Tegucigalpa, Honduras.

Campesinos organizados de Honduras exigieron ayer al Gobierno una reforma agraria que les dote de tierra para combatir el hambre, y asistencia técnica y crediticia para producir alimentos en el país.

Ramón Navarro, presidente de la Asociación Nacional de Campesinos Hondureños, dijo que “es urgente” que el Parlamento apruebe la Ley de Reforma Agraria con Equidad de Género para la Soberanía Alimentaria y el Desarrollo Rural.

“Es necesario contar con políticas agrarias bien orientadas y planificadas que apoyen a los productores para asegurar la producción de alimentos”, subrayó el dirigente campesino.

De los más de 3 millones de hondureños que viven en la zona rural, el 80% de los campesinos (2.4 millones) no poseen títulos de tierras y 1.3 millones de estos padecen hambre, señaló Navarro.

La petición fue hecha durante el foro denominado Por una Honduras sin hambre, auspiciado por la organización Vía Campesina, que se celebró con la participación de decenas de campesinos del país.

El evento busca “hacer conciencia sobre la situación de hambre y pobreza en el campo” a los diputados con el fin de que aprueben la Ley Agraria que resuelva la tenencia de la tierra, ofrezca garantías jurídicas con equidad de género y promueva la producción nacional, explicó.

La severa sequía que afecta a Honduras ha causado pérdidas en la economía de miles de familias de campesinos y ha acrecentado la crisis alimentaria en la zona rural, donde la pobreza afecta a más del 60% de los 8.5 millones de habitantes del país, dijo Miguel Alvarado, dirigente del Movimiento Campesino de San Manuel (Mocsam).

“La situación es bastante caótica, estamos llegando a una situación que ya es insostenible” debido a la falta de apoyo para cultivar la tierra y de la lluvia, señaló.

Alvarado lamentó que “los pequeños productores están abandonados” y, en consecuencia, la pobreza en la zona rural “se ha agudizado” en los últimos años.