Ribeirão Preto, Brasil.

La Selección de Francia arribó ayer por la tarde a esta ciudad, con la moral a tope, después de golear 8-0 a Jamaica en su último juego de preparación.La ciudad Ribeirão Preto, en el estado brasileño de Sao Paulo, que se encuentra a 313 kilómetros al noroeste de la capital del estado y a 700 kilómetros de Brasilia, será el campamento galo antes de su partido inaugural con Honduras el próximo domingo.

Los Blues llegaron al aeropuerto Dr Leite Lopes tras una primera escala en Sao Paulo, adonde abordaron el avión que los trasladó desde esa ciudad a Ribeirao Preto, una ciudad de unos 650,000 habitantes.

Ningún comité de recepción esperaba a la delegación francesa, aunque un centenar de curiosos y algo más de una decena de aficionados franceses se concentraron en la verja que protege la pista para intentar ver a los jugadores saliendo del avión.

Los jugadores franceses se metieron directamente en un autobús, que los recogió en la misma pista para llevarlos al hotel JP, un local de cinco estrellas construido cerca de una autopista, fuera de la ciudad.

Los franceses se alojarán en un lujoso complejo dotado de tres piscinas, una pista de tenis, un spa, una zona de voley playa y sobre todo, un pequeño campo de fútbol, renovado por la Fifa.

El representativo francés se apresta a jugar su tercera Copa Mundial y es el gran favorito para clasificarse en el primer lugar en un grupo, en el que, a parte de Honduras, se encuentran las selecciones de Ecuador y Suiza.

Francia debutará el domingo por el grupo E contra su similar de Honduras en horario de la 1:00 pm (hora catracha) en la ciudad de Porto Alegre.