Delincuencia tiene un costo económico del 16% del PIB

Los costos directos en Honduras son del 13.3% y los indirectos del 3%.El FMI señala que son el impacto más alto en el mundo

SAN PEDRO SULA.

Los costos económicos de la delincuencia en Guatemala, Honduras y El Salvador son los más altos del mundo, señaló en una investigación el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El informe titulado Crime and Output: Theory and aplication to the Nothern Tiangle of Cental Amercia (Crimen y producto: teoría y aplicación en el Triángulo Norte de Centroamérica) señala que la actividad delictiva está costando a Honduras y El Salvado hasta el 16% de su producto interno bruto (PIB ) y en Guatemala un 7%.

El FMI señala que la delincuencia tiene costos directos e indirectos; en los directos se incluyen el producto (bienes) y los recursos (tiempo y salarios de las víctimas) perdidos a causa de la actividad delictiva y recursos gastados en seguridad. Los costos indirectos están la reducción de oportunidades, el aumento de la emigración, la erosión de las instituciones y la corrupción.

Estudios
1-Según el Estudio de Mercados del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), en 2019 el 91% de los migrantes informaron que la falta de oportunidades económicas son la principal razón para la migración externa.

En Honduras se observa que los costos indirectos ascienden a 3% del PIB y los directos a cerca del 13.3%. “En Honduras, además de los costos observados de la violencia, estimados en 13% del PIB, el nivel del PIB podría haber sido un 3% mayor si la delincuencia no hubiera alterado los incentivos económicos”, señala el informe revelado ayer por el organismo.

La encuesta de Latinobarómetro muestra que la delincuencia y la corrupción superan al empleo y otros desafíos económicos como los más apremiantes en el Triángulo Norte.

En el caso de Honduras, la preocupación por la delincuencia y el desempleo es similar en la población.

El FMI señala que para lograr reducir de manera sistemática la delincuencia a lo largo del tiempo, exige una combinación de crecimiento estable e inclusivo, mayor rentabilidad de las actividades jurídicas, así como la reducción de las barreras a la entrada al mercado y regulaciones empresariales más favorables al crecimiento para generar oportunidades de empleo.

La Prensa