19/07/2024
12:43 AM

La dura vida de Luis Cerna: Repartidor, tragedia y su apodo ‘Caguama’

El jugador de la UPN confiesa de donde salió su apodo, lo que cobraba en las ligas burocráticas, la muerte de su padre que trabajó en el tren de la basura.

Tegucigalpa, Honduras.

Luego de hacer su debut en Primera División a sus 32 años con los Lobos de la UPMFM en Tocoa ante Real Sociedad, Luis Cerna, mejor conocido como el ‘Caguama‘, me hizo una llamada para confirmar la entrevista que le solicité. “A las 9:30 AM en el barrio bro”, me dijo.

Y así de rápido coordinamos. A las 9:29 AM llegamos con David Romero de fotógrafo, Erick Castillo de video, el motorista Carlos Ortiz y su servidor Victor Bustillo al barrio San Buenaventura, que como muchos otros es conocido por ser muy peligroso.

Luis nos estaba esperando afuera de la casa, lo encontramos con una llamada. Un tipo tranquilo y humilde sin lugar a dudas. Lucía una camiseta Nike, un short de esos a la moda, es decir, roto en algunas partes y de tenis.

Inmediatamente nos fuimos a una de las canchas de tierra donde ha hecho muchos goles en la liga burocrática, nos referimos a la de la Centroamérica. Con algo de temor por cierto por lo peligroso que es la zona.

Active su cuenta de registro para tener acceso a navegación ilimitada

Incluso, en medio de la entrevista con el jugador de los Lobos, nos dimos cuenta de un posible asalto. Dos individuos andaban en dos motos e intentaron robar a nuestro motorista. Hubo preocupación y momentos de incertidumbre hasta en Luis Cerna, pero al final logramos hacer nuestro trabajo y nos retiramos del lugar. Quedará para la anécdota.

UNA VIDA MUY DURA

La vida muchas veces es dura, cruel y da tremendos golpes, pero de la mano y en el camino de Dios siempre llegan las oportunidades. Así ha sido el caso de Luis Cerna, delantero de los Lobos de la UPNFM.

Luis Cerna, puntual a la cita para la entrevista con Grupo OPSA.

Luis tuvo una infancia muy complicada, creció en el barrio San Buenaventura, su padre llegó a trabajar en la Alcaldía en el tren de la basura, su mamá lavaba ropa y al ahora jugador de la UPNFM hasta le tocó vender carnes cuando apenas era un niño de nueve años.

“Lo que más recuerdo es que con mi padre luchábamos bastante, a mi madre (Digna Izaguirre) le tocaba lavar ajeno, mi papá ((También se llamaba Luis Cerna) trabajaba en la Alcaldía en el tren de la basura, a veces él se rebuscaba para que nosotros pudiéramos salir adelante, nos tocaba andar vendiendo de casa en casa lo que eran productos de carne... Era carne blanca, res, embutidos, así era cómo salíamos adelante”, contó.

El ‘Caguama‘ es muy conocido en los barrios de Tegucigalpa, pues ha jugado en muchas ligas burocráticas, tanto que hasta ha marcado quizás más de 500 goles. Una vez le ofrecieron 1,000 Lempiras por anotación y logró anotar en seis ocasiones.

“La verdad yo no tuve quién me inculcara a poder entrenarme desde joven, ya lo traía en la sangre lo de ser jugador, gracias a Dios por ese don, ya lo tenía y solo era de que cuando estaba en los campos de la San Francisco me dieran una oportunidad con algún equipo de poder jugar y demostré en el primer partido con un hat-trick. Así fue cómo surgió Luis Cerna”.

Con solo 14 años de edad, Cerna ya andaba haciendo goles en las diferentes canchas de tierra de Tegucigalpa. “No ajustaría las horas para decirte en cuántas ligas jugué ja, ja ja. Zambrano, Altos de Santa Rosa, Villanueva, Los Pinos, en la Centroamérica, el Pantanal e incluso hasta en San Pedro Sula, en los Olivos”, expresó.

El ‘Caguama‘ llegaba a ganar entre ocho y nueve mil Lempiras al mes gracias a las ligas burocráticas.

“La verdad que habían lados donde uno iba largo, ahí ya uno ganaba sus 1,500 por partido y me daban comida aparte. 700 o 500 me daban a veces por gol”.

‘Caguama’ Cerna marcó muchos goles en este campo de tierra.

“Una vez en Soledad, un varón que estaba en Estados Unidos me dijo que me iba a dar 1,000 por gol, entonces ese día andábamos un buen equipo, me tocó meter seis goles y ya estaba como preocupado el varón. Al final me los depositó”, recordó entre risas.

