19/07/2024
08:39 AM

Épico

Un gol de Maxi Rodríguez que ocupará un destacado lugar en la historia, marcado a los ocho minutos de la prórroga tras un empate a uno con México, empujó a Argentina a los cuartos de final del Mundial de Alemania 2006, en los que chocará con Alemania.

Un gol de Maxi Rodríguez que ocupará un destacado lugar en la historia, marcado a los ocho minutos de la prórroga tras un empate a uno con México, empujó a Argentina a los cuartos de final del Mundial de Alemania 2006, en los que chocará con Alemania.

Los argentinos habían hecho los méritos suficientes para alcanzar la victoria en los últimos 30 minutos del encuentro, pero se les terminó el tiempo en pleno intento.

Rodríguez, un luchador incansable que no lo había pasado bien en la primera parte por la presión, el anticipo y la dinámica del equipo mexicano, recibió una asistencia de Juan Pablo Sorín, dominó la pelota con el pecho y con un formidable zurdazo anotó su tercer tanto en el Mundial y robusteció la condición de favorito del conjunto argentino.

Tras una lucha intensa frente a un rival durísimo, que perdió gas en el último tramo del choque, Argentina necesitaba un empujón, y se lo dio Maxi Rodríguez.

/home/laprensa/imagenes/fotos/2006/interiores/17563.jpg

Omar Bravo, Mario Méndez y “El Masa” Rodríguez sufren la eliminación azteca.

Lanzado al ataque desde el minuto inicial, México apabulló al equipo argentino y prácticamente no lo dejó salir de su campo, con un control absoluto del balón y del juego que dio frutos casi de inmediato.

A los cinco minutos, “Rafa” Márquez abrió el marcador tras un centro que peinó Borgetti y sobró a toda la defensa albiceleste, al entrar al área, superar en velocidad a Heinze y rematar, con la punta del pie derecho, junto a un poste y fuera del alcance de Abbondanzieri.

El equipo sudamericano absorbió el golpe, logró salir del atolladero y cuatro minutos más tarde, después de algunas aproximaciones al área mexicana, obtuvo el empate a través de un córner lanzado por Riquelme que derivó en un gol en propia meta de Borgetti, quien tocó el balón de cabeza cuando intentaba neutralizar al punta argentino Crespo.

Argentina, con algunos fallos en la zona media que repercutieron en su defensa, hizo esfuerzos para hacer circular el balón, pero México fue implacable en su recuperación con marcajes cortos y una constante presión, sólido en la salida y veloz en la búsqueda de Borgetti y Fonseca.

/home/laprensa/imagenes/fotos/2006/interiores/17564.jpg

Lionel Messi cubre el balón ante el acoso de Gerardo Torrado.