28/01/2023
05:32 PM

Más noticias

Consejos para conducir en caminos cubiertos de niebla

  • 16 diciembre 2022 / 18:06 PM /

La falta de visibilidad provocada por ese fenómeno natural puede derivar en accidentes viales. Toma precauciones en esta época de bajas temperaturas

Seguridad vial

SAN PEDRO SULA, HONDURAS.- En época de frentes fríos, no solo las lluvias pueden dificultar la conducción, ya que sobre todo cuando cae la noche, la neblina se convierte en un riesgo mayor.

Y es que el factor climático suele representar una amenaza constante para el conductor, que además de hacer frente a los retos cotidianos (calles en mal estado, imprudencias externas, fallas mecánicas, etc.), debe adoptar la versatilidad que el contexto demande.

Según su densidad, la niebla puede restar hasta un 80% de la visibilidad, teniendo en cuenta que el ser humano, durante la conducción, recibe el 90% de la información sensorial a través de la vista.

Esa disminución en la percepción se traduce, en la carretera, en un aumento de los choques por alcance, así como de las salidas de la vía.

ADEMÁS: Consejos prácticos para una conducción nocturna placentera

¿Cómo autoayudarse?

Ante la llegada de la niebla u otras condiciones de baja visibilidad, como lluvia fuerte o acumulación de polvo en suspensión, utilizar el sistema de iluminación del vehículo, así como hacer un uso adecuado del mismo, marca la pauta.

Con niebla, utilizar correctamente las luces tiene una importancia mayor. Las altas favorecen, siempre que se procure no deslumbrar al resto de conductores.

Las luces altas, usadas con cautela, serán tus principales aliadas. La niebla suele sobrevenir en condiciones ambientales de humedad. En ellas, y con temperaturas frías es muy habitual que se empañe la parte interior de la luneta del carro, lo que empeorará notablemente la mala visibilidad.

Para contrarrestarlo, encienda la calefacción para aumentar la temperatura interior.

Otra buena idea es, si el aire acondicionado funciona de manera óptima, dejarlo siempre encendido (junto con la calefacción) y con el modo de recirculación de aire conectado.

Al pasar por el enfriador del sistema de aire acondicionado, el aire condensa aún más la humedad que contenga. Pero sin duda la recomendación más importante es: deténgase si la visibilidad es nula. Poco se puede hacer ante los elementos ajenos.

RELACIONADA: La importancia de mantener el líquido de frenos en óptimas condiciones

Si la niebla es muy cerrada y no te sientes cómodo al volante, espera a que el tiempo mejore para seguir tu camino. Eso sí, busca un lugar seguro donde aguardar y señaliza (colocando los triángulos y las luces intermitentes) la detención debidamente y a una distancia mayor de lo normal.

Principalmente en carreteras de montaña, hay acciones preventivas que tomar. Pero sea cual sea el caso, un conductor responsable se informa sobre cómo actuar mejor ante cualquier clima y circunstancia.

CONSEJOS RÁPIDOS QUE HACEN LA DIFERENCIA

1. Ante la falta de información que genera la poca visibilidad que origina la niebla, reducir la velocidad es una respuesta correcta. La marca ideal es aquella en la que tú te sientas seguro al volante y con la que también puedas reaccionar ante un imprevisto.

2. En casos de niebla, lo más habitual es que exista una humedad ambiente tal que haga que el asfalto esté mojado. Y este hecho supone que, en caso de tener que detenerse, la frenada se alargue, por lo que aumentar la distancia de seguridad respecto al vehículo que te precede es clave.

3. La existencia de humedad en el ambiente hará, probablemente, que tenga que recurrir a encender los limpiaparabrisas, por lo que se recomienda mantenerlos en buen estado. Ten en cuenta sustituirlos cada año, o cada año y medio en el caso de un uso ocasional del vehículo.