Timothée Chalamet: “La fama puede ser adictiva”

El actor protagoniza “Beautiful Boy”, un drama sobre un joven que cae en lo más profundo de la adicción a las drogas.

Timothée Chalamet as Nic Sheff and Steve Carell as David Scheff star in BEAUTIFUL BOY<br/><br/>Credit: Francois Duhamel/Amazon Studios
Timothée Chalamet as Nic Sheff and Steve Carell as David Scheff star in BEAUTIFUL BOY

Credit: Francois Duhamel/Amazon Studios

Redacción.

Antes de Llámame Por Tu Nombre, por la que fue nominado al premio Óscar, la vida de Timothée Chalamet era relativamente estable, pero al llegar la fama tuvo que aprender a mantener los pies sobre la tierra. “Me sorprendí tanto, no me lo esperaba. Me tuve que acostumbrar a esto que llaman ‘fama’. Incluso en algunos momentos sentí miedo porque no sabía cómo manejarla y pedí muchos consejos, a mi agente, a mis amigos, a mis papás, a mis mentores, a mis profesores. La respuesta en común fue: ‘No dejes que el ego te domine’”, apunta Chalamet en entrevista.

Desde finales del año pasado, la gente empezó a reconocer al también actor de Lady Bird (donde compartió escena con la actriz Saoirse Ronan) en el metro, lo interrumpían mientras comía en algún restaurante, le pedían selfies en la calle, e incluso un par de chicas lo siguieron hasta el baño de un centro comercial.

“Ser famoso puede ser una droga adictiva, y con mi nueva película Beautiful Boy me dediqué a repasar el por qué de las adicciones.

Pienso que hay que aprender a controlar muchos impulsos y he tenido que mantenerme con los pies en la tierra, verme como un joven regular, con claros y con oscuros. Por más que me aclamen, soy una persona común y corriente y de ahí no me mueven”, señala el artista, quien nació en Estados Unidos pero es de familia francesa.

mr-TimothetPrincipal-041118.1(800x600)
El actor franco-estadounidense Timothée Chalamet.

Batalla contra las drogas.

En Beautiful Boy, basada en una historia real, el actor encarna a Nic Sheff, un joven desorientado que encuentra consuelo a sus desencantos personales en las drogas y que tiene una relación de estira y afloja con su padre, David (Steve Carrell), quien lucha por rescatarlo de la adicción.

“Cuando una persona cae en las drogas, es importante ayudarle haciéndose presente y tratando de encaminarle a la rehabilitación. Es un tema difícil, pero hay que mostrarse empáticos”, explicó.

LEA: ¿Quién es Paul Prenter?, la perdición de Freddie Mercury y villano en Bohemian Rhapsody

Las excelentes actuaciones de ambos en Beautiful Boy ya suenan para recibir nominaciones en la próxima temporada de premios.

“Soy una persona muy mesurada, y agradezco los comentarios favorables sobre la película, pero el éxito de algo no solo depende de mi. Yo sigo tomando consejos, más de mis padres, que son muy sensatos y siempre han sido muy maduros. Elijo mis proyectos pensando que salgo de mi zona de confort.

Dato
Un 27 de diciembre de ese año nació Timothée Hal Chalamet en Nueva York, Estados Unidos. Con solo 22 años ha demostrado su talento actoral en varios dramas.

Estoy joven y me puedo permitir equivocaciones, así voy a crecer. Por lo pronto, lo que hago, es porque me siento convencido de mis posibilidades”, expresó el actual novio de la modelo Lily-Rose Depp, hija del actor Johnny Depp. El también protagonista de series como Royal Pains y Homeland explica que, aunque vive en un departamento de soltero en Manhattan, Nueva York, debe cumplir con diligencias cotidianas que le sugieren sus padres.

“Debo hacer mis pagos online cada mes. También saco la basura y recojo mi ropa de la tintorería. Lo que menos me gusta hacer es lavar los trastes, pero cuando no hay quien me ayude, lo hago. Disfruto tener ordenado mi departamento. Es una responsabilidad crecer. Ya tengo que hacerme responsable de todo”, comenta el joven de 22 años. Actualmente, Timothée está filmando con Emma Watson la cinta Mujercitas, luego de haber concluido el rodaje de The King y próximamente participara en la película Dune.

Amor por las artes.

La pasión por la actuación está en las venas de Timothée Chalamet, pues viene de una familia de artistas. Es hijo de Nicole Flender, agente de bienes raíces y exbailarina de Broadway, y Marc Chalamet, un francés que trabaja en Unicef, es sobrino de la productora y escritora Amy Lippman. Su abuelo fue el guionista Harold Flender y su hermana es una actriz que vive en París, una de sus ciudades favoritas.

Además de la actuación, tenía otro sueño que quedó en el olvido: un futuro en el fútbol. Antes de empezar a estudiar actuación, Timothée quería convertirse en uno de los jugadores que veía en la televisión. Cuando tenía 13 años trabajó como entrenador con niños de seis a 10 años en un campo de deportes. Pero las clases terminaron a su regreso a Estados Unidos. Cuando empezó el liceo en Manhattan se anotó en la Escuela de Artes Escénicas La Guardia y descubrió la pasión que llevaba en la familia: “Sentí que la actuación podía tratarse como un arte”.

Asimismo, dijo que es un adicto al trabajo y que nunca puede parar. “No me gusta estar sin ningún proyecto en mente”, concluyó el intérprete.

La Prensa