25/06/2022
11:58 AM

Más noticias

La FIFA lo llamó el “Roberto Carlos de Honduras”, pero hoy vive una dura realidad tras ser engañado en México

Álvaro Romero deslumbró en el Mundial Sub-17 en el 2013 y hoy atraviesa por un momento complicado.

Guadalajara, México

Hace nueve años la FIFA lo catalogó como el “Roberto Carlos de Honduras” por su gran papel en el Mundial Sub-17 de Emiratos Árabes, pero hoy el futbolista hondureño Álvaro Romero vive un presente complicado.

El lateral zurdo de 25 años de edad se fue hace un año a México con el sueño de convertirse en legionario catracho; pero dicha esperanza poco a poco se fue desvaneciendo ya que lamentablemente asegura que fue engañado.

Vine a México a realizar una prueba a un equipo de segunda división (Liga Premier) que es una categoría menos que la Liga de Expansión. El club se llama Catedráticos Élite FC”, comenzó relatando el exseleccionado nacional.

Romero se sometió a un período de prueba la cual pasó, pero luego el equipo le pidió una cantidad de dinero para ayudarle supuestamente a tramitarle los papeles.

El equipo había quedado conmigo que si entraba en los planes del entrenador pues me iban a ayudar con la visa de trabajo y al final entramos en los planes del DT junto a un compañero colombiano. Luego nos dijeron que si podíamos recoger el dinero que se necesitaba para tramitar la visa ya que ellos no podían porque habían quedado cortos de dinero por la compra de la categoría”, indicó.

Con el dorsal 3, Álvaro Romero formó parte de la Sub-17 de Honduras que llegó hasta los cuartos de final del Mundial de dicha categoría en el 2013.

Cansado de tantas excusas, el zurdo decidió salir de la institución: “Al final nos tenían con cuentos que tal fecha íbamos a ir, primero que en septiembre del 2021, luego en noviembre y después que en enero de este 2022 y pues nunca llegaron tales fechas y decidí abandonar el equipo”, dijo.

¿Cuánto tiempo estuvo con los Catedráticos Élite FC?

“El acuerdo era pues que me ayudaban con el hospedaje, alimentación y transporte, y ayudarme con lo de la visa de trabajo que era lo más importante y fue con lo que no me ayudaron.”

¿Cuánto dinero les dio?

“Les entregué 21 mil pesos mexicanos que recaudé por medio de rifas y del equipo donde juego los domingos aquí y ayudas de personas.

¿No le pareció extraño que un equipo le pidiera dinero?

“La verdad que sí porque se supone que quien tiene que hacer eso es el equipo si les interesa el jugador. Aparte que yo pagué el viaje para venir al club”.

¿Cuánto tiempo estuvo con los Catedráticos FC?

“Estuve de marzo a noviembre del 2021. El dinero que les entregué fue para mi visa de trabajo y pues al final ni la cita para los trámites registraron.”

¿Siente que fue engañado?

“La verdad sí fue un engaño, una estafa.”

Álvaro Romero reside en México y juega a nivel burocrático.

¿Qué le dijeron cuando reclamó lo que les pagó?

“Le comenté al señor Eduardo Herrera, dueño de la Academia Centuriones de San Pedro Sula, que pasaría con el dinero y pues le dijeron que se había perdido porque yo me había ido de la casa del equipo donde estaba y por abandonar a la institución.”

¿Planea hacer una demanda o ya está resignado a que perdió ese dinero ?

“La verdad no lo he planeado. Pero que Dios se encargue de ellos, porque si fuesen leales ellos mismos me lo hubieran regresado y ya pasaron seis meses de eso y nada.”

¿A qué se dedica actualmente tras esa mala experiencia?

“Me dedico a jugar los domingos aquí en el lugar donde vivo y se puede decir que en torneos burocráticos.”

¿Dónde reside actualmente?

“Vivo en el Municipio de Etzatlán, Jalisco, cerca de la ciudad de Guadalajara.”

¿Ha tenido opciones de fichar por otro equipo o volver al fútbol hondureño ?

“De aquí la verdad no porque sería el mismo problema lo de la visa de trabajo, y de equipos de Honduras pues tengo opciones.”

Álvaro Romero formó parte del club Los Catedráticos FC pero al final se marchó del equipo ya que asegura fue engañado.

¿Cree que la fama lo llegó a perjudicar en su momento? El hecho por ejemplo que la FIFA lo comparó con Roberto Carlos.

“No, para nada. Gracias a Dios nunca me he sentido más ni menos que nadie, pues siempre he sido una persona tranquila y callado, las personas que me conocen y los compañeros que tuve en los equipos donde he jugado y la selección lo saben.”

¿A qué atribuye el hecho de qué no pudo consolidarse en la Liga Nacional?

“Sinceramente creo que debí tener un poco más de oportunidades como les ha pasado a muchos futbolistas jóvenes de nuestro fútbol. Ya cuando estaba atravesando en un buen momento futbolístico y tenía la confianza del Profe Ramón Maradiaga, luego él salió de Real España y vino “Tato” García que sin ninguna explicación o motivo me mandaron a préstamo a un equipo de segunda división.”

Después del Real España,¿qué clubes de la Liga de Ascenso le abrieron las puertas?

“Jugué en dos clubes de segunda división: El París FC y el Villanueva FC.”

¿Tuvo ofertas del exterior tras ese gran Mundial Sub-17 ?

“La verdad que ninguna. Solo que me subieron al primer equipo en Real España el profe Hernán Medford y Carlos Orlando Caballero.”