Protocolo de bioseguridad para los centros de prácticas y actividades religiosas

Esta es la guía aprobada por la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social para retomar las actividades.

Fotografía de un culto en la Iglesia Ebenezer de San Pedro Sula, tomada antes de la pandemia.
Fotografía de un culto en la Iglesia Ebenezer de San Pedro Sula, tomada antes de la pandemia.

Tegucigalpa.

La Secretaría de Trabajo y Seguridad Social elaboró varios protocolos de bioseguridad para los distintos rubros que operan en el país, en los que se enlistan recomendaciones para volver a las actividades bajo una nueva normalidad.

El lunes 1 de junio se iniciaron pruebas piloto para la reapertura de la actividad económica en el país, y el día 8 se espera que sea una apertura total, por lo que las empresas deberán someterse bajo los protocolos de bioseguridad indicados.

Estas son las precauciones y recomendaciones específicas para la seguridad y salud en el lugar de trabajo en los centros de prácticas y actividades religiosas:

Las medidas descritas en este protocolo están dirigidas tanto a las personas que brindan los servicios religiosos, a los fieles o profesantes y a cualquier otra persona que visite o frecuente los cualquiera de los centros de prácticas y actividades religiosas del país.

A. Medidas generales.

Existen al menos 5 medidas de cumplimiento general, que deben ser establecidas para todas las actividades económicas.

1. Distanciamiento o aislamiento de personas:

Sensibilización sobre el manteniendo de las distancias de seguridad recomendadas entre personas (entre 1,5 y 2 metros).

Creación de estrategias para el uso de lugares o áreas comunes, de reunión o concentración de personas.

2. Normas de etiqueta respiratoria.

Son un conjunto de medidas recomendadas para evitar trasmisiones respiratorias de agentes biológicos. Las medidas son:

– Toser y estornudar cubriéndose la nariz y la boca con el ángulo interno del codo flexionado (fosa del codo o cubital).

– Utilizar pañuelos o toallas desechables, y desecharlos tras su uso.

– Depositar los pañuelos o toallas desechables en recipientes con este fin, con tapas de pedal.

– Evitar tocarse la nariz, la boca y los ojos de manera innecesaria.

– Lavarse y desinfestarse las manos antes y después de tocarse la nariz, la boca y los ojos.

– Lavarse las manos de manera frecuente, en especial cuando se han manipulado objetos o se ha tenido contacto con superficies.

– Conversar manteniendo distancias de seguridad, en especial cuando se realice con personas con síntomas respiratorios.

– Evitar entrar en contacto con personas sospechosas o con síntomas y signos respiratorios.

– Evitar lugares o espacios con aglomeraciones de personas.

– Informar y buscar ayuda médica si se presentan síntomas o signos respiratorios o si se ha estado en contacto directo con personas sospechosas o con síntomas respiratorios.

– Informar sobre la presencia de personas sospechosas o con síntomas respiratorios, en especial en lugares y centros de trabajo.

3. Lavado de manos.

Capacitación sobre la técnica adecuada para el lavado de las manos.

Por lo general, se recomiendan la técnica establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La duración mínima es de un (1) minuto:

– Mojar las manos con agua y jabón.
– Enjabonar muy bien la palma, el dorso, entre los dedos y las uñas.
– Aclarar bien los restos de jabón y si es necesario, repetir el proceso.
– Secar adecuadamente las manos con una toalla de papel.

El lavado y desinfección debe de ser frecuente, mientras desarrollan la actividad laboral. La frecuencia debe de ser establecida de acuerdo al tipo de actividad.

Capacitación sobre los productos adecuados para el lavado y desinfección de las manos (agua y jabón, alcohol con glicerina, alcohol gel). Estos productos deben de ser suministrados por la persona responsable o el empleador.