Pero Luis no solo se ganaba la vida en los campos de fútbol, también trabajaba como repartidor de delivery para llevar el pan de cada día a su casa. “Mi vida ha sido bastante dura. He andado en motocicleta y en carro, pero le hemos echado ganas a la vida, no nos hemos quedado tirados, siempre hemos luchado para poder salir adelante”.

LA MUERTE DE SU PADRE

Perder a un padre sin duda es el momento más doloroso para cualquier persona. Luis Cerna no olvida cómo murió su papá por culpa del alcohol.

El ‘Caguama‘ no pudo ni despedirse de él, pues estaba en la cárcel de migración, ya que se había ido de manera ilegal a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades.

Estuvo botado más de un día en el desierto con un tío hasta que fueron capturados por las autoridades. Fue ahí que recibió la peor noticia.

“Me gustaría que mi padre estuviera aquí para verme, sé que él donde está se siente orgulloso, era un anhelo de él también en su tiempo llegar a primera división, él fue pretendido, pero por cuestiones de la vida no se logró. Hoy la verdad estoy agradecido por la vida de mis padres, lastimosamente él partió, me hubiera gustado tenerlo un poco más de tiempo”, relató.

“Sí lo extraño, pareciera que fuera ayer. Cuando él falleció yo no estaba, estuve encerrado en la cárcel de migración cuando me dieron la noticia que había muerto”, confesó.

El delantero de la UPN ya hizo su debut en la Liga Nacional con la UPN a sus 32 años.

Lo más triste para Luis es que el día de la muerte de su padre intentó hablar con él, pero no se pudo.

“Yo ese día estaba en la habitación, llamé a mi tía, ya me había dado cuenta que mi padre estaba enfermo por lo mismo del alcohol, quería hablar con él para saludarlo, hice siete llamadas y no me respondió. Ya cuando dejé de llamar, a los 20 minutos me mandó un audio mi mamá que mi papá había fallecido. Para mí fue un golpe muy duro porque estuve intentando ese día hablar con él, fue muy doloroso ese día, yo lo único que quería era regresarme para Honduras”.

La muerte de su padre fue el gran motivo por el que Cerna se alejó de los malos caminos. Murió por culpa del alcohol y en su momento Luis se tomaba sus ‘caguamas‘ con sus amigos.

“Yo no tenía quién mi inculcara a seguir esos pasos profesionales, pues yo jugaba en los barrios, cuando terminaban los partidos empezábamos a tomar. En el barrio donde yo vivo, en esos tiempos la economía de uno estaba baja, entonces comprábamos esas caguamas, que viene dos y medio en una, y ya me ponía a tomar en una esquina con mis amigos y de ahí viene el derivado de caguama”.

“Lastimosamente el alcohol lo mató a mi padre, son espejos que yo estoy viendo y que no quisiera volverlas a vivir”, recalcó.

Hoy Luis Cerna es un hombre nuevo, en comunión con Dios, con dos hijos, Joshua de 12 años y Elizabeth de 14. Su deseo en el futuro cercano es ser pastor de una iglesia y ayudar a los jóvenes a ir por el camino del bien. Seguramente lo logrará.

LA ENTREVISTA COMPLETA DEL ‘CAGUAMA‘

Contame primero sobre tu infancia. ¿Qué es lo que más recuerdas?

Lo que más recuerdo es que con mi padre luchábamos bastante, a mi madre le tocaba lavar ajeno, mi papá trabajaba en la Alcaldía, en el tren de la basura, a veces él se rebuscaba para que nosotros pudiéramos salir adelante, nos tocaba andar vendiendo de casa en casa lo que eran productos de carne, carne blanca, res, embutidos, así era cómo salíamos adelante.

Luis Cerna junto a sus hijos Joshua y Elizabeth.

¿Te tocó a ti también andar vendiendo?

Si me tocó también. Tenía como nueve años, me tocaba andar de casa en casa.

Me imagino que estás muy agradecido con tus padres por todo lo que han hecho por ti.

Muy agradecido, la verdad que mi mamá no me deja de sorprender, una mujer guerrera, que siempre luchó por darnos lo mejor, ahora que ya estamos grandes nos toca valernos por nosotros mismos. Estoy muy agradecido con Dios y con ella.

¿Los tienes con vida a tus padres entonces?

Mi papá no, lastimosamente el alcohol lo mató a él, son espejos que yo estoy viendo y que no quisiera volverlas a vivir.

¿Hace cuánto falleció tu padre?

Hace nueve años.

Contanos un poco sobre tus primeros pasos en el fútbol.

La verdad yo no tuve quién me inculcara a poder entrenarme desde joven, ya lo traía en la sangre lo de ser jugador, gracias a Dios por ese don, ya lo tenía y solo era de que cuando estaba en los campos de la San Francisco me dieran una oportunidad con algún equipo de poder jugar y demostré en el primer partido con un hat-trick. Así fue cómo surgió Luis Cerna.

