17/08/2022
11:50 AM

Más noticias

Perspectivas para mercados emergentes no son tan malas

Este año será el primero desde la década de 1980 en que las salidas de capital superarán a las entradas

San Pedro Sula, Cortés.

Los mercados emergentes están enfrentando severos vientos en contra: 2016 será el quinto año consecutivo de desaceleración económica. Los días de crecimiento vertiginoso de China se han ido para siempre.

La volatilidad global (aunada a la fortaleza de la economía estadounidense) está causando una retirada hacia la seguridad del dólar de Estados Unidos.

Como resultado, las monedas de los mercados emergentes se han depreciado. Este año será el primero desde la década de 1980 en que las salidas de capital superen a las entradas en los mercados emergentes.

Sin embargo, los acontecimientos actuales no necesariamente son una buena guía para las tendencias de más largo plazo.

Primero, veamos los acontecimientos en la economía global. Aunque Estados Unidos sigue estando robusto, las perspectivas de Europa y Japón son modestas, en el mejor de los casos.

Los precios más suaves del petróleo y otros productos y materias primas son de gran ayuda para China e India, que conjuntamente representan casi el 40% de la población mundial.

Esta situación significa que, incluso en 2015, los mercados emergentes crecerán al doble de ritmo que los mercados desarrollados. Incluso después de tomar en cuenta las depreciaciones monetarias, la participación de los mercados emergentes en la economía global sigue aumentando.

En 2000, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la participación fue de 21%. Este año casi se duplicará, hasta 40%. Para 2020 será de 44%, en tanto para 2025 estará cerca de 50%. Si quiere crecer, no le queda más opción que involucrarse con los mercados emergentes.

Otra gran causa de optimismo son los cambios estructurales importantes que se están realizando en esos mercados.

La población es joven. África es 10 años más joven que el promedio mundial. India es casi 20 años más joven que Europa o Japón, y casi 10 años más joven que Estados Unidos.

Esta población joven se está volviendo más educada, informada, ambiciosa y empresarial.

También es más urbana. Bajo toda métrica, en todos los continentes la calidad del Gobierno y de la infraestructura es mejor que hace 10 años... y sigue mejorando.

Dado este análisis, tenemos algunos consejos para las compañías de las economías desarrolladas. Primero, defiendan sus puntos fuertes en sus mercados locales: van a necesitar el flujo de efectivo y las fortalezas tecnológicas que confieren. Después, dividan sus apuestas en varios de los mercados emergentes más grandes.

En tercer lugar, formen profundo conocimiento de los mercados emergentes de importancia. Y en cuarto lugar, sigan a las compañías en auge de esos mercados. Quizá sean sus próximos competidores o dignos socios.

(Anil Gupta es profesor de estrategia, globalización y actividad empresarial en la Escuela de Negocios Smith de la Universidad de Maryland. Haiyan Wang es socio directivo del Instituto China India).