Los centros y puestos de trabajo deben contar con instalaciones para el lavado de manos que dispongan de agua y jabón, dispensadores de alcohol en gel o en glicerina. El lavado de las manos se realizará de manera obligatoria, antes de colocarse el EPP y después de su retirada. Cuando las manos están visiblemente limpias, la higiene de manos se hará con productos con base alcohólica; si estuvieran sucias o manchadas se hará con agua y jabón antiséptico. La utilización de guantes nunca exime de realizar un correcto lavado de las manos luego de su retirada. Las uñas deben estar cortas y bien cuidadas.

Lavarse o desinfestarse las manos deberá de ser una medida necesaria en las siguientes situaciones:

– Luego de toser o estornudar.

– Antes y después de tocarse o sonarse la nariz.

– Antes y después de utilizar cualquier medio de transporte, en especial si es colectivo o público.

– Antes y después de visitar lugares públicos.

– Antes y después de manipular objetos, desechos sólidos o líquidos, dinero.

– Antes y después de tocar animales o personas.

– Antes y después de comer.

– Antes y después de utilizar los servicios sanitarios.

– Antes y después de la realización del trabajo.

– Durante la realización del trabajo, la frecuencia dependerá del lugar de trabajo y el tipo de actividades y tareas que se desarrollan. Estará definida en cada organización o centro de trabajo.

4. Limpieza y desinfección de objetos y superficies.

Aseguramiento de una correcta limpieza de los objetos y las superficies.

El procedimiento de limpieza y desinfección de objetos y superficies relacionados con el trabajador se realizará de acuerdo con la manera habitual de limpieza y desinfección del centro de trabajo. Garantizando que la frecuencia esté relacionada con el uso de los mismos. Luego de la limpieza y desinfección los mismos deben de quedar sin humedad.

Para la limpieza y desinfección se pueden emplear toallas con desinfectante, agua y jabón o los detergentes y desinfectantes que de manera habitual se encuentran autorizados para tal fin (con efecto viricida) y para las superficies se utilizará material textil desechable.

La limpieza general se hará siempre en húmedo, desde las zonas más limpias a las más sucias, desde adentro hacia afuera.

- Se debe de evitar en lo posible el uso de escoba en áreas de mayor riesgo.
- Se utilizarán técnicas de doble cubo (ver anexos).
- El material utilizado que sea desechable, se introducirá en un contenedor de residuos con tapa y etiquetado con las advertencias precisas.

Las superficies se deben limpiar con soluciones recomendadas por los organismos internacionales y comprobada su eficacia contra SARS-CoV-2. Dentro de las recomendaciones están:

a. Para objetos personales (pantallas, teléfonos, tabletas)

i. Utilice una solución de alcohol al 70 % al menos, rocíe y deje secar al aire o frote con un paño y deje secar al aire

b. Para SUPERFICIES de trabajo, pisos, paredes, puertas, escritorios y otras:

i. Utilice una solución de cloro de uso doméstico (al 5 %) diluida de la siguiente manera: Cuatro cucharaditas de cloro por litro de agua, rocíe o frote y deje actuar por al menos 10 minutos.
ii. Utilice amonio cuaternario al 5 % de dilución, siga las instrucciones de cada proveedor para su dilución en caso de ser más concentrado. Espere al menos 10 minutos para que actúe.
iii. Utilice el peróxido de hidrógeno uso comercial al 3 % deje actuar por al menos 5 minutos.
c. Para todo producto utilizado en limpieza de superficies y desinfección de SARS-CoV2, se debe consultar las indicaciones de uso ya que la concentración de los componentes activos puede variar de presentación industrial al doméstico y de marca en marca.

5. Manipulación y uso de Equipo de Protección Personal.
Capacitación sobre el uso y manipulación (puesta y retirada) de los EPP. Los EPP de un solo uso o los desechables, debe de ser eliminado bajo los estándares establecidos para evitar la contaminación cruzada de otros sitios, objetos, productos o superficies.

B. Medidas específicas.

Existen escenarios críticos donde es necesario cumplir y extremar algunas medidas de prevención específicas independientemente de la actividad que desempeñe la persona.

