La Plata, Argentina.

Ha pasado casi un mes desde que Pedro Troglio dejó el banquillo del Olimpia para convertirse en nuevo entrenador del San Lorenzo de Almagro. El técnico argentino está ilusionado con este reto, pero sobre todo por estar más cerca de su familia.

Troglio ofreció una extensa entrevista al diario La Nación de Argentina, en la que reveló detalles de como se dio su llegada al Cuervo, habló de su paso por Honduras, donde fue tetracampeón con el León, y las cosas que lo marcaron en el fútbol hondureño.

El estratega clasificó el sábado a San Lorenzo a la final del Torneo de Verano tras vencer (0-1) a Talleres de Córdoba y peleará por el título contra Boca Juniors.

La primera pregunta fue sobre su familia. “Hoy estamos bien, mejor. Me fui a Honduras hace tres años y antes de la pandemia tenía todo más controlado. Mi familia iba a verme, era diferente ese ida y vuelta. Pero el coronavirus me dejó aislado; fueron siete los meses sin verlos. Encima falleció mi padre en 2020 y no pude venir a despedirlo. Me quedé mal. Ellos me dedicaron una vida y en un momento así no pude estar para llevarlo a un hospital, ¿entendés? Lo acompañó mi hermano. Mi vieja también está grande y entonces empecé a replantearme ciertas cosas”, empezó diciendo.

¿Te sorprendió que te buscara San Lorenzo?, le consultaron. “Me fui de la Argentina porque no había muchas posibilidades, o había muchos técnicos y siempre terminaban en lo mismo. Cuando salió lo de Honduras sinceramente no sabía adónde iba. Y me apareció un club impresionante como Olimpia. A partir de ahí imaginé difícil regresar a mi país, porque pensaba que podía resultar complejo que me buscara una institución grande de acá si yo dirigía en Honduras. Pero el hecho de haber ganado títulos, de haber tenido la oportunidad de entrenar a esa selección y que acá no hayan aceptado Crespo, Heinze, Zubeldía y Medina, me abrió la puerta”, respondió.

Pedro Troglio durante la entrevista con el diario La Nación de Argentina.

Pedro considera que esta oportunidad le llega “en una edad espectacular y me causa placer. A veces dicen: ‘Che, pasaron ocho técnicos que no quisieron agarrar’. Y bueno, yo quise. Seré el noveno, no importa. Capaz que termino siendo el mejor, nunca se sabe. Nunca tuve miedo porque yo la pasé muy mal cuando era chico. Padecimos muchas necesidades. Este es un club de fútbol que está pasando un mal momento, pero hay cosas peores”.

LAS COSAS QUE LO MARCARON

Troglio se refirió su experiencia en Honduras dirigiendo al Olimpia. “Encontré un club increíble. Me sedujo la posibilidad de dirigir a un grande de ese país y la chance de jugar la Concachampions. El predio de entrenamiento era bárbaro, el presidente nos respetaba y del 1 al 5 de cada mes cobrábamos con certeza. Inclusive en plena pandemia, eh. Algo increíble que en la Argentina no sucedía, porque la pandemia arruinó a los clubes”, comentó.

Y prosigue: “En 2020, a nivel internacional, dimos un golpe importante porque nos metimos entre los primeros cuatro a nivel Concacaf. Perdimos en la semifinal contra Tigres, de México, que terminó como el campeón. También le ganamos al América en el Azteca. En cuanto al certamen local es difícil, con mucho calor, humedad. Los jugadores son leales y el torneo está bien organizado. Hay cuatro clubes grandes y otros seis que la padecen un poco. Viví tres años muy lindos”.

El exentrenador del Olimpia sabe el desafío que es dirigir al Ciclón en estos momentos. “Conozco bien esta historia. Antes de agarrar, yo sé que si gano me quedo y si no gano me echan. Tengo todo para ganar. Estoy convencido y soy positivo. Después, el destino dirá. Es plata o m..., como dicen a veces. Esta oportunidad me seduce y sé que puede hacer crecer mucho mi carrera. Tengo 56 años y todavía tengo margen”.

La felicidad de Troglio por dirigir a San Lorenzo.

¿Ser campeón con San Lorenzo? “Mi sueño sería ése, claro. Obviamente, no pretendo que el club salga de la situación en la que está y que mañana se consagre campeón. Tenemos que ir progresando. En el torneo van a clasificarse los primeros cuatro sobre 14 que tiene cada grupo. No es fácil, pero hay una posibilidad de meterse. Y una vez que estás ahí ya son tres los partidos para ser campeón. Me gustaría armar un buen grupo, levantar el ánimo y dar un golpe. Todo puede ser. Sería hermoso salir campeón en mi país, porque nunca me pasó y daría un salto importante. Fui campeón en Cerro Porteño, de Paraguay; también en Honduras; ascendí en Gimnasia y salí subcampeón en el Lobo tres veces. Pero lo que importa es si sos campeón, a nadie interesa si saliste segundo”, dijo.

LA MUERTE DE MARADONA

Por último, Pedro Troglio se refirió al dolor que sintió por la muerte de su gran amigo Diego Armando Maradona. Recientemente también falleció Hugo, hermano del ‘Pelusa’.

“El momento resultó muy triste. Hace poco falleció Hugo, su hermano, que también era un amigo muy grande para mí y con quien compartí momentos en Japón cuando éramos jugadores. Y habíamos hablado un par de días antes. ¡Tenía apenas 52 años! Creo que lo del “Gordo” fue que lo venció la tristeza. Extrañaba el hecho de no haber estado cerca de Diego en su último tiempo. Había quedado muy mal por lo de su hermano, realmente”.

“En cuanto a Diego yo tuve la suerte de que el entorno me pasaba con él cada vez que quería conversar. Hay algunos compañeros que no tuvieron esa fortuna. Hablábamos con audios, pero el contacto estaba. Inclusive cuando él asumió en Gimnasia. Sin embargo, a lo último empecé a sentirlo mal, no le entendía bien en los audios. Más acá en el tiempo, después del fallecimiento, me enojé con su entorno cuando aparecieron los audios en relación a cómo trataban a Maradona. Darle cerveza a un tipo que está mal, ponerle cosas para dormir. No, no. Y me dolió mucho porque era joven. Todos crecimos viéndolo y amándolo tanto”, agrega.

“Con él pasé por todas las etapas. Tuve la fortuna de tenerlo como ídolo, porque apareció cuando yo tenía 10 años. Después fui compañero y luego su amigo. Cuando te ponés grande se te empiezan a ir tus maestros, tus amigos, y afloran los sentimientos. En definitiva, fue el propio Diego quien fue buscando esa vida: resultó su manera de vivir. Pero me quedo con los hermosos recuerdos que viví con los dos, que resultaron magníficos”, cerró.