Más noticias

Extienden al 31 de marzo vigencia de beneficio en el cálculo de fletes

El Congreso, por petición de la SDE, también prorrogó hasta el 31 de diciembre de 2022 la no sujeción al pago de diferentes impuestos en la importación de material de bioseguridad.

SAN PEDRO SULA

El Congreso Nacional, por petición de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE), aprobó prorrogar hasta el 31 de diciembre de 2022 la no sujeción al pago del ISV, derechos arancelarios y demás impuestos a la importación, en la compra de equipo médico necesario para atender la emergencia sanitaria por el covid.

La decisión, contenida en el decreto 133-2021 y publicado en La Gaceta el 30 de diciembre de 2021, ha sido tomada al considerar que persisten las condiciones acontecidas en 2020 y que impulsaron a la aprobación de normativas para asegurar una respuesta oportuna, adecuada y proporcional a la amenaza sanitaria que aún atraviesa el país.

También las autoridades de Gobierno tomaron en cuenta que a nivel mundial se han presentado brotes de otras variantes del virus, entre ellas, ómicron.

Datos

490 millones de lempiras. Sacrificio fiscal estimado que ha representado la aplicación de la medida extraordinaria en el cálculo de fletes.

5,400 importadores habían hecho uso de la medida económica extraordinaria de alivio al 6 de diciembre de 2021, según datos de la Administración Aduanera.

Cabe recalcar que el decreto en mención (29-2020) en su artículo 1 expone que las personas naturales y jurídicas no están sujetas al pago del impuesto sobre ventas (ISV) e impuesto de producción y consumo en la compra local e importaciones de materias primas, material de bioseguridad, material de empaque y envases necesarios para la fabricación de productos sanitizantes y medicamentos para atender la emergencia sanitaria y combatir los efectos del riesgo de infección de covid.

Para hacer efectiva la no sujeción antes descrita, las personas naturales y jurídicas únicamente deben acreditar que están debidamente autorizadas por la Agencia de Regulación Sanitaria (Arsa), según expone el decreto.

Exonerar del 15% del ISV la compra de mascarillas y gel de manos que las realiza la población en todo el mercado de comercio.Crisis logística.

De igual forma, el Congreso Nacional, por solicitud de la SDE, aprobó prorrogar hasta el 31 de marzo de 2022 la medida económica extraordinaria referida a que el costo del flete marítimo, para propósitos del cálculo del valor en aduana de las mercancías, se determinará con base al 25% del valor consignado en el Documento de Transporte (Bill of Lading - B/L).

La medida es aplicable a las mercancías que se importan en forma definitiva, independientemente del país de origen o procedencia.“El Gobierno tomó la decisión de disminuir un 75% el costo de fletes para efectos aduaneros”, refirió María Antonia Rivera, designada presidencial y titular de Desarrollo Económico (SDE).

La funcionaria, para ejemplificar sobre los alcances de la medida detalló que “no es que si usted pagó 22,000 dólares, va a pagar el 25%, pero para efectos del cálculo del impuesto aduanero, en este caso Aduanas solo toma el 25% de lo que el usuario pagó”.

Rivera detalló que este beneficio para importaciones marítimas, materias primas y productos terminados de cualquier parte del mundo.

Los sectores más beneficiados, hasta ahora, han sido los de industria, comercio, construcción y agrícola.Esta medida surgió debido a que a causa de la pandemia del covid-19, el costo de los fletes marítimos a nivel mundial, se ha incrementado súbitamente, lo cual incide de forma directa en el aumento del valor en aduana utilizado para el cálculo de impuestos en la nacionalización de mercancías en Honduras, así como en los precios al consumidor final, provocando una reducción del poder adquisitivo de la población en el territorio nacional.

Para la industria logística, el último año resultó ser de grandes retos y dificultades producto de la falta de contenedores y la congestión en los principales puertos, que elevó los precios del transporte marítimo y aéreo a niveles récord.

Para ese año, las previsiones indican que las alzas en los valores podrían extenderse incluso durante 24 meses.

La medida de alivio, que entró en vigor desde el 15 de octubre al cierre de 2021, representó un sacrificio fiscal para Aduanas de 490 millones de lempiras, los cuales el Gobierno absorbió.

“Pero versus el beneficio que se tuvo para estabilización de precios, creo que se compensó”, dijo la designada presidencial.