. Por eso no puedo decirte si realmente cambió mi vida, porque sigo adentro de un estudio y voy a seguir así hasta el año que viene. No tuve un período de tiempo lógico de vacaciones y no sé si realmente cambió mi vida. Al menos, siento que sigo siendo exactamente el mismo... y a lo mejor no sea algo bueno.

¿Profesionalmente tampoco sentiste el cambio que tuvo en tu carrera esta serie de películas, que seguramente te atraparan por mucho más tiempo, como pasó con “El Señor de los anillos” o “Harry Potter”?
No lo sé. Solamente hice una película fuera de esta serie. Se llama “Remember me” y se estrena el año próximo. Pero también es del mismo estudio de cine, todavía no noté la posibilidad económica fuera de la serie. Pero definitivamente hay diferencia, me ofrecen trabajos que jamás hubiera soñado antes. Aunque también da miedo porque ya no tengo que pasar por pruebas de casting y tampoco quiero hacer una película sólo por hacer cine. La situación da pánico en cierta forma y me cuestiono mucho más que antes. Antes de “Twilight” aceptaba cualquier trabajo que conseguía, tratando de hacer lo mejor después. Pero ahora, cuando ven una película como ésta, esperan una buena actuación además de un éxito económico, porque hay gente que insiste en decirme: “No te atrevas a arruinar nada porque te estamos contratando para ser una estrella y también actor”. Es algo muy difícil y da miedo.

¿No es lo que uno sueña cuando recién empieza?

Sí. Uno siempre piensa: “¿Cuando haré una superpelícula?”, porque sin una buena película detrás, la gente no confía tanto, no te dan los roles que buscas.

Después, con una cinta como ésta donde el público es tan específico, empiezan a decirte: “Necesitas llegar al público, necesitas verte de esta forma, etc, etc”.
Por eso, también hay ciertas limitaciones. Cuando nadie ve tus películas y te dan cualquier rol, te puedes dar el lujo de hacer lo que quieras. Por eso hay puntos buenos y malos en los dos casos.

¿Te preocupa que dentro de un tiempo se borre todo el éxito que estás viviendo?

Vengo trabajando tanto que casi estoy viviendo una realidad alternativa.
Los horarios de rodaje son tan largos que parezco un médico. Los doctores con los que hablo dicen lo mismo; es como si no tuvieras idea lo que pasa fuera del trabajo, porque además te alejan de tu familia y tus amigos.

En la primera película de “Twilight”, el vampiro Edward, Robert Pattinson, se enamoraba de Bella Kristen Stewart, luchando con la tentación de su sangre.

Y en la nueva película “New moon”, él decide alejarse para protegerla de los demás vampiros, mientras Bella insiste en el deseo de convertirse también en vampiro, para dejar de envejecer y compartir la misma inmortalidad del amor que se tienen.

Claro que además surge en la historia, otro protector hombre lobo, Taylor Lautner, que también se enamora de ella.

En medio de los mejores efectos especiales, con todos los factores románticos, Bella trata de tomar la difícil decisión que emociona a tantos adolescentes obsesionados con una historia que espera recaudar millones de dólares con un total de cuatro películas, cuatro éxitos asegurados.

¿La escena de “New moon” que te dejó el mejor recuerdo?

Supongo que fue en Italia, en la escena donde tengo que salir a la luz del día. Había demasiados extras, fanáticos de “Twilight” que habían viajado hasta el lugar, especialmente para vernos.
Sentí muchísima responsabilidad al estar frente a tanta gente obsesionada con esta historia. Fue un buen momento, con muchos nervios, pero fue la toma donde más cerca sentí al personaje.

¿Y la escena donde tu personaje del vampiro decide dejar a Bella?
Fue muy extraño, pero ayuda la anticipación de la gente, los admiradores de la serie. Para ellos, la relación entre Bella y Edward es ideal. Y se siente el peso de esa presión. Por eso fue tan extraño.

¿Hay algo en común entre tu personalidad y la del personaje?
Supongo que yo también soy cabeza dura en ciertas cosas. El vampiro Edward cree que tiene siempre razón (Ríe). Y yo también. Sí. Y yo además me obsesiono a veces y soy muy posesivo, también.

¿Qué te obsesiona?
Hmm....

¿Tu privacidad?

En cierta forma (riendo). ¿En qué soy tan obsesivo? Tengo ideas muy específicas sobre lo que quiero de mi trabajo y como me gusta que me perciban, al punto de ser ridículo a veces.
No le presto atención a nadie y por eso tampoco tengo un publicista. No podría soportar a alguien que trate de decirme que haga algo en particular. Puede ser un error. Soy muy meticuloso y como actor no hay demasiado control en pequeñeces; pero soy un maniático que quiere controlarlo todo. Eso es lo que quería decir.

El amor es el gran protagonista de esta serie de películas, ¿cómo evitas enamorarte en la vida real de la misma mujer que en la ficción?
Simple: tengo que acordarme siempre que me pagan por lo que hago. (Ríe) Y con eso hay también muchas otras connotaciones. Ésa es una de las grandes separaciones.

¿Te consideras romántica?

No tengo demasiadas anécdotas románticas en mi vida. La gente insiste que deberíamos agregar más acción para que los hombres también vean las películas; pero yo realmente no soy muy romántico. Es ridículo.
Pero cuando vi “Titanic” tampoco pensé que fuera una película sólo para mujeres. ¿Te cuento algo romántico que hice? Una vez le escondí un ramo de flores a alguien y ella pensó que había sido otra persona y el otro tipo dijo que él había sido, así que fue genial. (No puede parar de reír).

¿Alguna vez te rompieron el corazón como cuando Edward deja a Bella?
(Se toma su tiempo) Trato de pensar alguna estúpida respuesta... pero no. (Riendo) No se me ocurre ninguna. No, no lo creo.