21/04/2024
03:32 AM

Construcción se reactiva lentamente

  • 23 junio 2015 /

Unas 300 constructoras se mantienen activas en un mercado con altibajos que ofrece la tercera fuente de empleos directos en el país

Tegucigalpa, Honduras.

El sector construcción se estabiliza y retoma su ruta de crecimiento tras seis años de reportar cifras rojas.

Los registros de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico) proyectan una leve mejoría para el segundo semestre del año con el programa estatal de vivienda social y algunos proyectos privados.

El Banco Mundial, en su reciente análisis de la economía hondureña, coincide con la Chico, y esa recuperación va de la mano del buen desempeño macroeconómico.

Este año se detienen las pérdidas para esa industria y el crecimiento se vería en 2016.

Lenta recuperación

Óscar Calona, presidente de la Chico, señaló que el tiempo de las “vacas flacas” parece que llega a su fin, no sin dejar severas pérdidas en la oferta laboral y el cierre de unas 200 constructoras a nivel nacional.

El Banco Central de Honduras (BCH) registra que, en marzo de este año, la construcción privada presentó un comportamiento negativo de -3.1% como resultado de la disminución en las edificaciones de obras con destino residencial, comercial y para prestación de servicios.

En 2014, la actividad mantuvo una trayectoria descendente al ubicarse en -6.1% (8.1%, según el BM) por la disminución en los metros construidos en obras residenciales, comerciales e industriales.

“Unas 200 empresas del sector dejaron de operar o están inactivas”, expresó. Aunque las cifras siguen estando en rojo, se espera un respiro basado en el dinamismo que le inyecte el programa de vivienda social que impulsa desde el Gobierno y los proyectos que se ejecuten desde el sector privado.

La puesta en marcha del programa gubernamental de vivienda unido a la implementación de una ventanilla única de construcción permitirá celeridad en los proyectos de desarrolladores y constructores.

Estos son trámites que actualmente llevan entre dos y tres años. Con la ventanilla única se pretende reducir el tiempo de emisión de un permiso de construcción a 60 días máximo.

“Eso es positivo porque va a causar que los constructores e inversionistas nacionales y extranjeros no se desmotiven”, expresó Calona.

El Gobierno anunció su programa desde el inicio de su administración. Los constructores esperan que los mismos estén plenamente en vigencia antes de que concluya este año.

De ser así, se estarán impulsando al menos 30 proyectos que solo esperan que se ponga en marcha la ventanilla única y se agilicen los procesos de construcción. El presidente Juan Orlando Hernández afirmó que han aprobado 17 proyectos a nivel nacional bajo esta modalidad.

Calona aspira a que con este proyecto en pleno desarrollo el sector inicie nuevamente su vuelo y se cierre el año con las cifras con que cerraron en 2009.

Otras construcciones

La gerencia de construcción de la alcaldía municipal de Tegucigalpa ha otorgado permisos para la construcción de más de 38,600 metros cuadrados en diferentes obras consideradas “grandes”.

Erick Aguilar Girón, asistente de la gerencia de control de la construcción de la AMDC, dio a conocer que son construcciones nuevas.

Cuatro edificios de apartamentos, un edificio de oficinas, uno de bodegas, un centro educativo, un supermercado, un motel y una urbanización.

Entre los proyectos se encuentran las urbanizaciones de Ecovivienda y El Sauce, nuevos centros comerciales en el bulevar Morazán y Las Lomas. En Pedro Sula se desarrollan varios proyectos inmobiliarios.

300 constructoras

El sector de la construcción está siendo movido en su mayoría por capitales hondureños. Son al menos 300 empresas y desarrolladores que se encuentran activas, manifestó el presidente de la Chico, Óscar Calona.

Entre las más grandes del sector se encuentran Santos y Compañía, con sede en Tegucigalpa, y la compañía constructora Eterna, que opera en el mercado nacional desde septiembre de 1976 con un amplio portafolio de obras como carreteras, puentes e hidroeléctricas.

