San Pedro Sula, Honduras.

Factores como inseguridad jurídica, falta de iniciativas públicas y privadas son algunas de las razones que identifican los economistas para explicar el elevado nivel de liquidez del sistema financiero.

Según los reportes de la Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (Ahiba), a febrero este indicador sumó L47,186 millones en moneda nacional y L13,026 millones en moneda extranjera.

“Los bancos tiene oferta, pero no hay demanda, no hay capacidad de pago o iniciativas o ideas de qué hacer con los créditos disponibles”, advierte Carlos Urbizo, analista económico, quien añade que aunque se hagan modificaciones en las tasas de interés, factores como inseguridad jurídica frenan a los usuarios.

Urbizo es del criterio que el panorama está empañado de problemas estructurales y la solución no es superficial.

“El primer paso lo debe dar el Gobierno, al garantizar la seguridad de las personas, la economía no se va a diversificar solo porque el Estado lo diga, sino porque las personas vean las oportunidades de dónde invertir su dinero”.

El experto aboga por confiar en sectores que generen bienes y servicios que las personas quieran consumir.

“Generaremos riqueza cuando las condiciones del país sean atractivas para invertir y den entusiasmo”, sentencia.

Efectos

Raf Flores, subdirector del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), es del criterio que la caída en la emisión de las nuevas tarjetas y reducción interanual en los activos de la banca son algunas de las consecuencias que se manifiestan en exceso de liquidez.

“La banca estaba destinando mucho al segmento de consumo y comercio, pero poco a producción. Tarde o temprano tendrán que empezar a cambiar la dirección”, indica.

Citando los reportes del BCH, el economista destaca que el buen comportamiento de la intermediación financiera se debe a la entrada producto de las altas tasas de interés.