Estos escenarios son los siguientes:

1. Salida y Entrada a la vivienda.
● Usar zapatos cerrados adecuados para presentarse a dar los servicios religiosos.
● No portar objetos innecesarios como joyas: reloj, anillos, cadenas, pulseras, etc.
● Usar la mascarilla al salir de casa que cubra la boca y nariz completamente.
● Al llegar a casa es importante ingresar descalzo y sin ropa y dirigirse directamente a realizar una limpieza y desinfección corporal. Es importante que la higiene corporal, incluya el pelo.
● Retirar el calzado y realizar limpieza y desinfección en toda su superficie.
● Retirar todos los objetos personales (celular, lentes, llaves, dinero) y realizar limpieza y desinfección en toda su superficie.
● Retirar, desinfectar y desechar o guardar los EPP (equipo de protección personal) utilizando las técnicas adecuadas.
● Desvestir y colocar la ropa en un cesto con tapa para su lavado y desinfección.

2. Entrada y Salida de los Centros de prácticas y actividades religiosas.
● Toma de temperatura de todo el religioso, religiosa y profesante que acuda a los Centros de prácticas y actividades religiosas, ya sea a brindar un servicio religioso o a recibirlo. Se debe utilizar un termómetro clínico digital infrarrojo para evitar el contacto con el religioso o profesante al que se le toma la temperatura
● El religioso o profesante que presente temperatura mayor a 37.5 °C, no podrá
ingresar al centro de prácticas y actividades religiosas y se le deberá aplicar el procedimiento de espera de 10 minutos para una nueva toma de temperatura; en caso presentar nuevamente temperatura mayor a 37.5 ºC se le debe incentivar que busque atención médica lo antes posible.
● Dejar bolso, carteras, llaves y otros objetos personales que no se necesiten, solo portar lo indispensable.
● Evitar el contacto con personas al saludar.
● No tocar ninguna superficie innecesariamente (paredes, imágenes de santos, fotografías, objetos considerados santos etc.).
● Usar alcohol en gel para manos al 70 % como mínimo o lavado de manos antes de entrar a los Centros de prácticas y actividades religiosas.
● Señalizar en el piso las distancias en donde debe ir cada profesante o religioso en caso de haber fila antes de entrar a los Centros de prácticas y actividades religiosas, de 1.5 m de distancia mínimo entre cada marcación.
● En las zonas de ingreso a los Centros de prácticas y actividades religiosas deben de mantenerse tapetes sanitarios o recipientes con solución de cloro preparada según la recomendación de este protocolo u otro químico aprobado y que cubran la plantilla de los zapatos de los religiosos y profesantes que ingresen o rocío de plantillas del calzado con solución desinfectante. Se debe de cambiar el agua al menos cada 24 horas y si está visiblemente sucia.

