Madrid, España.

La polémica arbitral se hizo presente en el duelo Real Madrid vs Sevilla correspondiente a la jornada 15 de la Liga de España.

A los 36 minutos cuando el marcador estaba empatado 1-1, el equipo sevillista reclamó un penal que no se le sancionó.

El delantero argentino Lucas Ocampos ingresó al área y el defensor David Alaba del equipo blanco, le puso el pie por lo que el atacante del cuadro andaluz fue derribado.

En el Sevilla pidieron que se le sancionara penal, pero el árbitro central Sánchez Martínez no sancionó absolutamente nada y ni tan siquiera se revisó la jugada en el VAR.