24/04/2024
10:03 AM

Pesca artesanal deja $2,500 millones a economías de Centroamérica

San Pedro Sula, Honduras.

Han pasado casi nueve meses desde que Centroamérica, Belice, Panamá y República Dominicana decidieron impulsar una política de integración de la pesca y la acuicultura para los próximos diez años.

En línea con lo anterior, integrantes de la Confederación de Pescadores Artesanales de Centroamérica (Confepesca) culminan hoy un taller de dos días sobre la colecta de datos de pesca artesanal, una actividad que experimenta un crecimiento acelerado y abarca a más 150,000 personas solamente en Centroamérica.

“Hay que conocer al sector pesquero y en especial la pesca artesanal”, refiere Mario González Recinos, director de la Organización del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano (Ospesca).

El directivo explica que el viernes 15 de abril se iniciará con un proceso de recolección de datos en los países que conforman la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca).

“Se busca dar información a los Gobiernos, a los pescadores y a las asociaciones de cómo impulsar el sector pesquero”, dice González Recinos, en relación a esta herramienta que proporcionará información sobre el comportamiento de la pesca y la acuicultura.

Especies comerciales para consumo local y para exportación como langosta del caribe, cultivo de camarones, tilapias, variedades de escamas predominan en Honduras.

A nivel de la región centroamericana, la extracción ronda las 500,000 toneladas métricas tanto en lo producido en el mar como lo cultivado, lo que deja $2,500 millones a la economía de los países.

Contexto

“Al igual que otras actividades productivas, la pesca está fuertemente afectada por el cambio climático”, sostiene Cairo Laguna, presidente de Confepesca.

El analista considera que cuando se estudia los efectos de este fenómeno, muchas veces se salta la realidad que se vive en los océanos, mares y comunidades pesqueras.

“De repente se enfoca más el análisis en la agricultura y ganadería, y cuando hacemos eso saltamos el origen de dónde se da el recalentamiento del agua. Dejamos de fuera una gran realidad, que es la afectación de la pesca artesanal en las comunidades pesqueras”, añade.

Laguna indica que al menos medio millón de personas en el istmo dependen directamente y miles más que viven de forma colateral.