3. Entrada, salida y permanencia en los Centros de prácticas y actividades
religiosas.
● Únicamente se deben presentar a los Centros de prácticas y actividades religiosas los religiosos indispensables para realizar las tareas respectivas.
● Deberá existir una persona en la entrada que oriente donde deben sentarse los profesantes y otras directrices concernientes a las actividades religiosas.
● El religioso deberá lavarse las manos antes de comenzar labores y tantas veces como sea necesario. Podrá usar gel de manos mientras brinda los servicios religiosos y siempre y cuando no pueda acceder a lavarse las manos.
● Usar mascarilla al brindar el servicio religioso
● Cubrir con una bolsa plástica el micrófono por cada participación del religioso o profesante que brinda o participa en el servicio y cambiarla al haber cambio de religioso o profesante.
● Evitar tocar con las manos cualquier parte de la cara, de hacerlo, colocar gel y lavar de inmediato las manos.
● Se deben colocar las bancas o sillas de tal manera que guarden la distancia de al menos 1.5 metros entre sí.
● Se podrán sentar en una banca profesantes de una misma familia y sillas juntas si pertenecen a la misma familia, conservando la distancia con los otros profesantes de 1.5 metros entre sí.
● No llevar niños a los Centros de prácticas y actividades religiosas.
● Se deberá asignar un horario especial para los servicios religiosos a las personas mayores de 60 años.
● Ninguna persona se debe quitar su mascarilla mientras este en los Centros de prácticas y actividades religiosas.
● Las Instalaciones deben estar ventiladas con ventilación natural, abriendo todas las puertas y ventanas posibles.
● Es indispensable el cuidado y monitoreo permanente por la persona encargada dentro de las distintas áreas de trabajo.
● Las demostraciones de solidaridad religiosa como el abrazo de paz, se podrá compartir únicamente con su misma familia en la banca donde están sentados, evitando desplazarse hacia otros lados, evitando hacer contacto con los profesantes de enfrente o de atrás.
● La hostia deberá brindarse por medio de una bandeja frente al religioso, donde pueda recibir la bendición sin hacer contacto entre religioso y el profesante la tomará y la introducirá en su boca alejado de la bandeja, evitando estar sin la mascarilla frente a la bandeja de hostias.
● Las hostias deberán estar separadas unas de otras y debe haber un encargado de colocarlas el cual realice el previo lavado de manos y desinfección de la bandeja.
● Deberá existir una coordinación para acudir a tomar la hostia y una delimitación señalizada de al menos 1.5 metros entre personas, señalizando las distancias en el piso o en los laterales de las bancas.
● Se podrá brindar aportación montería al final del servicio religioso en una zona dispuesta por los Centros de prácticas y actividades religiosas, con recipiente de boca ancha y profundo que permita depositar el dinero sin tocar los bordes.
● Se debe evitar dar servicios religiosos en hospitales o casas a los religiosos mayores de 60 años o con enfermedades crónicas.
● De entrar a un hospital o casa, se debe portar mascarilla N95, careta o gafas, guantes desechables y solamente de ser estrictamente necesario.
● Lavarse las manos con agua y jabón al terminar las labores.

4. Instalaciones sanitarias, de servicio y de aseo.
● Todas las superficies deben ser higienizadas con los productos mencionados en este protocolo posterior a cada servicio religioso brindado y antes del primer servicio por la mañana.
● Cada utensilio de limpieza debe de lavarse previo al uso y posterior al uso y secado en espacios con mucho sol y ventilación, deben guardarse en un área distinta a los baños sanitarios.
● Los encargados del área de aseo deberán utilizar guantes de hule destinados para ese fin, recordando lavarse las manos y secarlas antes de colocarse los guantes, también deberán usar mascarillas que cubran boca y nariz.

5. Equipo de Protección Personal (EPP).
● Los Centros de prácticas y actividades religiosas deberá proporcionar el EPP a sus religiosos los cuales deberán cuidar en caso de ser reutilizables y desechar adecuadamente en caso de ser desechables o de un solo uso.
● El EPP se coloca antes de entrar a los Centros de prácticas y actividades religiosas.

6. Funcionamiento de sistema de seguridad y salud.
● Si un profesante presentara síntomas de resfriado común, fiebre de origen desconocido, tos, etc., sospechoso de COVID-19 u otra enfermedad respiratoria no se le permitirá la entrada a los Centros de prácticas y actividades religiosas y se debe aconsejar acudir a valoración médica lo antes posible.
● Si un religioso presentara síntomas de resfriado común, fiebre de origen desconocido, tos, etc., sospechoso de COVID-19 u otra enfermedad respiratoria no se le permitirá realizar el servicio religioso y se debe enviar a valoración médica lo antes posible.
● Se debe tener mayor énfasis en las medidas de protección en aquellos religiosos con enfermedades crónicas y mayores de 60 años, siguiendo las indicaciones brindadas por la Secretaría de Salud.
● Ninguna medida nueva implementada deberá violar el sistema de seguridad física y la salud de las personas.

