San Pedro Sula, Honduras.

Recientemente, la Lazio de Italia subió al primer equipo para hacer la pretemporada al lateral izquierdo Valerio Rodrigo Marinacci, nieto de una hondureña. Él nació en Roma, Italia, tiene la documentación del país de la bota, pero todavía no cuenta con pasaporte catracho.

En la charla con Grupo OPSA, Daniel Uberti aclaró que al futbolista se le dio seguimiento en el proceso pasado, pero contó que al futbolista de la Lazio únicamente le interesaba jugar en los Juegos Olímpicos de Tokio, no en la Sub-20. Es por eso que es muy difícil que pueda venir a integrar el equipo que va para Indonesia, a pesar de que está en la edad indicada.

“El caso de Marinacci es diferente; al momento de que se clasificó la Sub-23 para la olimpiada pasada surgió el nombre de Valerio. Se le contactó y su aspiración era venir a la Sub-23, verdad, cuando se contactó era para venir al proceso de la Sub-20 y hasta se contrató a un traductor ya que no habla ni una palabra de español ni inglés. Se le enviaron mensajes para ver la manera de qué podíamos hacer... y él no mostró gran interés, se le pidió un video sobre sus habilidades y dijo que no tenía, que no grababan los videos en la primavera de la Lazio, cosa que a mí me pareció raro”, confesó Daniel Uberti.

Y añadió: “Dijo que no habían y cuando yo hablé con su agente en inglés, le dije de traerlo a la Sub-20 si sus condiciones lo daban, podía ser observado, pero ya no mostró interés que no era la Sub-23. No hay que perder de vista que en Europa todavía piensan que todavía cazamos con honda de hule, ese es el problema en esos casos, de que los representantes piensan de que solo tienen que venir y ponerse la camiseta”.

Uberti sentenció: “De 280 correos que contestamos, 260 fueron descartados porque nadie tiene pasaporte de Honduras, esas son las cosas que nadie sabe y todos opinan... nosotros abrimos un correo y mandaron solicitud muchos muchachos. Lo que hacemos es que le pedimos a la gente que se contacte para una prueba.”