01/07/2022
01:55 AM

Más noticias

Producción hondureña refleja crecimiento de 11.6%

Según el reporte del BCH, la actividad agrícola sigue deprimida por los efectos de las tormentas tropicales de noviembre de 2020.

Tegucigalpa. El índice mensual de actividad económica (Imae) al mes de octubre indica que las empresas hondureñas recuperaron su nivel de producción, incluso algunos sectores lo superaron.

La medición del Banco Central de Honduras revela que la producción de bienes y servicios refleja un crecimiento de 11.6% en los primeros 10 meses del año. Esto muestra una recuperación positiva, ya que en el mismo lapso en 2020 la actividad económica registró una caída de 8.4%.

“Los resultados denotan que la economía nacional está afianzando su recuperación, observándose aumento en el volumen de producción de la mayoría de actividades económicas, superando los niveles prepandemia en algunas de ellas”, explica el informe publicado por el BCH.

Los sectores económicos que más han crecido este año son intermediación financiera (19.1%), industria manufacturera (20.2%), comercio (17%) y hoteles y restaurantes (65.4%).

En menor medida, los otros servicios (los impuestos y las actividades inmobiliarias) (4%) y la construcción privada (15.8%).

Sin embargo, el que continúa deprimido es el agroalimentario, ya que reporta cifras negativas este año.

La semana anterior, el BCH revisó la meta de crecimiento económico para el cierre del año debido a la recuperación observada hasta octubre, por lo que ahora prevé una tasa de entre 10% y 11%.

Los analistas del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) consideran que el crecimiento de este año es efecto del rebote por la fuerte caída de 9% en 2020.

Explican que se ha concentrado en sectores que no generan más empleos de los que tienen, como el sistema financiero y la maquila. No así en la agricultura, que es donde más empleos se generan al crecer la producción.

Este sector también enfrenta desafíos este año con los altos precios de los fertilizantes y demás insumos importados. En consecuencia, los precios de los productos básicos siguen subiendo, lo que afecta, sobre todo, al 68% de los hondureños en pobreza.