Reapertura económica inicia el lunes 8 de junio en Honduras

A partir de este día hasta el domingo, las empresas deberán instaurar las medidas de bioseguridad.El proceso de reactivación demorará 75 días en la región número 3, adonde están San Pedro Sula, Tegucigalpa y La Ceiba.

TEGUCIGALPA

Después de haber agotado la fase cero esta semana, es decir la etapa de preparación, a partir del lunes 8 de junio las empresas y organizaciones sociales podrán reactivar sus actividades económicas con la incorporación del 20% de su fuerza laboral.

La Mesa Multisectorial para la Apertura de Sectores Económicos y Sociales, formada por el sector privado, el Gobierno y organizaciones de la sociedad civil, acordó poner en marcha el plan de apertura el lunes próximo considerando la densidad poblacional, incidencia positiva de COVID-19 (cantidad de casos), capacidad de atención médica (número de hospitales y centros de salud) y la relevancia económica de cada municipio.

Con estos factores, esa mesa definió tres regiones que, progresivamente, reactivarán todo el andamiaje productivo.

La número uno está compuesta por 232 municipios (tienen menos casos positivos de coronavirus y menos población), la número dos está integrada por 53 municipios (incidencia mediana y mediana densidad poblacional) y la número tres por 13 municipios (con más casos de COVID y más población).

La región tres, que es la más crítica, desarrollará la apertura en cinco fases. Las empresas y otras organizaciones establecidas en los municipios (los del valle de Sula, Distrito Central, por ejemplo) de esta zona comenzarán con el 20% de los empleados y, paulatinamente, en un período de 75 días (hasta el 15 de agosto), sumarán el 100% de toda la fuerza laboral.

Las empresas que tienen su domicilio dentro de la región número dos tendrán un período inferior de 60 días. En la primera fase (de cuatro) arrancarán con el 40% de los trabajadores.

En cambio, la región número uno, la que tiene menos casos positivos, será reactivada en menos tiempo: en 45 días. Las empresas iniciarán la primera semana con el 60% de los empleados, luego llegarán al 80% y para el 15 de julio tendrán completada toda la plantilla laboral.

En una conferencia presentada ayer a las 5:00 pm en Tegucigalpa, los miembros de La Mesa le presentaron al Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) el plan de reactivación “con enfoque territorial” y le propusieron a esa entidad “la adopción de la propuesta de reapertura económica y social del país, indicando el 1 de junio de 2020 como la fecha de inicio de las fases progresivas de reapertura”.

Según una declaración leída por Alden Rivera, representante en la mesa del sector privado, “las empresas del sector privado realizarán del 1 al 7 de junio de 2020 únicamente actividades de carácter preparatorio relacionadas con el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad por sectores aprobados por la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social (STSS), la adquisición de equipo de protección personal para sus colaboradores y la gestión de salvoconductos ante la Secretaría de Seguridad, teniendo el 8 de junio como fecha efectiva para la reanudación de sus actividades bajo los parámetros de progresividad establecidos en el numeral 2 de esta Declaración”.

Hoy ya tenemos un plan (…) para que los hondureños regresen a sus trabajos para llevar comida a sus hogares.

Juan Carlos Sikaffy,presidente del Cohep

Rivera, quien hizo la presentación de todo el plan, advirtió que si, durante el proceso de apertura social y económica, “tenemos un comportamiento que no es consecuente con el deseo de tener una incidencia menor en el nivel de contagio se podrán tomar decisiones de dejar en suspenso el proceso de apertura y tomar las decisiones necesarias para poder corregir los inconvenientes y poder continuar un poco más adelante”.

Antes de que el representante de la empresa privada presentara el plan, Ebal Díaz, ministro de la Presidencia, dijo que el plan es producto de un consenso de diferentes entidades de todos los sectores del país, como el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Federación de Cámara de Comercio e Industrias de Honduras (Fedecamara), Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM), Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), Asociación Nacional de Universidades Privadas de Honduras (Anuprih), Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (Ahiba), Consejo Nacional de Inversiones (CNI), Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito de Honduras (Facach), Iglesia católica, Iglesia evangélica, Asociación de la Industria de la Palma Aceitera de Honduras (Aipah), Foro Nacional de Convergencia (Fonac), Asociación Nacional de Empleados Públicos de Honduras (Andeph) y otras organizaciones.

