Aficionados mexicanos fueron detenidos por grito homofóbico

El hecho ocurrió en medio del encuentro entre las selecciones de México y Costa Rica, en Denver, Estados Unidos.

Concacaf aún lucha contra el fenómeno. Fotografía: Reforma
Concacaf aún lucha contra el fenómeno. Fotografía: Reforma

Houston, EE.UU.

Varios aficionados mexicanos fueron expulsados y el encuentro entre el Tri y Costa Rica detenido durante tres minutos por los gritos homófobos que los hinchas dedicaron al guardameta tico Leonel Moreira, durante el partido que anoche dio a los mexicanos el pase a la final de la Liga de las Naciones de la CONCACAF.

Los seguidores mexicanos dedicaron a Moreira, sustituto como titular del lesionado Keylor Navas, el famoso grito "eeeh, puto", con cada intervención del arquero costarricense, lo que motivó que se activase el protocolo antidiscriminación de la CONCACAF.

"En la primera mitad del partido, la seguridad del estadio expulsó a varios aficionados por lenguaje discriminatorio luego de que se hiciesen advertencias en el sistema de megafonía", publicó Concacaf en su cuenta oficial de Twitter de la Liga de Naciones.

Los anuncios por megafonía fueron el primer paso en un protocolo contra la discriminación y luego llegaron los tres minutos de suspensión del juego, lo que fue recibida con más abucheos.

Tras cumplirse los tres minutos, el árbitro guatemalteco Bryan López apenas concedió unos segundos de juego para de inmediato pitar el final del tiempo reglamentario e ir a la tanda de penaltis, en la que México se impuso por 5-4.

López había podido tener la opción de suspender el partido por otros 10 minutos más con los jugadores y el árbitro ingresando a los vestuarios, pero consideró que no era necesario.

El fenómeno ha acarreado sanciones para el seleccionado mexicano en competencias internacionales, especialmente económicas. El temor de la Federación Mexicana de Fútbol es que esto se traslade al plano deportivo.

Han incentivado campañas contra el grito y su erradicación, pero las entrañas de la idiosincrasia del aficionado mexicano aún muestra rigidez en los estadios. En tanto, Concacaf espera y ha instado a la federación mexicana a tomar cartas en el asunto.

El encuentro se disputó en el Empower Field At Mile High City, la casa de los Broncos de Denver, el equipo que milita en el fútbol americano de la NFL, donde a pesar de las restricciones por la covid-19, se dieron cita 34.451 espectadores.

México jugará la final de la Liga de las Naciones de la CONCACAF contra Estados Unidos, que se impuso por 1-0 a Honduras, gracias a un gol de cabeza de Jordan Siebatcheu, a los 89 minutos.

La Prensa