Tegucigalpa, Honduras

Reducir la pobreza, el déficit financiero de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) y la corrupción, son los principales desafíos que afronta Honduras, dijo ayer el nuevo representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el país, Eduardo Marques Almeida.

En rueda de prensa, Almeida dijo a periodistas que uno de los “problemas más serios” de Honduras es el déficit financiero de la Enee, y aseguró que el BID no tiene previsto destinar recursos para apoyar al país en la reducción de las pérdidas.

Dato
El BID otorgó un préstamo por $60 millones; $40 son para reducir la violencia y 20 para combatir la delincuencia en barrios y colonias.

“Hay varias estrategias que están siendo desarrolladas para eso, nosotros no estamos participando en el diseño de la estrategia global de reducción del déficit, hay otras instituciones, y no tenemos previsto ningún recurso para reducir el costo de deuda por una deuda más barata”, explicó Almeida en su primera comparecencia ante la prensa en Tegucigalpa.

El brasileño señaló que el 20% de los más de 9 millones de hondureños no tiene acceso a electricidad, especialmente en la zona rural.

Insistió en que el BID no tiene recursos asignados para apoyar a Honduras en la reducción del déficit financiero de la estatal eléctrica.

La Enee atraviesa por una crisis económica en parte por fallas administrativas y técnicas que arrastra desde hace varios años, según las autoridades locales, que han señalado que para reducir las pérdidas se requiere “grandes inversiones”.

Según un informe del Fondo Monetario Internacional divulgado en junio pasado, es fundamental que Honduras realice “esfuerzos más firmes para resolver la situación financiera” de la estatal eléctrica.

Otro desafío, aseguró Marques Almeida, es reducir la pobreza que afecta al 60% de los hondureños, 40% de ellos en situación de pobreza extrema.

“La gestión de la reducción de la pobreza es un tema que nos gustaría mucho trabajar de manera estructural en los próximos años”, subrayó.

Pobreza
Desarrollar un programa para beneficiar a 200,000 productores para lograr una reducción de 10% en la pobreza extrema

La pobreza es uno de los “desafíos más críticos e importantes del país, puede cambiar otros indicadores”, señaló el representante del BID.

Para reducir la pobreza, añadió, es necesario promover el empleo de corto plazo, la educación y programas de transferencias económicas supeditadas, como el Bono Vida Mejor que concede el Gobierno hondureño.

Transparencia

Almeida indicó que otro desafío importante es mejorar el índice de percepción de la corrupción y, para ello, es necesario promover “la simplificación y transparencia de trámites”.

“Estamos hablando mucho con el Gobierno para ver en qué puede apoyar el BID en esta estrategia de mejora de los trámites, hay mucho trabajo público-privado”, explicó.

Destacó, además, el progreso de Honduras para mejorar la seguridad ciudadana al reducir la tasa de homicidios de 86 por cada 100.000 habitantes a 42 y señaló que el Banco Interamericano “ha apoyado bastante” la seguridad ciudadana de Honduras.

El país dispone de $370 millones de la cartera del BID

La cartera de préstamos con el BID es de alrededor de 660 millones de dólares (L15,840 millones). No obstante, el Gobierno de Honduras aún dispone de 370 millones de dólares (L8,880 millones).

Así lo anunció ayer el representante del BID para Honduras, Eduardo Almeida.

Agregó que las expectativas para los próximos cuatro años son contar con 1,200 millones de dólares.

Gabriel Castillo, jefe de Operaciones del BID para Honduras, dijo que los desembolsos al cierre de este año alcanzarán 108 millones de dólares y dijo que el país está desembolsando el 31% de los recursos disponibles al inicio de cada año, mayor que el índice del resto de países.