Más noticias

Honduras mantiene sus calificaciones de riesgo país

Evaluación S&P mejoró la calificación de la deuda soberana de largo plazo en moneda extranjera de El Salvador.

A pedestrian passes in front of Standard & Poor's headquarters in New York, U.S., on Tuesday, Feb. 5, 2013. The U.S. is seeking as much as $5 billion in penalties from McGraw-Hill Cos. and its Standard & Poor's unit to punish it for inflated credit ratings that Attorney General Eric Holder said were central to the worst financial crisis since the Great Depression. Photographer: Scott Eells/Bloomberg via Getty Images
A pedestrian passes in front of Standard & Poor's headquarters in New York, U.S., on Tuesday, Feb. 5, 2013. The U.S. is seeking as much as $5 billion in penalties from McGraw-Hill Cos. and its Standard & Poor's unit to punish it for inflated credit ratings that Attorney General Eric Holder said were central to the worst financial crisis since the Great Depression. Photographer: Scott Eells/Bloomberg via Getty Images

Tegucigalpa, Honduras.

Las condiciones económicas en los países centroamericanos observaron altas y bajas al cierre de 2018. Los resultados de las agencias internacionales calificadoras de riesgo evidencian el deterioro en Nicaragua, la mejoría en El Salvador y el sostenimiento de las notas para Honduras y Guatemala. La calificación para Costa Rica fue degradada.

Un análisis del Consejo Monetario Centroamericano (CMC) revela que en noviembre de 2018, Standard and Poor’s (S&P) y Fitch Ratings modificaron a la baja la calificación de la deuda soberana de largo plazo en moneda extranjera de Nicaragua a “B-” con perspectiva “Negativa”.

Lea: Honduras mantiene la nota de riesgo país de B1 con Moody’s

Según S&P, los perfiles financiero y fiscal de Nicaragua se han debilitado aún más dado que persisten las tensiones económicas, las limitadas opciones de financiamiento para el gobierno y la disminución de las reservas internacionales. Fitch Ratings señala que la rebaja en la calificación y la perspectiva negativa reflejan una contracción económica mayor a la esperada en 2018, un creciente déficit fiscal, una liquidez externa más débil y un mayor riesgo de restricciones financieras internas y externas.

MR-riesgo pais CA-190219(1024x768)

Otros países

Las calificaciones riesgo país son mixtas para el resto de países.

Al cierre del año pasado, S&P subió la calificación de la deuda soberana de largo plazo en moneda extranjera de El Salvador a “B-” desde “CCC+” y le asignó una perspectiva “Estable”. El análisis del CMC señala que el alza en la calificación refleja la corrección de los déficits del gobierno general y la estabilización del nivel de deuda de los últimos dos años.

Durante el cuarto trimestre de 2018, las agencias Fitch Ratings, Moody’s Investors Service y Standard and Poor’s mantuvieron la calificación y perspectiva asignada a la deuda soberana de largo plazo en moneda extranjera de Guatemala en “BB” “Estable”, “Ba1” “Estable” y “BB-” “Estable”.

Moody’s Investors Service rebajó la calificación de la deuda soberana de largo plazo en moneda extranjera de Costa Rica a “B1” desde “Ba2” y le asignó una perspectiva “Negativa”. Ese es el resultado del continuo y proyectado empeoramiento de los indicadores de deuda, al lado de altos déficits, a pesar de los esfuerzos de consolidación, de acuerdo con el Consejo Monetario Centroamericano.

DyN Portadilla2-190219(1024x768)
Otra ventaja para los países es la atracción de la inversión privada, ya que el riesgo país es uno de los factores que los inversionistas siempre evalúan.

Honduras

Al cierre del cuarto trimestre de 2018, Moody’s y S&P mantuvieron la calificación y perspectiva asignada a la deuda soberana de largo plazo en moneda extranjera de Honduras. Moody’s la mantiene en “B1” “Estable” y Standard and Poor’s en “BB-” “Estable”.

Marlon Tábora, coordinador del Gabinete Económico, señala que “tener calificaciones estables le permite al país enviar un mensaje de seriedad y estabilidad, sin el cual es imposible atraer inversión privada nacional y extranjera”.

“También es un indicador de que el país tiene un norte, y que los objetivos de política pública en general, pueden ser evaluados y monitoreados de manera objetiva, a fin de ser un país sujeto de crédito, no solo para el sector público, sobre todo para el sector privado y de manera especial para el sector financiero, que es el que al final canaliza la mayor parte de los recursos al sector real de la economía”.