Le siguen Profesionales de la Construcción (Prodecon) y Sedeco (Servicios para el Desarrollo de la Construcción), ambas con sede en San Pedro Sula. INCA y Cosmos.

La Constructora William y Molina S.A. de C.V. de Honduras que desarrolla la carretera Gracias, Lempira.

También hay extranjeras, con largos años de presencia en el país, como la italiana Astaldi, que construyó las represas Nacaome y El Coyolar, en Comayagua.

También realiza las reparaciones en la represa Francisco Morazán, más conocida como El Cajón.

Con el impulso de las Alianzas Público Privadas (APP) también han llegado a este sector, capitales de Ecuador y Colombia. La Concesionaria Vial (Covi), de capital ecuatoriano, está trabajando en el mantenimiento de la carretera CA-4 y la construcción del corredor turístico.

El Consorcio Autopistas del Atlántico, conformado por las empresas CI Grodco de Colombia, CI Grodco de Panamá y Prodecon de Honduras, construye el corredor turístico El Progreso-Tela y tramos San Pedro Sula-El Progreso y La Barca-El Progreso.

Foto: La Prensa

Capital externo

Calona dijo que los índices de inversión extranjera en el sector no han variado mucho en los últimos años y “se mantienen en términos globales”.

Estos fondos provienen en un alto porcentaje de fuentes externas como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Banco Mundial.

“Esperamos que en el segundo semestre de este año se pueda tener otros efectos en cuanto a nuevos proyectos tanto turísticos como carreteros, la vivienda y los proyectos de agua y saneamiento, que son los que crean muchos trabajos”.

“La construcción depende en gran medida de las inversiones extranjeras, de los préstamos que pueda obtener un país con recursos a largo plazo y a tasas de interés bajas”, expresó.

Banco Mundial

El Banco Mundial proyecta una tasa de crecimiento económico de 3.2% para este año. Funcionarios del organismo financiero presentaron el primer informe sobre el desempeño económico del país: Análisis para el Diálogo Nacional Económico de Honduras (ADN).

El economista peruano Marcos Hernández, encargado de la elaboración del informe, manifestó que los movimientos del sector constructor dependen mucho de la inversión pública.

Sin embargo, esta partida mostró una reducción a partir de 2008, y en especial entre 2012-2013 por la incertidumbre que a nivel macroeconómico hubo en ese tiempo.

Pero con la mejora que está mostrando la economía nacional, “lo que estamos viendo justamente es una normalización de esta situación y nuestra proyección es que en los próximos dos años el sector se recupere”, apuntó.

Resaltó que, en el caso de Honduras, el sector de la construcción tiene un peso muy importante en la economía, justamente porque emplea a una gran mayoría de hondureños.

“La recuperación va a ser crítica. Muchos de los proyectos de la construcción dependen del sector público, y otros del sector privado. Por la parte del sector privado se espera que las mejoras en el entorno macroeconómico puedan apoyar a que estas inversiones continúen adelante y puedan crear más empleos en el sector”, indicó.

El director del BM para Centroamérica, Humberto López, resaltó la recuperación del país, marcada por las reformas impulsadas en el sector fiscal, así como la recuperación de Estados Unidos, principal socio comercial, la caída de los precios del petróleo y la recuperación de las remesas.

“La coyuntura macroeconómica en el país ha mejorado dramáticamente en los últimos años”, aseveró López. “Si uno mira dónde estábamos hace dos años, las cifras eran insostenibles.

El déficit fiscal estaba en 6% del PIB. Ahora se ha hecho una corrección de tres puntos porcentuales del PIB y esperamos que haya una corrección este año de un punto adicional, también se han reducido los índices de inflación y han mejorado las cifras del déficit en cuenta corriente. Esto hay que reconocerlo, ha mejorado el clima de negocios del país”.