Consejos para criar niños buenos

La Universidad de Harvard hizo un estudio en el que da algunas claves importantes para que los padres de familia puedan
educar a buenos ciudadanos

SAN PEDRO SULA. “El que es bueno en la familia es también un buen ciudadano”, decía el poeta griego Sófocles, y cuánta razón tenía. Todo padre de familia sueña con que sus hijos se conviertan en personas de bien y sean ciudadanos ejemplares.

Sin embargo, los valores que se fomenten dentro del hogar son factores decisivos para que este deseo se haga realidad. La crianza de los hijos es una ardua labor que requiere de tiempo, paciencia, esfuerzo y mucho amor. Todo esto sin olvidar algo esencial, ser el mejor referente para nuestros hijos.

Cuando somos buenos con otros, esto repercute de una manera positiva en nuestras vidas. “Buscando el bien de nuestros semejantes encontramos también el nuestro”, decía Platón.

Es por esta razón que es tan necesario educar a nuestros hijos en esta fortaleza humana.

“Los padres tenemos que preparar a nuestros hijos para el camino, no el camino para los hijos. Es decir, muchas veces queremos quitar todas las piedras de tropiezo que ellos puedan encontrar, queremos facilitarle la vida. Sin embargo, debemos darles las herramientas para solventar las situaciones adversas, y que esto ayude en la formación del carácter, los valores y los principios morales, de los que tanto carecemos hoy en día”, comenta la psicóloga y consejera escolar Rosario Murillo.

Delegar tareas en el hogar. En un mundo cada vez más complejo y caótico, la nobleza de corazón es un faro que debería guiar a las nuevas generaciones en cada momento de sus vidas.

Además de predicar con el ejemplo, la psicóloga explica que los padres “pueden ayudar a sus hijos a ser buenas personas fortaleciendo el carácter.

Un aspecto importante en la vida del ser humano es tener responsabilidades desde pequeños. Que se involucren en las tareas del hogar, en dejar preparados sus útiles escolares o alimentar mascotas... Este tipo de tareas ayudan a que los menores aprendan a trabajar en equipo y, por lo tanto, a ser buenos con otros”, cuenta.

Durante la crianza de los hijos, los padres suelen cometer algunos errores, aunque en su interior no sientan que están haciendo algo mal. Por ejemplo, la experta menciona que una de las fallas de los progenitores es pensar “mis hijos no van a sufrir lo mismo que yo sufrí”.

“En el afán de que no queremos que sufran, no les enseñamos a resolver problemas por ellos mismos. Darle a los hijos todo lo que no tuvimos de niños no es lo mejor, nos olvidamos de lo más importante que es la formación del carácter”.

En cuanto a los niños que no son empáticos con otros, la psicóloga aconseja a los padres trabajar de cerca con ellos para cambiar esta situación.

“Para cambiar este tipo de patrones de los niños que molestan a otros, lo mejor es acercarse a ellos, llenarlos de cariño. La mayoría de estos menores tienen mucha falta de amor, y otros son víctimas de violencia”, concluye.