7. Manejo de desechos sólidos y líquidos.
● Se debe destinar un solo basurero para desechar guantes, mascarillas y otros equipos que se deban sustituir, así como papeles con secreciones nasales, bolsas plásticas cubre micrófonos etc.
● El basurero debe ser con tapadera y de apertura de pedal y preferentemente ser de metal.
● El personal de aseo encargado de sacar estos desechos debe utilizar guantes desechables, y se los quitará hasta poner la siguiente bolsa en su lugar.
● La bolsa y el basurero deben ir identificados como desechos de riesgo biológico e idealmente en una bolsa roja.
● El ente recolector de estos desechos debe darles el manejo apropiado.
● El resto de los desechos provenientes de las áreas usuales se manejarán como se han estado manejando hasta el momento.

8. Medidas a considerar frente a casos sospechosos y enfermos.
● El religioso que se encuentre sospechoso de COVID-19 durante la jornada del servicio religioso deberá dejar de brindar el servicio, asignar relevo y usar su mascarilla, evitará hablar con otras personas.
● Se debe aislar a la persona en un área destinada para estos casos, la cual se desinfectará posterior a su salida.
● Remisión de la persona afectada al servicio de atención en salud informando al personal encargado de su transporte de tomar las debidas precauciones en el vehículo.
● Manejo de los datos y la información del caso sospechoso o probable, con la debida confidencialidad.
● El religioso de alto mando en cada Centros de prácticas y actividades religiosas, debe estar pendiente de los diagnósticos brindados y del contacto de epidemiólogos de la región para las siguientes medidas a tomar con los religiosos o profesantes que han sido contactos.

Condiciones específicas en la Iglesia Católica.

Para la reanudación de las actividades habituales se contemplan cuatro etapas:

• Etapa 1: Los templos estarán abiertos para la oración individual, la asistencia espiritual a los fieles y la sagrada comunión, cumpliendo las medidas de bioseguridad establecidas, y únicamente se podrán admitir aquellos que cumplan la indicación de referencia para la circulación brindada por las autoridades.

• Etapa 2: Se considerará esta etapa cuando termine la cuarentena, en donde la misa podrá ser brindada y recibida los días domingos, así como los días de semana siempre y cuando, se cumplan las normas de bioseguridad mencionadas en este protocolo.

• Etapa 3: Posterior a la cuarentena, y luego de un tiempo prudencial, la Iglesia convocará a las reuniones de catequesis y pastoral, guardando las medidas de bioseguridad mencionadas en este protocolo.

• Etapa 4: Se restaurarán la normalidad de las actividades de la vida pastoral, de acuerdo a las nuevas y sucesivas medidas implementadas por las autoridades nacionales y en el tiempo que sea necesario y según la evolución de la pandemia.

Condiciones específicas en la Iglesia Evangélica.

• De preferencia se recomienda que no se ofrezca ningun tipo de comida preparada antes, durante o posterior al culto; en caso contrario toda persona que pretenda ofrecer dicho producto deberá acatar las disposiciones que se establecen en el Protocolo de Bioseguridad por motivo de la pandemia COVID-19 para Restaurantes y Cafeterías de la Secretaría del Trabajo y Seguridad Social, para garantizar el cumplimiento de las medidas de bioseguridad, y esta será sometida a la auditoria correspondiente por parte de las autoridades gubernamentales.

• Todo servicio de transporte relacionado a la actividad de la Iglesia Evangélica, deberá acatar las disposiciones que con este fin se establecen en el Protocolo de Transporte Terrestre de Personas, de la Secretaría del Trabajo y Seguridad Social, para garantizar el cumplimiento de las medidas de bioseguridad.

• Se estipulará un porcentaje de ingreso de profesantes en la Iglesia, que no deberá sobrepasar la capacidad de la iglesia cumpliendo con las medidas de bioseguridad mencionadas en este protocolo, en especial la relacionada con mantener la distancia de seguridad entre personas (entre 1,5 y 2 metros).

• Para la asistencia a cualquiera de las actividades de la Iglesia Evangélica, se respetarán las disposiciones para la circulación brindadas por las autoridades nacionales.

• La duración del culto, será aquella que cumpla con el propósito de brindar los servicios religiosos estipulados con normalidad en años anteriores, sin agregados especiales ni particulares por festividades o actividades de ninguna índole que alarguen la permanencia dentro de la Iglesia.

La Prensa