Palmeros, agobiados por cierre de mercados europeos

Solicitan que se constituya el fideicomiso de Banhprovi que desde hace seis meses está paralizado cuando se aprobó en el Congreso Nacional.

Un productor muestra los frutos de la palma que serán procesados en aceite. Foto archivo.
Un productor muestra los frutos de la palma que serán procesados en aceite. Foto archivo.

SAN PEDRO SULA.

Representantes de los productores de aceite de palma manifestaron a LA PRENSA que en dos semanas se irán a las calles a protestar debido a la falta de apoyo del Gobierno para el sector.

Óscar López, presidente de la Asociación de Productores de Palma Africana de Yoro y Cortés (Apropayco), dijo que desde hace seis meses están esperando que se firme la constitución de un fideicomiso con el Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (Banhprovi) que fue aprobado por el Congreso Nacional en noviembre de 2019 para apoyar al sector en la readecuación de deudas, facilitar el acceso al crédito y una plataforma de asistencia financiera.

“Se decía que finalmente esta semana se iba a firmar la constitución del fideicomiso, pero dicen que no hay recursos para el sector”, agregó López.

El productor señaló que al inicio del año los precios habían aumentado, pero que ahora la tonelada de aceite está en 480 dólares (L12,000) y la tonelada de la fruta anda en L1,800, lo que provoca que están en el piso del costo de producción por costo de venta, y al final al productor solo le quedan entre 300 o 400 lempiras de ganancia por tonelada. “Se harán tomas porque de repente es la única forma que el Gobierno nos escuche, hay productores que tienen financiamientos y ahora no los podrán pagar”, indicó.

Ley
1- En noviembre de 2019 el Congreso Nacional aprobó la Ley para el fortalecimiento del sector productivo de la palma aceitera.

2- La iniciativa buscaba apoyar a más de 18,500 productores de palma a nivel nacional.

Héctor Castro, presidente de la Asociación Industrial de Productores de Aceite de Palma de Honduras (Aipah), dijo a LA PRENSA que lo que se necesita es una reestructuración de deudas con un plazo mínimo de 12 a 15 años y con tasas de interés bajas para rescatar, no solo a los productores de palma, sino también todo el sistema productivo del país que se encuentra con deudas.

Castro explicó que el sector se está viendo afectado por el cierre de mercados en Europa, región al que se destina el 80% de la producción de aceite de palma del país, y además que el consumo de biodiésel ha caído.

La Prensa