TEMAS DESTACADOS:

San Pedro Sula, Honduras

Por primera vez en 138 años, los caficultores de Colombia no negociarán en la bolsa de Nueva York por este día, como una protesta simbólica por los bajos precios en el mercado.

El quintal de 46 kilogramos está por debajo de 104 dólares, uno de los peores precios en los últimos diez años.

“Sabemos que una retención de un día de las ventas no moverá fuertemente el precio en bolsa de Nueva York, pero sabemos que llamaremos la atención de la industria y de los Gobiernos de cada país para que centren su atención y tomen consciencia”, dijo a Diario LA PRENSA el productor colombiano Juan David Cardona Henao.

Agregó que por medio de redes sociales, como WhatsApp, cafetaleros de Guatemala, Honduras, Costa Rica, Brasil, Perú, Colombia y de otros países productores han tenido comunicación para buscar soluciones a la actual crisis.

“La mayoría de ellos (los caficultores) están trabajando en sus comunidades para tratar de generar algún impacto con este tipo de iniciativas y que la industria se dé cuenta que estamos unidos y la actual situación nos está afectando”, comentó Cardona Henao, quien representa una de las más de 540,000 familias colombianas que viven del café.

El aromático es el tercer producto de mayor exportación en el país suramericano, que mueve $2,570 millones anuales, según el Observatorio Económico de Complejidad, y a su vez es de los principales exportadores del mundo, después de Brasil y Vietnam. Honduras, luego de Indonesia, ocupa el quinto lugar.

“Hay pocos volúmenes en este momento. Brasil tiene más café y debemos ser objetivos porque un día no distorsiona el mercado, pero sí genera un precedente histórico y manda un mensaje claro del inconformismo que sentimos los productores por los precios ruinosos tranzados”, opinó Fáber Buitrago, líder cafetero del Quindío, en Colombia.

La Asociación de Exportadores de Café de Honduras (Adecafeh) reportó que las exportaciones al 27 de julio sumaron 8.4 millones de sacos de 46 kilogramos, que representa 147,000 sacos menos a los de la cosecha pasada y $1,029 millones en divisas.

Las ventas acumuladas suman 9.1 millones de sacos (36,000 sacos menos), siendo Alemania (27%), Bélgica (23%) y Estados Unidos (15%) los principales importadores de café hondureño.