Liverpool, Inglaterra.

El Liverpool ve más cerca la final de la Champions League tras ganar 2-0 al Villarreal este miércoles en la ida de semifinales del máximo torneo continental de clubes en Anfield.

El equipo inglés encarriló el encuentro y la eliminatoria en apenas dos minutos con un gol en propia puerta del ecuatoriano Pervis Estupiñán (53) y un tanto del senegalés Sadio Mané (55), que obligan al Villarreal a remontar en su estadio la próxima semana (martes).

El plan del Villarreal fue claro y no pretendió engañar a nadie: aguantar. Resistir lo que dieran las piernas, la suerte y la precisión del Liverpool. Unai Emery dispuso al equipo para meterse atrás y esperar algún golpe de fortuna arriba.

Pero el Liverpool se comió en intensidad y contundencia a los amarillos, que no eran capaces ni de ganar un duelo y que vieron cómo toda la primera parte -y la mayoría del partido- se jugó cerca de su área.

La decepción en la plantilla del Villarreal tras caer 2-0 en Anfield.

No era un milagro que el Villarreal se fuera al descanso con 0-0, pero casi. Los de Emery no fueron arrollados, pero no estaban disputando el partido. Eran un espectador más de los 53.000 en el estadio. Y eso ante Anfield y el que seguramente sea el mejor equipo de Europa no vale.

El Villarreal no cambió el plan en la segunda mitad y la suerte cayó del lado inglés. Una entrada de Henderson por el perfil derecho llevó al capitán a centrar.

La pelota tocó en Estupiñán lo justo para envenenarse y pillar saliendo a Rulli a por el centro. No pudo reaccionar a tiempo. Rozó el balón a contrapié sin poder despejarlo.

Jürgen Klopp felicitó a sus dirigidos tras el triunfo ante Villarreal.

Un gol terrible para la estrategia de Emery, que se desintegró en dos minutos. Salah, quieto hasta el momento, quebró a la defensa amarilla con un pase entre las piernas de Pau Torres. Dejó solo a Mané, que metió la puntera directa a la red.

Y tuvo que dar gracias el Villarreal de que el asedio no fue a mayores, porque hubo dos goles anulados por fuera de juego, uno a Fabinho y otro a Robertson, y porque Rulli estuvo cerca de liarse en un disparo lejano de Luis Díaz.

El 2-0 es un resultado malo, muy malo, pero no mortal. El Villarreal estará vivo en la vuelta, pero necesitará jugarla. No le valdrá sólo firmar la hoja de presentación, tendrá que ir a buscar al Liverpool y tratar de ganarle por lo menos por dos goles de margen.

Una desventaja que el equipo de Klopp no ha concedido en los 55 partidos que ha disputado esta temporada. De hecho, el Liverpool solo ha perdido tres encuentros esta campaña. No es imposible, pero sí un milagro.

Sadio Mané festejando su gol ante el lamento al fondo de la afición del Villarreal.

Ficha técnica:

2 - Liverpool: Alisson; Alexander-Arnold (Gomez, m.81), Konaté, Van Dijk, Robertson; Thiago, Fabinho, Henderson (Kieta, m.72); Salah, Mané (Jota, m.72) y Díaz (Origi, m.80).

0 - Villarreal: Rulli; Foyth, Albiol, Torres, Estupiñán (Trigueros, m.72); Capoué, Parejo (Aurier, m.72), Coquelin (Pedraza, m.57), Lo Celso; Danjuma (Alcácer, m.86) y Chukwueze (Dia, m.72).