California, Estados Unidos.

Aunque la fiesta anual que organiza Elton John para ver la ceremonia de los Óscar y recaudar al mismo tiempo dinero para su Fundación contra el SIDA es la oportunidad perfecta para que las estrellas que no han sido invitadas a la gala se pongan sus mejores galas, Charlie Sheen, que confirmó el pasado noviembre que hace cuatro años contrajo VIH, decidió prescindir del esmoquin e incluso de la corbata optando en su lugar por unos pantalones vaqueros y una chaqueta para posar ante los fotógrafos.

'Si alguien me dijera: 'No llevas corbata'. Bueno, le contestaría que estoy en un evento contra el Sida y he traído mi VIH', explicó a ABC7 News para justificar su atuendo informal.

Para la ocasión, Charlie también lució una camiseta en la que aparecía su cara en blanco y negro junto al eslogan 'Mantente positivamente negativo', en referencia a la importancia de mantener una carga viral prácticamente indetectable.

Desde el diagnóstico de su enfermedad, Charlie, padre de cinco hijos fruto de relaciones distintas, ha dado un giro radical a su vida centrando sus esfuerzos en ayudar a encontrar una cura para el VIH, algo que espera que algún día haga que sus hijos le consideren un 'verdadero héroe'.

'Van a ver que su padre es un verdadero héroe que ayudó a muchas personas y que todavía sigue ayudando a personas que no se pueden ayudar a sí mismas. Confío en mis capacidades para convertir esta situación en algo realmente positivo', explicaba el actor recientemente en el programa 'The Dr. Oz Show'.