¿La mayor parte de tu vida has jugado en campos de tierra y en burocrática verdad? ¿No fuiste jugador Federado?

Sí empecé en ligas burocráticas, pero estuve en Liga Mayor, en varios equipos, después fue que me llamaron de Génesis Huracán en Segunda División y estuve tres años. Jugué también con el Arsenal y de ahí volví de nuevo a Génesis. Fue ahí que se dio lo de un amistoso con la UPN, bastaron 15 minutos para que el profesor Castellón se diera cuenta de mis cualidades y llamarme al primer plantel.

¿Te imaginaste que podría llegar una oportunidad de estas en primera división?

La verdad que yo por medio de los padres espirituales que tengo en el Ministerio, me hallaron una palabra, no me imaginaba que algún día se iba a cumplir esa palabra, la verdad me emocioné bastante.

Luis Cerna empezó jugando al fútbol en las ligas burocráticas.

¿Qué palabra era?

El apóstol me dijo que todo lo tenía que dejar en las manos de Dios, que el momento de él iba a llegar, pero que solamente lo que hiciera él, que se iba a encargar de lo demás.

Con 32 años te llegó la oportunidad más importante en tu vida...

He visto muchos comentarios en las redes sociales donde dicen que ya es muy tarde, que ya voy de salida. La verdad que no hay edad, solo me fijo en Javier Portillo, a los 40 años y jugando en Olimpia, yo de este momento solo quiero disfrutar.

¿Cómo es la vida en el barrio?

Lo hablo en general, la verdad que todo barrio es peligroso, es bien dura la vida, porque hay más personas que nos quieren inducir a lo malo que a lo bueno, pero ya es decisión de uno qué camino quiere agarrar.

¿El fútbol te ayudó a alejarte de esos malos caminos?

Sí. Cuando uno deja la comunión con Dios, uno le da potestad al enemigo de que pueda obrar en la vida de uno. Gracias a Dios llegó en el tiempo indicado y ahorita con esta oportunidad me estoy dedicando bastante a Dios, quiero ser agradecido con él.

¿Desde qué edad comenzaste a jugar en las burocráticas?

Desde los 14 años. Inicié en la Colonia San Buenaventura.

¿En qué barrio y ligas burocráticas has jugado?

No ajustaría las horas para decirte cuántas ja, ja ja. Zambrano, Altos de Santa Rosa, Villanueva, Los Pinos, en la Centroamérica, el Pantanal e incluso hasta en San Pedro Sula, en los Olivos.

Yo sé que es difícil sacar una cifra, pero ¿habrás marcado algunos 500 goles en ligas burocráticas?

Creo que un poco más de 500 goles ja, ja, ja. He logrado ser campeón de goleo muchas veces y he obtenido títulos.

¿Me imagino que te pagaban en las burocráticas?

La verdad que habían lados donde uno iba largo, ahí ya uno ganaba sus 1,500 por partido y me daban comida aparte.

¿Por goles también te pagaban?

700 o 500 me daban a veces.

Luis Cerna durante la entrevista con Víctor Bustillo.

¿Y cuando hacías hat-trick te pagaban ese dineral?

Una vez en Soledad, un varón que estaba en Estados Unidos me dijo que me iba a dar 1,000 por gol, entonces ese día andábamos un buen equipo, me tocó meter seis goles y ya estaba como preocupado el varón. Al final me los depositó.

¿Al mes por ejemplo cuánto dinero recaudabas jugando en burocráticas?

Por lo menos ocho o nueve mil Lempiras.

Además de jugando fútbol en ligas burocráticas, ¿cómo te ganabas la vida?

Estuve trabajando cierto tiempo en delivery, andaba entregado comida, también en carros repartidores, mi vida ha sido bastante dura. He andado en motocicleta y en carro, pero le hemos echado ganas a la vida, no nos hemos quedado tirados, siempre hemos luchado para poder salir adelante.

Eres un ejemplo a seguir la verdad Luis. ¿Qué consejos le das a los jóvenes que ponen cualquier excusa o dicen que no hay trabajo?

Ya que se dio la oportunidad de esta entrevista, yo quería darle voz a toda esa juventud que se está desperdiciando en los barrios, pues quiero invitar a los entrenadores de Liga Nacional o de Ascenso a que hagan visorias en estos lugares, hay buenos jugadores que creo se merecen una oportunidad. También a los jóvenes decirles que luchen por sus sueños, perseverar, buscarle a la vida porque no todo viene del cielo.

¿Ahorita estás trabajando o solo te dedicas a tu carrera como jugador?

