¡Exclusiva! "Chelato" Uclés: “Pienso regresar a dirigir”

El veterano entrenador nacional asegura que su recuperación de diabetes avanza a buen paso.

'Chelato' Uclés es el único técnico hondureño que ha dirigido en un mundial adulto.
'Chelato' Uclés es el único técnico hondureño que ha dirigido en un mundial adulto.

Tegucigalpa, Honduras.

El experimentado técnico hondureño José de la Paz Herrera Uclés (de 78 años), conocido deportivamente por todos como Chelato, detalló sobre los avances en su recuperación tras luchar desde 2015 contra la diabetes.

Mantiene latente el sueño de volver a dirigir de forma profesional en la Liga Nacional de Honduras. El entrenador que llevó a Honduras a su primer mundial, el Mundial España 1982, contó cómo le sorprendió la muerte de su “íntimo amigo” Rafael Ferrari, expresidente del Olimpia.

¿Cómo se ha sentido en las últimas semanas?

Me he sentido bastante bien, mucho mejor. Ya puedo caminar, lo único que me canso un poco rápido, pero en general hay gran prosperidad en mi salud.

¿Cuán difícil ha sido lidiar contra el pie diabético ?

Esta semana casualmente un buen amigo, José Cerrato, me trajo de Miami (Estados Unidos) una nueva bota, es mucho más moderna y liviana a la que tenía y me permite más movilidad. No ha sido fácil, hubo meses en los que caminé casi con mi pie arrastrado.

Este buen amigo fue parte de la gente que trabajó conmigo cuando yo manejaba el Inmude (Instituto Municipal del Deporte) en San Pedro Sula. José Cerrato me ayudaba a trabajar con los niños y jóvenes que hacían deportes.

¿Y sus exjugadores pasan pendientes de usted?

A Efraín, Fallito, Gutiérrez lo veo bastante seguido. Él viene a mi casa, si no va a Valle de Ángeles a verme cuando voy con el souvenir mundialista a vender recuerdos de España 82. Otros que han estado de forma personal pendientes de mí han sido Jaime Villegas y Gilberto Yearwood. Porfirio Betancourt me ha llamado de vez en cuando.

¿Quién cuida directamente de usted?

Tengo a dos muchachas como asistentes. Una viene para ayudarme con la comida y las cosas de la casa, y la otra es una enfermera que se encarga de mis medicamentos y atenciones de mi pierna. Diariamente tomo pastillas y me inyecto insulina.

Ella también me hace masajes en el pie para humectar la piel. Debemos evitar que el pie entre en resequedad. Mis hijos también están muy pendientes de mí, dos de ellos me acompañaron en mi internamiento en Costa Rica.

¿Cuánto gasta en medicinas?

Gasto bastante, ya que son medicamentos especiales por mi condición. No sabría decir cuánto, pero sí tengo que estar con ellos de forma permanente. Yo además les pago a las muchachas. Tuve la fortuna que el Congreso Nacional me aprobara una pensión vitalicia (50,000 lempiras) y con eso cubro estos gastos. Mi alimentación también ahora es completa, no se puede cumplir al 100% porque uno siempre le da sus placeres al paladar.

¿Cómo le va con las ventas en el souvenir mundialista?

Vendo varias cosas, todo tipo de recuerdos de la Selección que compitió en el Mundial de España. Tenemos unos llaveros, vasos, tazas y camisetas con la imagen del equipo mundialista. Además hay un póster y cuatro películas. Me va bastante bien, la gente compra sus recuerdos; tengo cosas que van desde los 50 hasta los 300 lempiras. La recompensa más grande que eso me deja es poder sentir el cariño y la admiración de la gente.

¿Qué le compra más la afición?

A la gente le gusta mucho las películas, son cuatro: una de la inauguración del Mundial y el juego contra España (1-1), otra del segundo partido contra Irlanda del Norte (1-1) y del último contra Yugoslavia (derrota 0-1). La película se llama Historia de un Trienio de Oro. Es un resumen de la primera Selección de Honduras que se clasificó al Mundial. Dura una hora con 45 minutos que saqué de mil horas de grabación que tengo desde las eliminatorias en 1980, 1981, y el Mundial en 1982. Posee un alto contenido histórico.

¿Ya se retiró como técnico entonces?

¡Yo no me rindo porque amo mucho a este deporte! El fútbol ha sido la vida misma para mí. Yo actualmente estoy haciendo todos los esfuerzos para volver a dirigir; por ejemplo, cuando ya sienta que puedo trotar pienso regresar a dirigir. Sería a nivel local porque tampoco puedo viajar lejos por lo de los medicamentos que debo suministrarme.

¿Cuánto le satisface la admiración de la gente?

Eso me alegra muchísimo. Particularmente siento más el cariño de la gente en San Pedro Sula. Fui el primer entrenador que ganó un título para la ciudad (Real España en 1974), creo que es porque dirigí con buen suceso a sus dos grandes equipos (campeón con Marathón en 2002). San Pedro Sula es una ciudad muy especial y significa mucho para mí.

¿Está bien actualizado?

¡Claro que sí! Yo siempre me actualizo, leo manuales y le doy seguimiento a todo el fútbol nacional e internacional. Yo aún desde mi casa dedico mucho tiempo al fútbol, a mis manos vienen libros de Pep Guardiola (español) y de Carlo Ancelotti (italiano).

¿Cómo es su comunicación con los directivos?

Con el único que tengo comunicación es con Selim Canahuati, él no tiene ningún equipo, pero era presidente de la Liga. Sería mentiroso si le digo que otros me han llamado o hablado de ofertas. Honestamente, ni siquiera me han preguntado cómo me siente para dirigir.

¿Cómo recibió la noticia de la muerte de Rafael Ferrari?

Eso fue algo que sentí muchísimo. Me acongoja solo el hecho de recordarlo (voz triste y lágrimas). Yo lo despedí el día de su entierro, di unas palabras y lo puse como un claro ejemplo de bien y servicio.

Fue un gran amigo, gracias a él pude estar hospitalizado en Costa Rica. Incluso me fue a ver cuando estaba en el hospital. Ferrari fue un amigo extraordinario conmigo, lo extraño.

La Prensa