Messi explota en Brasil: “Hace tres días que estamos acá, nos estaban esperando y ahora nos vamos”

El capitán de Argentina reaccionó muy enfadado por el accionar de las autoridades sanitarias de Brasil.

Lionel Messi se vio muy molesto por la suspensión del partido Brasil-Argentina. /

Sao Paulo, Brasil.

Lionel Messi, visiblemente molesto, explotó contra las autoridades sanitarias brasileñas después de que interrumpieran el Superclásico de las Américas el cual posteriormente se suspendió.

El partido Brasil-Argentina fue suspendido cuando se jugaban cinco minutos en Sao Paulo por una supuesta violación del protocolo anticovid por parte de cuatro jugadores argentinos.

Un grupo de funcionarios de la agencia de salud de Brasil (Anvisa) ingresó al campo para hacer cumplir una orden de deportación contra el portero Emiliano Martínez, el zaguero Cristian Romero, el volante Giovani Lo Celso y el delantero Emiliano Buendía.

Bronca04.4(800x600)
Messi y Neymar hablando con las autoridades sanitarias de Brasil. Foto EFE

El cuarteto argentino, que juega en el Aston Villa y el Tottenham de la Premier League, son señalados de haber violado el protocolo anticovid en su ingreso al país. Ahora deben ser deportados, multados y sancionados, según el director-presidente de la entidad, Antonio Barra Torres.

PALABRAS DE MESSI

Tras el bochornoso momento que se vivió, Messi estalló, saltó sin camiseta al césped y estuvo conversando con las autoridades sanitarias junto a su entrenador Lionel Scaloni.

El delantero del PSG ofreció su versión que fue captada por los micrófonos del campo. "Hace tres días que estamos acá. Esperaron a que empezara el partido, ¿por qué no avisaron antes, por qué no fueron al hotel? Avisaban y listo. Nos esta mirando el mundo", dijeron Leo y un Scaloni muy enfadado que también repitió los argumentos del número 10.

Messi0.208(800x600)
Messi conversando con Tite y Neymar junto a Scaloni.

Junto con Scaloni, Messi se puso a hablar con Neymar y Tite y rápidamente se leyeron sus labios: "Nos vamos", soltó el astro rosarino.

Messi estuvo cara a cara con el representante de Anvisa de San Pablo (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) y le reclamó por la situación, que ingresaran pasados los cinco minutos para interrumpir el juego.

Lionel Scaloni, seleccionador de Argentina, también se mostró enfadado: "Me pone muy triste, ni busco culpables, la verdad. No era el momento para hacer esto, era una fiesta del fútbol... y termina en esto. Somos las víctimas, Brasil quería jugar también. Nadie nos avisó de que no podíamos jugar este partido con esos jugadores".

La Prensa