Tegucigalpa, Honduras.

Aunque no hay una fecha establecida dentro de ese mes, ya está definido. En septiembre comenzarán las negociaciones por un programa económico entre el Gobierno hondureño y el Fondo Monetario Internacional (FMI), confirmó ayer Wilfredo Cerrato, ministro de Finanzas.

Hace dos meses, Marlon Tábora, coordinador del Gabinete Económico y presidente del Banco Central de Honduras (BCH), había anunciado que la misión técnica arribaría al país en el transcurso de este mes.

Si la carta de intenciones se firma en octubre próximo, que es la aspiración del Gobierno, se tendría acceso a unos $220 millones en condiciones preferenciales para apoyo presupuestario.

Reservas

No obstante, las negociaciones con el FMI han originado una serie de opiniones encontradas por el curso que toman el producto interno bruto (PIB), el déficit fiscal, las recaudaciones tributarias, el gasto corriente, entre otras variables.

Roldán Duarte, presidente del Colegio de Economistas de Honduras (CHE), ha dejado entrever sus reservas sobre el futuro de las negociaciones.

Mauricio Díaz Burdeth, coordinador del Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh), considera que el curso que toma el endeudamiento público puede ser uno de los puntos álgidos en las negociaciones. Sin embargo, Wilfredo Cerrato confía en que habrá un arreglo con el FMI, tomando en consideración que en el último año se aprobó una serie de medidas para sanear las finanzas públicas.

Documento preliminar

Un equipo técnico del Gobierno hondureño ha estado trabajando en el programa económico que presentarán a la misión técnica.

Una fuente oficial dijo que ya hay un documento preliminar que será actualizado con los datos correspondientes a agosto de 2014. Además, se volverán a revisar las proyecciones para los próximos tres años.

Los informantes aseguraron que la parte toral contiene la estabilización de las finanzas públicas, sobre todo la reducción del déficit fiscal y contención del gasto.

En 2013, la administración central cerró con un déficit fiscal de 7.9% del PIB (L29,654 millones), el más elevado en los últimos 10 años.

Para 2014, las proyecciones oficiales indican que el déficit sería de 5.2% del PIB. Hasta junio de este año, fue de 0.7%.

El último programa con el FMI estuvo vigente hasta el 31 de marzo de 2012; sin embargo, la administración anterior no pudo lograr un nuevo arreglo porque incumplió los compromisos acordados para la vigencia del mismo.