Monterrey, México

Lo bueno, entre comillas, es que el World’s Hottest Tour de Bad Bunny en Monterrey inició con una hora y media de retraso, lo malo es que el público le sufrió para accesar al estadio BBVA.

Largas filas, confusión, desorganización y la lamentable falta de información, puso los nervioso de punta de miles de fans del Conejo Malo porque esperaron horas y tumultos para entrar al interior de la casa de los Rayados.

Muchos asistentes usaron sus redes sociales para exponer su descontento por la desorganización que imperó en el primero de los dos conciertos programados en la Ciudad.

Personas denunciaron las aglomeraciones en el acceso denominado Playa VIP, otros expusieron que a las 21:00 horas seguían esperando para entrar al recinto, hora que se supone estaba programada para iniciar el espectáculo.

Sin embargo fue hasta las 22:30 horas que Benito Antonio Martínez Ocasio, nombre de pila de la estrella boricua más influyente de la música urbana, dio el banderazo de arranque del Hottest Tour.

Lo anterior sin contar que un número no determinado de personas con todo el dolor y frustración de su corazón no pudieron llegar a su cita con Bunny por la cancelación de vuelos en el Aeropuerto Internacional Mariano Escobedo debido a la neblina.

“Somos cancha VIP, está lloviendo, nadie sabe qué pe.., no hay seguridad, realmente es la organización más fea que he vivido en la vida ni el (concierto de) Coldplay (también en el BBVA) se compara con esta organización”, acusó en redes Itzel Cavazos.

“Estoy tan enojada, al borde del colapso y a punto de irme y quiero grabarme después del concierto a ver si esto valió la pena porque tres horas aquí bajo la lluvia no valen la pena”.

El primero de los dos shows del World’s Hottest Tour de Bad Bunny en tierras regias registró, según organizadores, una taquilla de 50 mil asistentes, que en la recta final del show vieron al cantante surcar el cielo del estadio y volar, de lado a lado, aferrado a una palmera.

El show tuvo una duración de dos horas y media.

El show, que tuvo una duración de dos horas y media, volverá a repetirse hoy, aunque por el bien de los asistentes ojalá no sufran lo mismo que los que acudieron a su cita del sábado.

A las 1:07 horas el Conejo Malo abandonó el estadio escoltado por dos unidades de Fuerza Civil, dos motocicletas de tránsito y un convoy de nueve camionetas Suburban.