California, Estados Unidos.

A sus 76 años, la incombustible Cher disfruta de un noviazgo propio de la adolescencia y lo cierto es que no podría estar más ilusionada.

Así lo ha confesado la propia artista en conversación con sus seguidores de Twitter, a quienes ha revelado que su felicidad y amor propio se han disparado desde que conoció y cayó rendida a los pies de su actual pareja, el productor musical Alexander Edwards.

Este músico tiene 36 años, cuarenta menos que la estrella del pop, y algunos internautas no han tenido reparo en alertar a la oscarizada intérprete sobre la amplia diferencia de edad que les separa, como si ella no supiera contar.

Tras defender con vehemencia su derecho a vivir la vida como le venga en gana, incluido su apartado sentimental, Cher ha admitido que a ella también le resulta sorprendente haberse embarcado en un idilio con alguien tan joven, pero no por ello pretende renunciar al amor. ”Sobre el papel puede parecer extraño (también para mí). Pero Alexander dice que el amor no sabe de matemáticas. Somos adultos”, se ha expresado ahora en su cuenta de la plataforma.

Ignorando a los críticos y a los moralistas más retrógrados, Cher se ha limitado a responder a las preguntas de aquellos fans que celebran su relación y todas las satisfacciones que esta le brinda. Uno de ellos le ha cuestionado directamente sobre las cualidades de Alexander que han conquistado su corazón.

Fiel a su estilo, la diva ha respondido echando mano de su sentido del humor más afilado y descarado. “Es bondadoso, inteligente, divertido... Y nos besamos como adolescentes”, ha bromeado antes de emplear una interesante metáfora sobre su condición de verso suelto. “Hay gente que dice que marcha al ritmo de su propio tambor, yo directamente lo bailo”, ha sentenciado.