San Pedro Sula, Honduras

En el fútbol hondureño son muchos los jóvenes que luchan por cumplir el sueño de poder jugar y destacar en la Liga Nacional de Honduras.

Sin embargo, la vida no siempre le sonríe de la misma manera a todas las personas y hay quienes sufren un poco más para poder ganarse la oportunidad de brillar en el balompié catracho.

Este es el caso de Allan Catalán, futbolista hondureño que debutó en el 2016 en la Liga Nacional con la camiseta del Real España y que hoy su vida ha dado un nuevo giro, aunque mantiene la esperanza de volver a las canchas de forma profesional.

Luego de no recibir la oportunidad deseada en el equipo aurinegro, terminó recalando en el Honduras Progreso y posteriormente pasó por las filas de clubes de la Liga de Ascenso como el Atlético Limeño, Atlético Santa Cruz y por último el San Juan de Quimistán.

Debido a la situación económica que se agravó por la pandemia del Covid-19, Allan Catalán decidió olvidarse del fútbol y comenzó a laborar como repartidor.

'Actualmente me encuentro trabajando para una empresa que se llama Farinter. A raíz de la pandemia nos cancelaron el torneo en segunda división en donde me encontraba en el San Juan Huracán de Quimistán' nos comenzó relatando el exjugador del conjunto sampedrano.

Y añadió: 'Trabajamos en él área de reparo en bodega, que el código esté bien y revisando los productos para que vayan bien a los diferentes supermercados y farmacias'.

Allan Catalán recuerda con mucha nostalgia su paso por el Real España en donde llegó a disputar varios partidos, entre ellos los clásicos sampedranos.

'Es algo inolvidable que siempre va quedar guardado en mi corazón y en el de mi familia, siempre fue lo que quise y por lo que luché. Gracias a Dios se me dio la oportunidad y gracias al profesor Mauro Reyes que fue la persona que me hizo debutar, él siempre tuvo la confianza en mí y siempre le respondí', recordó el jugador que se desempeñó como delantero y mediocampista.


Foto: La Prensa

Allan Catalán recuerda con mucha nostalgia los clásicos sampedranos entre Real España vs Marathón. Foto cortesía Allan Catalán.

¿Por qué considera que no pudo consolidarse en la máquina?, ante la pregunta, el joven no amagó a la hora de responder.

'Pasó mucho por un problema contractual que tuve en el equipo, se me vencía el contrato y ya estaba siendo titular. Recuerdo que como tres veces se reunieron conmigo para renovarme, pero en realidad no se llegaba a un acuerdo y al no renovar se le dio la orden al entrenador que estaba en ese momento que no me pusiera más a jugar, porque ellos no iban a formar jugadores para otros equipos', confesó.

Y agregó: 'Al final me terminaron renovando por tres años y me aumentaron, pero me pusieron transferible porque me habían mandado castigado a reservas'.

Catalán se quedó con la espinita clavada ya que pese a que cumplió el sueño de jugar con su amado Real España, finalmente considera que no le dieron la oportunidad que merecía.

'Yo me formé en Real España desde los 14 años de edad y siempre di lo mejor de mí, siempre luché por mis sueños. Estoy agradecido con la institución por la oportunidad que me dieron de haber estado muchos años; aunque me quedo con que al final se pudo haber hecho algo más para dejarme y darme más oportunidades', lamentó.


Foto: La Prensa

Debido a su buen nivel mostrado con la máquina, Allan Catalán fue convocado en algunas ocasiones a la Sub-20 de Honduras.

Momentos duros y su anhelo de volver

Además de su estreno en la Liga Nacional, el exfutbolista atravesó por situaciones complicadas en el fútbol catracho.

'El momento más duro para mí fue cuando pase una lesión en la rodilla que recaí varias veces, además cuando se me notificó que no seguiría en el equipo que me pusieron transferible'.

'También viví un momento duro en Honduras Progreso cuando no nos pagaban, no había plata y estuvimos peleando descenso, pero gracias a Dios salvamos la categoría', indicó.

El exfutbolista que ahora se desempeña como repartidor expresó que hay muchas diferencias en la primera y segunda división del balompié hondureño.

'Lo primero son las canchas de fútbol, en lo económico y la infraestructura. Ya en lo futbolístico, en primera es más táctico y te dejan jugar más, en la segunda es más apretado ya que se pega fuerte, apenas recibís el balón y te están pateando', comparó.


Foto: La Prensa

Catalán (centro) solamente estuvo por seis meses en las filas del Honduras Progreso.

A sus 24 años de edad, Allan Catalán aspira a volver al fútbol profesional e inclusive reveló que ha tenido algunos acercamientos.

'Me llamaron de Guatemala un equipo de segunda que se llama Plataneros FC, pero estamos viendo esa posibilidad con la familia. También recibí llamadas de equipos de segunda de aquí, solo qué hay que pensar bien y analizar porque ahora tengo un hijo y hay que pensar que es lo mejor para él y mi familia', indicó.

Y finalizó: 'Me hace falta mucho volver a jugar, sé que pronto voy a volver. Hemos estado trabajando, pero no me he descuidado ya que siempre me mantengo corriendo y jugando para no llegar tan mal si vuelvo'.