Emprendedor vende los chocobananos "más locos" de San Pedro Sula

Puedes visitar "Helados Yapa" en la 7 calle del barrio Barandillas, entre 6 y 7 avenida.

El sampedrano David Ávila compartió su historia de lucha y emprendimiento.
El sampedrano David Ávila compartió su historia de lucha y emprendimiento.

San Pedro Sula, Honduras.

A sus 28 años de edad, el joven hondureño David Ávila vive una historia de lucha y emprendimiento al haber inaugurado apenas hace unas semana su primer local de "Helados Yapa" en el corazón de la ciudad de San Pedro Sula.

El sueño de Ávila comenzó a principios del año 2011, pues comparte que durante su primer año de universidad siempre tuvo la inquietud de emprender un negocio.

"Un día en casa de un amigo me fijé que ellos vendían chocobananos y le pregunté a la mamá, ¿es difícil elaborarlos? Ella me explicó el sencillo procedimiento y de inmediato le dije que iba a hacerlos y los iría a vender a la hora de salida al colegio donde me gradué".

David explica que al principio tuvo una sensación extraña, pues la gente que le conocía le preguntaba porqué hacía eso, que para qué se había graduado, si iba a terminar vendiendo helados. "A mi me gustaba, no me importaba asolearme", les respondía.

Negocio propio

"Al ver lo que generaba vender chocobananos en puntos y horas estratégicas mantuve el ritmo por un tiempo, hicimos negocios en la universidad con glorietas y un kínder, en ese momento mi prioridad era graduarme de mi carrera de licenciatura en informática, con el tiempo la carrera apretó más que el sueño de tener un negocio negocio y desistimos", agrega David.

"Me enfoqué en la universidad y finalmente terminé mi carrera. Para ese entonces, tocaba buscar algo relacionado a la carrera para trabajar. Busqué y busqué y encontré, gracias a Dios un trabajo, pero no era relacionado a mi carrera", continúa el sampedrano.

A pesar de haber encontrado un trabajo estable David no se sentía pleno, pues no estaba generando el dinero suficiente para sobrevivir. "Siempre estaba pensando en otra forma de ganar dinero, en la empresa donde trabajaba tenían cafeterías y vendían pilones, cuándo los vi, mi mente voló al 2011 y le prepare 50 chocobananos a la encargada de la cafetería".

Pum, estábamos de nuevo en el juego...!" externa muy emocionado el decidido joven.

Además de los chocobananos, David agregó al menú los famosos topogigios, con una receta que su mamá Suyapa trajo desde los Estados Unidos. El emprendedor vendía sus productos a la cafetería de la empresa, además de vender en varios centros educativos.

"En kínders y escuelas a la hora de salida, ahí estaban presentes las hieleras de "Helados Yapa", el nombre es en honor a mi mamá, que es dueña de la fórmula", explica Ávila.

Llegó el coronavirus

Con la llegada del alarmante coronavirus, cerraron todas las escuelas y hasta la empresa donde el sampedrano vendía sus prometedores helados. Pero con la crisis llegó la reinvención y hace unas semanas David abrió su primer local de "Helados Yapa" en la 7 calle del barrio Barandillas, entre 6 y 7 avenida, contiguo al lado de Carwash Mr. 7.

El emprendedor comenzó a promocionar sus "Helados Yapa" en las redes sociales y de inmediato llamó la atención de los internautas, que han decidido probar sus "toponieves", los "chocobites", los "frupilones", los topogigios repletos de fruta y obvio los chocobananos. Puedes adelantar tus pedidos al número de teléfono o por WhatsApp al 97338031.

Pasión y entusiasmo

Para finalizar, David aconseja a los nuevos emprendedores que inviertan su tiempo en un negocio que les apasione y que sean buenos en ello. "Nunca desistan aún cuando hayan personas que no parezcan estar de acuerdo o te muestren más de un punto negativo.

"Siempre da la milla extra y esfuérzate realmente, ya que nadie lo hará por ti. Nadie va a creer en tu proyecto con tu misma intensidad, tienes que cuidar eso y defenderlo", agrega.

La Prensa