04/08/2022
02:42 PM

Más noticias

Gobierno cumplió 8 de las 11 metas establecidas en Acuerdo Stand By

El Gobierno no logró resolver los atrasos en lo pagos de la Enee, ni la escisión de esa empresa estatal en tres entidades y tampoco la meta del gasto social prioritario.

Tegucigalpa. Sin aprobar la quinta revisión, este viernes concluye el acuerdo que se firmó en julio de 2019 entre Honduras y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El Gobierno cumplió con la mayoría de las metas cuantitativas, específicamente el 73%, que equivale a 8 de los 11 criterios o metas cuantitativas establecidas, informó mediante un documento el presidente del Banco Central de Honduras (BCH), Wilfredo Cerrato.

Además

En diciembre de 2014 se firmó un Acuerdo Stand By que culminó en junio de 2017. El segundo se firmó en julio de 2019 a diciembre de 2021, que se extendió al 14 de enero de 2022.

Los restantes tres criterios no se cumplieron, es decir el 27% de lo propuesto. Básicamente se incumplió en eliminar los atrasos de pago de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) y la meta de gasto social prioritario.

Mientras que las metas fiscales y monetarias se cumplieron como estaba previsto, detalla el documento.

Para el economista Claudio Salgado, el acuerdo “no se cumplió por el tema de la Enee”, puesto que la crisis de la estatal continúa y tampoco se aprobaron las reformas para la escisión.Sin embargo, Cerrato afirmó que el convenio “no era únicamente Enee. El primer acuerdo era la estabilidad fiscal y el segundo venía con otras reformas estructurales”.

“En el tema de la Enee se hicieron varias cosas positivas y otras que quedaron pendientes de resolver”, justificó el presidente del BCH, quien ha fungido como coordinador del gabinete económico y representante de Honduras ante el FMI.

Desembolso

El acuerdo con el FMI principalmente era precautorio, es decir sin otorgamiento de crédito. No obstante, a raíz de la crisis económica derivada de la pandemia y las tormentas Eta y Iota, el convenio pasó a ser de desembolso, mediante el cual el FMI aprobó unos $700 millones de disponibilidad.

De estos, el Gobierno habría obtenido, a través de la Secretaría de Finanzas, unos 600 millones de dólares para apoyo presupuestario para gastos sociales y de salud.

Para algunos economistas, al culminar este acuerdo el país queda más adeudado y con la misma crisis financiera de la Enee, lo que presiona las finanzas públicas e impide que se invierta más en temas sociales para la reducción de la pobreza.

Sin embargo, las autoridades argumentan que mantener el convenio fue beneficioso, ya que Honduras logró mejorar la nota de riesgo país y obtener financimiento a bajas tasas de interés.