LEA: Continúa el toque de queda hasta el 7 de junio en Honduras

“Hemos acordado que si bien vamos a ir poco a poco haciendo una apertura (…) vamos a seguir con ciertas medidas de seguridad. La cuarentena es importante que siga, que sigamos saliendo en orden, que sigamos con los cuidados personales. Es de cada quien la responsabilidad del uso de la mascarilla. Este plan de reapertura lleva mediciones regionales, por ciudades (…)”, advirtió Díaz, quien estuvo acompañado por el canciller Lisandro Rosales, coordinador general de la emergencia nacional por COVID-19.

El plan acordado insta a las empresas medianas y grandes, de acuerdo con la categorización vigente establecida por la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social (STSS), a actuar “como centros de triaje para sus colaboradores y clientes, comprometiéndose a actuar en completa coordinación con el Sinager a efectos de ampliar la capacidad del país para la identificación de personas sospechosas de padecer el virus, a quienes se les aplicará el protocolo respectivo relativo al régimen de aislamiento y tratamiento de carácter ambulatorio”.

jt-cadena12-010620(800x600)
Los representantes de las organizaciones que integran la mesa multisectorial dijeron ayer que las medidas del plan de reactivación las tomaron por consenso.

“Hemos acordado que con el Seguro Social, las empresas medianas y grandes, de más de cien empleados, estarán realizando al menos un 10% de pruebas para detectar la presencia del virus y evitar el contagio en las personas que progresivamente estarán incorporándose al trabajo. Es decir, vamos a tener en las empresas medianas y grandes la presencia permanente del Seguro Social haciendo pruebas sobre el 10% de todos los empleados o colaboradores de organizaciones sociales”, dijo Rivera.

La mesa multisectorial propone la creación del Comité Nacional de Vigilancia, con la participación de los sectores que han participado en esta instancia, para que dé seguimiento a la reapertura “en sus diferentes regiones y fases, con facultades suficientes para dejar en suspenso o acelerar el proceso de reapertura, en función del comportamiento de la pandemia en cada uno de los municipios del país”.

Esa mesa declaró ayer que hay “suficiente abastecimiento de equipo de protección personal y de tratamientos de carácter ambulatorio y hospitalario, así como la implementación de un sistema de relevo para el personal del sistema de salud, todo debidamente certificado por el Gobierno de la república, como factores fundamentales y condicionantes de la reapertura económica y social”, pero dijo que “este abastecimiento debe ser coherente con las proyecciones de personas expuestas oficializadas por la vía de la Unidad de Vigilancia de la Secretaría de Salud (Sesal)”.

La mesa multisectorial acordó mantener el uso de salvoconductos emitidos por la Secretaría de Seguridad “como el mecanismo de control de las personas que, de manera progresiva, se integren a las actividades económicas y sociales a nivel nacional”.

Al concluir la presentación del plan, Juan Carlos Sikaffy, presidente del Cohep, exhorta a todas las empresas y fuerza laboral a desarrollar una “apertura ordenada, inteligente y con todas las medidas de bioseguridad”.

“Nunca habíamos vivido un momento como este en el país. Yo creo que es el momento de unirnos, no importa la ideología política, el partido, la religión, el sexo. Todos tenemos que estar unidos y sacar a Honduras fortalecida. Yo creo que es el momento de reinventar el sistema de salud y el sistema educativo porque ahí reside mucho (…) las habilidades o fortalezas que podamos desarrollar de esta lección (…), dijo.

Gustavo Amaya, representante del Consejo Hondureño del Sector Social de la Economía (Cohdesse), dijo que todas las medidas contenidas en el plan son producto “del consenso con el único ánimo de que nuestra Honduras salga adelante”.

“El sector social tomó el reto de formar parte de esta mesa porque estamos de acuerdo que Honduras necesita reactivarse de la mejor manera tomando en cuenta todas las medidas de bioseguridad”.

LC enfoque 010620(1416x870)
La Prensa