Tegucigalpa, Honduras.

Ángel Tejeda ya sabe lo que es ser héroe de finales. Fue el protagonista del juego de ida, marcó un gol y dio dos asistencias. “Mucha gente no creía en nosotros”.

Tejeda pasó de ser odiado a amado en 90 minutos. El jugador fue muy cuestionado por los propios aficionados del Motagua. Hasta el domingo, apenas sumaba dos goles en todo el campeonato. Pero en el Nacional anotó el más importante y generó las acciones de los dos restantes para sentenciar la serie 3-0 frente al Real España.

Y esto no es novedad en Tejeda. En la Máquina pasó muchos años, desde que llegó del Honduras Progreso en 2016 no despegaba como lo hacía con los progreseños y fue hasta la final del Apertura 2017 que precisamente fue contra Motagua, marcó el gol del último título que conquistaron los aurinegros.

Hoy la vida lo tiene en igualdad de circunstancias.Cuando se dieron los huracanes Eta y Iota, el futbolista sobrevivió en La Lima subido en el techo de una casa, precisamente esa fue su última aventura para dejar a los aurinegros que le dieron de salida por bajo rendimiento en la institución.

Se fue al Vida, se reencontró con el gol, Motagua le abrió las puertas a inicios de este año y ahora ya pasó a convertirse en héroe de final.

Tejeda suma 276 juegos como profesional, lleva 87 goles y dos títulos (Honduras Progreso y Real España), curiosamente está a 90 minutos de lograr el tercero y siendo protagonista.

“Siempre hay nervios, pero el pulso está activo y gracias a Dios se dio, pero hay que mantener la humildad y respetar a los equipos”, dijo Tejeda.

Así festejó Ángel Tejeda su gol marcado ante Real España en la final de ida.

El nacido en el pueblo de San Luis Zacatales, Santa Cruz de Yojoa, era de los que pocos esperaban que sobresaliera el domingo, pero el delantero aprovechó esos 90 minutos que el técnico Hernán la “Tota” Medina le dio para responder: “Estoy muy contento con el resultado, porque hemos pasado cosas, ya que mucha gente no creía en nosotros”.

Y sí, muchos aficionados del Azul cuestionaban a Tejeda su pobre rendimiento, pero este gol los hizo olvidar esos tres meses complicados en el que estuvo en el ojo del huracán.

Pero son cosas del fútbol y ha sido una gran noche. Vivo cada día y ahora estoy aquí y me toca defender estos colores”, comentó Ángel sobre su momento en las águilas.

Quiere el título y no van a dejar levantarse a la Máquina.

“Vamos a San Pedro Sula a pelear, porque faltan 90 minutos y Real España se merece todo el respeto, es un equipo muy grande que en este juego propuso, pero nosotros fuimos contundentes”, expresó el espigado atacante que el 1 de junio cumplirá 31 años.