Avanzan investigaciones científicas en agricultura

Dicta ya ha liberado variedades de semilla biofortificada de maíz, frijoles, sorgo y arroz.

Un técnico de la Dirección de Ciencia y Tecnología Agropecuaria (Dicta) expone a un grupo de productores de granos básicos.
Un técnico de la Dirección de Ciencia y Tecnología Agropecuaria (Dicta) expone a un grupo de productores de granos básicos.

San Pedro Sula, Honduras.

Las investigaciones científicas han sido claves para aumentar la productividad y tolerancia de cultivos a plagas y climas.

En los últimos años, la Dirección de Ciencia y Tecnología Agropecuaria (Dicta) ha recibido reconocimientos regionales por los estudios en materiales genéticos de granos básicos como frijol y maíz.

Para 2019, Honduras será la sede del Programa Cooperativo Centroamericano para el Mejoramiento de Cultivos y Animales (PCCMCA), que ahora ocupa Panamá.

Esta institución fue creada en 1954 y es uno de los eventos más importantes en agricultura para Centroamérica.

Cada año reúne a más de 200 investigadores de la región para discutir y presentar los resultados de la investigación en varias áreas.

“Será una buena oportunidad para promocionar lo que producimos y que liberamos, pero también para que países de Mesoamérica conozcan las investigaciones científicas hechas en diferentes rubros”, dijo Jeovany Pérez, director ejecutivo de la Dicta, que es una dependencia de la SAG.

A la fecha ya están empleándose variedades de maíz, frijol, sorgo y arroz a más de 5,500 comunidades de 258 municipios en todos los departamentos, con excepción de Islas de la Bahía.

Además, hay materiales genéticos biofortificados de yuca y camote que permiten la diversificación de cultivos.

En la región Lempa han implementado proyectos de apoyo y fortalecimiento a la agricultura familiar, de aguacate y papa.

El primero es implementado en La Paz e Intibucá con el apoyo de la Cooperación Andaluza para apoyar a los productores en desarrollo de piscicultura, aves de corral, frutales, organización y personería de cajas rurales.

Asimismo, con el apoyo del Gobierno de la República de China (Taiwán) llevan a cabo proyectos técnicos y científicos de aguacate y papa que buscan reducir las importaciones de estos productos.

“Es cerca de L120 millones a cinco años en papa sana y ya en el tercer año estamos produciendo semilla de categoría registrada. Antes en Honduras no había variedades propias”, explicó Emanuel Hernández, director regional de Dicta en Intibucá.

La Prensa