Niños prematuros: causas, cuidado y desarrollo

Los bebés que nacen con menos tiempo de gestación suelen tener más problemas de salud que aquellos que nacen a término, por eso son más delicados al momento de tratarlos.

  • 09 dic 2022 / 10:12 AM
Cada año nacen aproximadamente 15 millones de niños prematuros, de los cuales más de un millón muere antes de cumplir los 5 años.

REDACCIÓN. Un bebé prematuro puede aún no estar preparado para vivir fuera del útero, por lo que necesita atención más especializada.

El doctor José Gamaliel Ferrufino, especialista en neonatología y pediatría, indica que se considera prematuro a un bebé nacido antes de las 37 semanas de gestación.

CAUSAS

Son muchos los factores que pueden influir, sobre todo, cuando no hay un buen control prenatal.

Asimismo, “ocurre con mayor frecuencia en madres adolescentes o madres muy añosas, también cuando hay infecciones perinatales, vaginosis, preeclampsia y eclampsia, es decir, toxemias maternas que ocurren cuando la mamá tiene hipertensión inducida por el embarazo o una hipertensión sobreagregada”, explica Ferrufino.

COMPLICACIONES

En primer lugar, el peso del bebé es bajo, y esto significa que un recién nacido pretérmino requiere bastante nutrición, ya sea parenteral (infusión de nutrientes vía intravenosa) y enteral (proveída a través de un tubo al estómago o el intestino delgado).

En cuanto al sistema nervioso, puede ocurrir hemorragia intraventricular; y a nivel pulmonar, el bebé podría nacer con necesidades surfactantes, es decir, que va a requerir ventilación mecánica o por presión positiva continua (CPAP nasal).

A nivel gastrointestinal se corre el riesgo de sufrir enterocolitis necrotizante (muerte del tejido intestinal) lo que puede conducir a una retinoplastía del prematuro, una neovascularización y hasta un diagnóstico de broncodisplasia pulmonar.

“Aquellos bebés que pasan más de 20 días conectados al ventilador quedan con un daño crónico, parecido al de las personas que tienen una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc)”, afirma el experto.

Por si fuera poco, la anemia y los trastornos neurológicos no se quedan atrás, sumado a eso, es común que los niños prematuros se tarden más en crecer y desarrollarse.

En este sentido, los médicos pediatras manejan el término “edad corregida” que abarca desde el nacimiento hasta los 2 años e indica la edad que tendría el bebé si hubiera nacido a las 40 semanas, es decir, se “corrige” o “ajusta” la madurez del bebé, según la intensidad de su prematuridad.

Los bebés pretérmino usualmente pasan varios días hospitalizados tras que nacen.
El hospital Mario Catarino Rivas ofrece unidad de cuidados intensivos neonatales y banco de leche.

TRATAMIENTO

El pediatra consultado por LA PRENSA indica que para dar de alta a un bebé prematuro, este ya no debe tener dependencia de oxígeno ni rastros de anemia o infecciones.

Por otro lado, debe haber completado su nutrición enteral y, a partir de ese momento, comenzar un manejo multidisciplinario con su médico.

“Este implica asistir a Teletón para la terapia física y rehabilitación, citas con especialistas en cardiología, neurología y neonatología”, afirma el doctor.

Inclusive, si el bebé tuvo alguna patología específica o si necesitó una cirugía tiene que estar en estricto chequeo constante.

ALIMENTACIÓN

“Los padres deben tener claro que su bebé necesitará fórmulas que sean altamente calóricas para que le ayuden a alcanzar la talla y el peso aproximado a un recién nacido a término, o que siga la curva para un recién nacido a término y así tenga una ganancia ponderal adecuada”, señala el experto.

De igual forma, hay que darle vitaminas y suplementos nutricionales, como también hierro, vitamina D.

Dr. José Ferrufino - Neonatólogo Pediatra

“Cada bebé es un milagro irrepetible y tenemos que darle lo mejor que esté en nuestras posibilidades”.

Niños prematuros: causas, cuidado y desarrollo

CUIDADOS DEL BEBÉ EN CASA

1. Cuidar las medidas de higiene, lavarse bien las manos antes de tocar al bebé.

2. Prevenir cambios bruscos de temperatura, el ambiente cálido es mejor para ellos.

3. La leche materna no puede faltar en la alimentación del bebé. Si tiene problemas para lactar, acuda a un banco de leche.

4. Procure que el bebé esté en un ambiente tranquilo, con luz tenue y sin ruido.

5. Si está estreñido o tiene diarrea hay que consultar con un pediatra.