Ahorita me estoy dedicando más a la carrera futbolística, pero tengo planes de buscar otro empleo aparte. Antes de firmar con los Lobos estaba trabajando como repartidor.

Contame un poco lo de tu apodo. ¿Por qué Caguama?

Caguama es un derivado de tiempo atrás, de joven. Como le decía yo no tenía quién mi inculcara a seguir esos pasos profesionales, pues yo jugaba en los barrios, cuando terminaban los partidos empezábamos a tomar. En el barrio donde yo vivo, en esos tiempos la economía de uno estaba baja, entonces comprábamos esas caguamas, que viene dos y medio en una, y ya me ponía a tomar en una esquina con mis amigos y de ahí viene el derivado de caguama.

¿Cómo te alejaste de todo eso?

Tuve un encuentro con Dios, me invitó una pastora a su templo, incluso mi actual pareja (Kimberly Samantha) fue también quien me inculcó bastante, me estuvo alentando en los momentos en los que yo estaba en la oscuridad, ella me apoyó, siempre creyó en mí y se dio la oportunidad de conocer a Dios, la verdad estoy muy agradecido.

¿Eras un bebedor sociable o ya estabas tocando fondo?

Era sociable, me llevaba con mis amigos, platicábamos, era llevadero.

‘Caguama’ Cerna observando el campo de la Centroaméricana, donde celebró muchos goles.

¿Cómo fue ese debut con la UPNFM?

La verdad que muy emocionado, alegre, no tenía nervios, lo que sí llevaba en mente era disfrutar el momento, Dios me regaló esa oportunidad y por él la estoy disfrutando. Casi se nos dio la oportunidad de debutar y meter gol, pero ya llegará en su momento.

¿Se te vino a la mente al momento de debutar en primera todas esas experiencias que viviste jugando en campos de tierra en las burocráticas?

La verdad que se me vino el sentimiento de saber de dónde uno viene, venimos desde abajo luchando, perseverando y pues todo llega a su tiempo. El tiempo de Dios es perfecto.

¿Alguna promesa por cumplir por la oportunidad que te dio Dios de jugar en primera?

Hice un pacto con él de poder servirle de la mejor manera.

¿Qué significa tu familia, tus papás y tus hijos?

Tengo la parejita, mi hija de 14 años y el varón de 12. La verdad que con ellos tengo una buena amistad, con mi padre pues, me gustaría que estuviera aquí para verme, sé que él donde está se siente orgulloso, era un anhelo de él también en su tiempo llegar a primera división, él fue pretendido, pero por cuestiones de la vida no se logró. Hoy la verdad estoy agradecido por la vida de mis padres, lastimosamente él partió, me hubiera gustado tenerlo un poco más de tiempo.

¿Lo extrañas demasiado verdad?

Sí lo extraño, pareciera que fuera ayer. Cuando él falleció yo no estaba, estuvo encerrado en la cárcel de migración cuando me dieron la noticia que había muerto.

¿Estabas en la cárcel?

Sí, me había ido para Estados Unidos. Viendo la situación que estaba muy dura aquí en Honduras, decidí emprender ese camino de irme para Estados Unidos. Tenía 22 años, mi mamá no supo cuando yo arranqué, solo cuando estaba en Guatemala. Me fui por sorpresa porque si le decía no me iba a dejar. Recuerdo que estuvimos en el desierto un día y medio con un tío, nos quedamos botados y tuvimos que esperar a los de Border Patrol para que nos detuvieran. Yo había firmado deportación para venirme para Honduras, pero me quedé en Estados Unidos, pude lograr asilo político, pero igual la vida allá es dura, mucha gente piensa que es bonito estar allá. Estuve un año.

¿Cómo te diste cuenta de la muerte de tu padre si estabas encerrado?

Yo ese día estaba en la habitación, llamé a mi tía, ya me había dado cuenta que mi padre estaba enfermo por lo mismo del alcohol, quería hablar con él para saludarlo, hice siete llamadas y no me respondió. Ya cuando dejé de llamar, a los 20 minutos me mandó un audio mi mamá que mi papá había fallecido. Para mí fue un golpe muy duro porque estuve intentando ese día hablar con él, fue muy doloroso ese día, yo lo único que quería era regresarme para Honduras.

UNAS CORTITAS

¿Lo primero que haces al levantarte?

Orar. Dios para mí lo es todo, sin él no somos nada.

¿Tu mayor virtud?

Ser buena persona, buen amigo.

¿Defecto?

A veces soy enojado

¿Profesor Castellón?

Es una persona muy admirable y que da oportunidades.

¿Sueño pendiente?

Poder llegar a ser pastor de una iglesia

¿Pasatiempo?

Jugar billar