Migrantes cruzan en masa el río Suchiate en la frontera con México

Los migrantes pidieron a agentes migratorios paso libre por México, pero ante la falta de respuesta se lanzaron al río.

VER MÁS FOTOS
Los migrantes centroamericanos, en su mayoría hondureños, que viajan en caravana a los Estados Unidos, corren después de cruzar el río Suichate, la frontera entre Guatemala y Ciudad Hidalgo, México. AFP

Tecún Umán, Guatemala

Cientos de centroamericanos que viajan en caravana se lanzaron este lunes a cruzar el río Suchiate, en la frontera entre Guatemala y México, mientras Guardias Nacionales los repelían con gases lacrimógenos, constató una periodista de la AFP.

Los migrantes llegaron en la madrugada al cruce fronterizo y pidieron a agentes migratorios paso libre por México en su intento por llegar a Estados Unidos, pero ante la falta de respuesta se lanzaron al río desde la localidad guatemalteca de Tecún Umán.

Ver: Especial Ruta del Migrante

Según constató Efe sobre el terreno, algunos de ellos ya están logrando cruzar hacia el lado mexicano, sin que las autoridades mexicanas puedan contener por completo el flujo.

El Gobierno mexicano rechazó este lunes la solicitud de los cerca de 5.000 centroamericanos que conforman actualmente la caravana de migrantes y estaban esperando en Tecún Umán (Guatemala).

"Las disposiciones jurídicas no establecen una calidad migratoria de tránsito, razón por la cual no es posible obsequiar positivamente su petición", estableció Carmen Yadira de los Santos, representante del Instituto Nacional de Migración (INM) en el suroriental estado de Chiapas.

"Al río, nos vamos pa'l río", exclamaron los centroamericanos al escuchar las palabras de la funcionaria migratoria.

En la misiva, el INM afirmó que "permitiría" el ingreso a quienes cumplan requisitos establecidos en la ley, aunque no se aclararon cuáles son las condiciones, solo que primero atenderían a menores de edad y mujeres con hijos.

"También invita a los migrantes a pasar la frontera territorial de México en orden para su registro y resolver cada una de las peticiones", prometió la dependencia federal.

Caravana rio(800x600)
ientos de migrantes centroamericanos, en su mayoría hondureños, cruzan el río Suchíate que divide México y Guatemala este lunes, desde la ciudad de Tecún Umán (Guatemala). EFE

- Desesperación -

Los migrantes de la llamada caravana 2020 en la que también viajan familias completas con niños pequeños, se concentraron desde la madrugada en la aduana de Guatemala en la ciudad Tecún Umán (suroeste).

Las autoridades guatemaltecas les permitieron ingresar al puente internacional Rodolfo Robles, que conecta a ambos países, y acercarse a unos metros de la reja del lado mexicano, fuertemente custodiada por agentes migratorios y guardias nacionales con equipos antidisturbios.

"Nos desesperamos por el calor que está afectando demasiado y más que todo es por los niños", dijo a la AFP el hondureño Elvis Martínez, de 33 años, mientras se apresuraba a saltar al río con los zapatos puestos.

"Le pido a López Obrador que se ponga la mano en la conciencia" y los deje pasar por el territorio mexicano, añadió el migrante.

Si bien gobierno mexicano ha aceptado analizar las solicitudes de algunos centroamericanos y les han ofrecido trabajo en programas sociales del gobierno, al mismo tiempo hay un despliegue de guardias nacionales inédito en la zona.

Tras las multitudinarias caravanas de centroamericanos que llegaron a México a finales de 2018 y principios de 2019, el presidente estadounidense Donald Trump hizo fuertes reclamos al gobierno mexicano y amenazó con imponer aranceles a productos de este país si no se tomaban medidas para detener la oleada migratoria.

López Obrador ordenó entonces el despliegue de unos 26.000 guardias nacionales en sus fronteras norte y sur en un intento por contener esta oleada centroamericanos que huyen de la pobreza y la violencia y buscan pedir asilo en Estados Unidos.

La también llamada "Caravana de la Esperanza, Dios es amor", salió el martes pasado del norte de Honduras y tras atravesar Guatemala se han unido guatemaltecos, salvadoreños y nicaragüenses.

Unos 3.500 migrantes integran el grupo, según estimaciones de autoridades migratorias centroamericanas.

"Salimos de Honduras por la mala economía y por miedo", dijo Mayra Zelaya, de 23 años, mientras cargaba en los brazos a su niña de 10 meses de edad. Zelaya viaja con su esposo y otro hijo de cuatro años con los que espera llegar a Estados Unidos.

Parte de la caravana intentó entrar a empujones el sábado por la mañana, pero fueron contenidos por los militares mexicanos. Luego grupos reducidos ingresaron a cuentagotas y varios cientos fueron llevados a albergues.

Para disuadir el avance, el gobierno mexicano puso en marcha el Programa de Emergencia Social que incluye dos programas de empleo que serán habilitados en ocho departamentos de Honduras y 14 departamentos de El Salvador.

La Prensa