26/01/2023
07:08 AM

Más noticias

9,000 marcas se registran al año en Honduras

  • 06 octubre 2015 / 09:10 AM /

Empresas extranjeras son las más interesadas en garantizar sus derechos de propiedad. ¿Sabe cuántas marcas hay en el país?

Tegucigalpa, Honduras.

La marca es el rostro de un producto, su tarjeta de identidad. Es la carta de presentación de un producto, la que representa la imagen y la calidad de una empresa.

También lo es de un país. La Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI) la define como “un signo que permite diferenciar los productos o servicios de una empresa de los de otra” y agrega que “las marcas son derechos de Propiedad Intelectual protegidos”.

Honduras, como país, realizó en mayo un concurso en busca de una imagen que representara al país en el mundo. Paralelamente, son muchas las empresas públicas y privadas que han logrado posesionar sus marcas en el mercado nacional y en los mercados internacionales, a la vez que el mercado nacional se abre a las más importantes marcas internacionales de todo tipo de productos.

Pero, ¿cuántas marcas hay en Honduras?

Según estadísticas de la Dirección de Propiedad Intelectual al mes de agosto del año 2015, Honduras contaba con un registro de 270,000 marcas vigentes.

El organismo registra anualmente entre 8,000 y 9,000 nuevas marcas. Otras 3,000 solicitudes son rechazadas en el mismo período por diferentes razones, entre ellas el no cumplir con los requisitos de ley o la oposición de otras personas o empresas que consideren que se les están violentando sus derechos.

Sorprende el hecho que el 86% de las solicitudes anuales de inscripción de marcas son extranjeras y el 14% de nacionales. Es un número importante para el país y ha venido subiendo”, dijo Camilo Bendeck, titular de la Dirección de Propiedad Intelectual.

Sin embargo, destaca el hecho de que marcas hondureñas, como ENERCOM, crecen en el mercado y buscan emigrar al extranjero.

“Hay marcas hondureñas que están incursionando con fuerza en el mercado regional y extrarregional”, apuntó.

La lista es extensa. Las marcas de diversos productos hondureños se comercializan en los mercados de todo el mundo, pero con una mayor presencia en los de Centro y Sur América, el Caribe y los Estados Unidos, los principales socios comerciales del país.

El consultor de negocios internacionales, Mario Suárez, dijo en una entrevista a D&N que unas 46 compañías hondureñas (con sus marcas debidamente registradas) abrieron operaciones en Estados Unidos entre 2009 y 2014.

El 99% de esas inversiones estaban registradas en el estado de La Florida, considerado la puerta de entrada, el centro logístico y de comercio más importante de Estados Unidos.

Entre esas empresas están la marca de café Espresso, que se posiciona en los mercados de los países de la región y los Estados Unidos y Coco Baleadas, una conocida marca hondureña que llegó a La Florida en 2014.

La empresa Lacthosa, dueña de la marca Sula, Delta, La Pradera y Ceteco, entre otras y Banco Ficohsa, también han incursionado en el extranjero.

Foto: La Prensa

La presidenta de la Cámara de Comercio Hondureño Americana (Amcham) May Hung, dijo a D&N que la presencia de estas marcas en el mercado estadounidense es importante para el comercio de este país y parta empresas familiares como café Espresso Americano, una cadena familiar de mucho éxito en el país, que ha demostrando que si se puede hacer negocios cuando se tiene el conocimiento y el empuje para salir de nuestras fronteras.

La primera marca registrada

Según estadísticas de la Dirección de Propiedad Intelectual, la primera marca registrada en Honduras fue la extranjera “Apollinaris”, inscrita el 10 de noviembre de 1902, siendo su titular una empresa ubicada en Prusia, Rinana, Alemania.

A ella le siguieron los registros de marcas famosas como el tocadisco RCA Víctor y los chocolates “Carbury” de Estados Unidos el 14 de octubre de 1907; el 11 de noviembre de ese mismo año inscribieron la hoja de afeitar “Gillete” y el 25 de noviembre del mismo año la marca “Singer”.

El 25 de enero de 1908 se inscribió la marca automotriz “FIAT”; el 1 de agosto la marca Treicofero de Barry para el cabello; el 12 de septiembre la marca “Listerine”, un producto para el cuidado bucal; y el 18 de noviembre del mismo año la “Emulsión Scott” para el tratamiento de los bronquios.

La misma oficina establece que la primera marca hondureña registrada fue la cerveza OERTGE, WERLING & CIA, bajo registro número 22 del 24 de marzo de 1908.

La marca era propiedad del empresario alemán radicado en Honduras Federico Werling y la segunda fue la fabrica de aguas gaseosas “La Favorita”, bajo el registro No.27 del 12 de agosto de 1908.

Posteriormente se fueron registrando otras marcas famosas que trascendieron hasta la segunda mitad del siglo pasado y que algunas aun siguen vigentes.

