La ley permite cancelar un plan o contrato si no se puede pagar

Los servicios privados y los créditos comerciales deben incluir una cláusula para que el consumidor pueda salirse.

Si no tiene una cláusula de salida, se puede denunciar.
Si no tiene una cláusula de salida, se puede denunciar.

Tegucigalpa, Honduras.

Muchos hondureños están en problemas financieros debido a la crisis económica causada por la pandemia del covid-19. Los despidos, bajas ventas y la crisis generalizada han impedido que las personas paguen sus deudas a tiempo, en algunos casos, incluso no podrán seguir pagando a las casas comerciales, telefónicas, servicios de Internet o cable.

Los contratos por servicios o créditos comerciales se consideran contratos de adhesión, que son los que redacta solo la empresa, sin intervención del consumidor, cuya libertad contractual queda limitada a aceptar sus estipulaciones. Estos contratos solo los firma el consumidor aceptando todo y muchas veces no trae cláusulas a su favor, sino que acepta multas o penalizaciones.

LEA: Lanzan estrategia de reactivación económica en Honduras

1. Estos contratos pueden ser cancelados por los consumidores. Cuando la compañía de servicios o casas comerciales no dan la opción de cancelarlo, las personas pueden acudir a la Dirección General de Protección al Consumidor (DGPC). “Todo contrato de servicio, de adhesión, tiene que tener una salida para el consumidor lógicamente. No pueden ir todas las cláusulas solo a favor de una empresa o de una parte porque entonces se convierte en un contrato abusivo para el consumidor”, explicó Óscar Pineda, jefe de Recepción de Denuncias de la DGPC. Es decir que si el contrato no tiene una cláusula de salida, el consumidor “perfectamente puede interponer una denuncia para salirse del contrato”.

2. Aunque explica que para cancelarlo siempre debe haber una causa, ya sea porque es un mal servicio, ha habido abusos o simplemente porque no puede pagarlo. “Si no puede pagar no lo pueden obligar, es una justa causa, por ejemplo, una carta de despido o alguna cosa así”, enfatizó Pineda. Por ejemplo, si contrató un servicio, pero no lo recibe por varios días o es de mala calidad no pueden cobrarle lo mismo o penalizarlo si se quiere salir. “Es libre de salirse”, agregó.


3. ¿Cuáles son las razones o causas para cancelarlo? La indisponibilidad del servicio. El consumidor tiene derecho a que sus servicios sean prestados de manera continua, eficiente y cumpliendo con las condiciones de calidad mínimas, si no el usuario pueda recibir automáticamente una compensación o terminar el contrato. Asimismo, se puede cancelar por un aumento no autorizado por el cliente. Otra razón son los cambios en los servicios sin aviso.

En ningún caso el proveedor puede cambiar el plan que eligió el consumidor por otro que no haya aceptado. Asimismo, por las cláusulas de permanencia no autorizadas. El único que puede elegir entre contratar la prestación de servicios con o sin cláusula de permanencia mínima es el usuario.


4. Todos los usuarios tienen derecho a terminar el contrato en cualquier momento, eso sí que el usuario siempre tiene la obligación de pagar las sumas o cuotas que deba y las demás obligaciones que se hayan pactado en el contrato.

Si busca poner fin a un contrato puede hacer una denuncia vía correo electrónico a denunciasdeconsumidores@gmail.com o llamando a la línea telefónica gratuita 115, explicó Pineda.

5. ¿Quién resuelve otros tipos de contratos? Los contratos como servicios públicos, créditos en la banca, tarjetas, contratos privados, alquileres u otros están regulados por otros entes estatales especializados, como la Comisión Nacional de Bancos (CNBS), la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (Cree), el Departamento Administrativo de Inquilinato (DAI), entre otras.

Es recomendable que los consumidores conozcan y se informen sobre sus derechos para reclamarlos y proteger su bolsillo.

La Prensa