San Pedro Sula, Honduras.

El sector de la palma hondureña apuesta por una meta de certificar las 165,000 hectáreas del cultivo en un plazo de tres años.

Para este fin, la Asociación Industrial de Productores de Aceite de Honduras (Aipah) realizó en La Ceiba una reunión con autoridades de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE) para dar marcha al Fondo de Sostenibilidad de la Palma Aceitera.

“Este es un tema muy importante para el futuro del aceite de palma”, asegura Héctor Castro, gerente general de Biosa, una de las nueve empresas que integran Aipah.

El ejecutivo explica que este plan pretende certificar la palmicultura del país para no tener problemas de mercado como los que ha tenido Indonesia o Malasia.

“El plan es hacer un aporte por toda tonelada de fruta que se produce en el país para crear este fondo solidario nacional y así pagar las certificaciones a nivel de palmicultura en Honduras”, agrega Castro.

Para este fin, el primer paso será convocar a todos los actores en una reunión de seguimiento que tentativamente se desarrollará en Tegucigalpa.



Claudia Amaya Martell, directora ejecutiva de Aipah, explica que el rol de esta gremial agrícola será promover un centro de asistencia técnica y extensión agrícola, un centro de capacitación para el desarrollo de capacidades industriales, gerenciales y educación administrativa financiera, entre otros compromisos para impulsar el fondo de sostenibilidad. “Es importante que todo el sector esté unido, porque en ellos están agricultores y agroindustria”, agrega Amaya Martell.

Arnaldo Castillo, titular de la SDE, explica que la certificación de la Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible (RSPO por su sigla en inglés) permite asegurar la posición del producto en el mercado internacional.

“Estamos tratando de apoyar y crear una estrategia que nos pueda permitir en los siguientes tres años tener certificadas todas las plantaciones (125,000 hectáreas, aproximadamente)”, dice Castillo.