Entre ellas se mencionan: La importancia de las marcas Disponer de una marca reconocida en el mercado que se identifique con su empresa es un gran valor y es un valor que se tiene que cuidar “y si ese valor y ese reconocimiento me lo pueden reconocer en mi país como me lo reconocen en el resto de los países de la región trae un gran valor económico, me permite competir de mejor manera”.

La movilidad de marcas nacionales en los mercados extranjeros y de las marcas internacionales en el territorio hondureño es un reflejo de la importancia de estos productos en un mercado.

En el caso de las que vienen a competir al mercado nacional son “un reflejo de que el inversionista extranjero está invirtiendo en Honduras o que quiere invertir en Honduras trayendo su producto, quiere decir que los extranjeros miran aquí un campo factible de inversión y entonces están previendo registrar sus marcas, asegurar sus marcas para el futuro”, dijo Bendeck.

Jurídicamente existen varios tipos de marcas: las de productos y servicios; las marcas colectivas, de certificación, de indicación geográfica y de denominación de origen. Las de mayor uso son las de productos y servicios.

El derecho de marca es territorial. Para hacer que ese derecho sea extensivo a otros territorios tiene que registrarse en los mismos. El derecho de marca dura 10 años y es renovable hasta siempre.

La inscripción de una marca no es obligatorio, pero sí es conveniente que se haga, dijo Bendeck, “porque si usted comercializa un producto sin una marca puede venir su competidor, le registra una marca y le impide que usted comercialice su producto”.

Hay muchas transnacionales y grandes empresas que registran sus marcas, aunque no las usen, en varios países del mundo, para evitar que las mismas sean utilizadas por sus competidores.

A este tipo de marcas se les conoce como “marcas defensivas”, mismas que se mantienen en vigor con el pago de una tasa preestablecida. Uno de los sectores que más usan este tipo de marcas es el farmacéutico.

En Honduras, las solicitudes se hacen a la Dirección de Propiedad Intelectual del Instituto de la Propiedad, encargados de gerenciar estos procesos en el país.

El proceso de aprobación de una marca dura apróximadamente tres meses, incluyendo el tiempo que se requiere para la publicación en el diario oficial La Gaceta de los respectivos anuncios.

Las marcas pueden ser denominativas (solo el nombre), mixtas (el nombre más una figura) y figurativas (solo una figura), según el mismo organismo.

El proceso tiene un costo de 755 lempiras, más los 4,500 lempiras que se deben pagar por las publicaciones en el diario la Gaceta.

En Guatemala, este proceso tiene un costo aproximado de 100 dólares, es decir superior a los 2,200 lempiras.

Las que más se registran

La OMPI cuenta con una gama de 45 clases internacionales de productos y servicios. La categoría con más registros es la clase 13 (perfumes y comésticos), la clase 5 (productos farmacéuticos), la 29 y 30 (comidas), las 31 y 32 (refrescos) y la 25 (ropa).

“Esos son, en su mayoría, los sectores que más solicitan un registro de marca” a nivel mundial y es la misma tendencia a nivel nacional, según los funcionarios del IP.

Según las estadísticas de la OMPI, el número de solicitudes de inscripción en 2013 rondó los tres millones de marcas un 7.6% por arriba de las cifras del año 2012. China, con un 48.2% y la Unión Europea con el 29.3% encabezaron la lista de

los países que más marcas registraron en el período. América Latina y Norteamérica están más abajo en la lista con el 8.9% cada uno, mientras que África registró el 2.4% y Oceanía el 2.2% Manual regional Honduras fue sede de una reunión subregional con la participación de representantes de los países centroamericanos y República Dominicana, en la que discutieron la elaboración del Manual Armonizado en materia de criterios de signos distintivos para los países de la región y República Dominicana.

El propósito del encuentro fue unificar criterios de aprobación de las marcas en los distintos países de la región y facilitar los procesos, principalmente a los inversionistas.

La meta es hacer un manual con los mismos estándares sin que el mismo se convierta en una camisa de fuerza para los países, pero que facilite el trabajo de los examinadores; se proponen que “un usuario de cualquier país de la región pueda tener certidumbre y certeza de que el trato que se va a hacer en relación con sus solicitudes son similares en cada uno de los países de la región, con lo cual se genera una mayor seguridad jurídica y una confianza en la utilización del sistema de propiedad intelectual”, dijo Oswaldo Gironés, representante de la oficina regional para América Latina y el Caribe de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Este es un organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con sede en Ginebra.

Dijo que en la región centroamericana existen leyes de propiedad intelectual y los sistemas funcionan, pero todavía no existe una armonía total en el sistema de marcas, “por lo que se busca que estos criterios de armonización del sistema de marcas avancen un poco para dar mayor seguridad”.

Gironés recomendó a los empresarios, a los productores e industriales, a la pequeña y mediana empresa en Honduras, utilizar el sistema de marca porque lo que ocurre mucho es que no lo usan, entran al mercado sin proteger de manera adecuada ese signo distintivo y pierden la oportunidad del reconocimiento que da una marca”.