El rol de los juguetes en el desarrollo de los niños

La acción de jugar desencadena muchas habilidades para el sano crecimiento de los menores

San pedro sula. Una de las etapas más bonitas en la vida de los seres humanos es marcada por el juego: la infancia. En esta faceta, el niño se encarga de explorar y descubrir su entorno a través de los juguetes y las actividades recreativas.

Sin embargo, en las nuevas generaciones de niños estas habilidades de entretenimiento se han visto amenazadas por la invasión tecnológica.

Cada vez más, los teléfonos móviles y las tabletas desplazan a los juguetes y a los juegos tradicionales en la rutina de los infantes. No obstante, los padres de familia deben ser conscientes de que los beneficios que sus hijos adquieren a través de los juegos tradicionales son irreemplazables por la tecnología.

La psicóloga Victoria Bendeck asevera que no es necesario que los niños tengan un enorme arsenal de juguetes, sino más bien un espacio al aire libre que les permita ejercitar sus mentes por medio de la observación, la imaginación y la creación de sus propios medios de juego.

Asimismo, menciona que es muy convencional entre los niños sentir más admiración por objetos comunes que por los mismos juguetes. Las ramas, las hojas, las piedras, el control remoto de la televisión, la cartera de mamá, entre otros objetos, son los predilectos de los menores.

La experta explica que en la primera parte de la infancia, de uno a tres años, los pequeños descubren sus sentidos, por eso sienten mayor atracción por cosas que emiten sonidos o tienen texturas suaves o rasposas.

“Desde muy temprana edad, los bebés necesitan instrumentales que les permitan desarrollarse, ya que ellos descubren el mundo mediante los sentidos, la vista, el tacto, el sonido, el olfato e incluso el sabor, por eso se llevan los juguetes y objetos a la boca”, aseguró la psicóloga Victoria Bendeck.

Beneficios de los juguetes en los niños:

1. Se estimula la parte motriz: Gracias al constante movimiento a la hora de jugar, los niños ejercitan su motricidad gruesa y fina; es decir, la fuerza y la dirección precisa con la que deben levantar y mover los juguetes. También trabajan los músculos del cuerpo.

2. Se desarrolla el sistema cognitivo: Por medio de muchos juguetes, sobre todo los que tienen formas geométricas y tienen colores llamativos, los niños pueden construir esquemas mentales para conocer la estructura del objeto con el que están interactuando. Además, se potencia la lógica, la creatividad y la coordinación.

3. Se fortalece el área sensorial: El niño tiene la oportunidad de crear nuevas experiencias sensoriales por medio de todos los sentidos, en especial la vista, el sonido y el tacto.

Con la estimulación de estas habilidades, el niño aumenta su curiosidad, atención, concentración y el deseo por el aprendizaje.

4. Se ejercitan las habilidades sociales. En primera instancia, el niño practica la comunicación no verbal con sus juguetes, realizando gestos o sonidos. Posteriormente, desarrolla relaciones positivas con otros niños con los que realiza citas de juego.

5. Mejora el aprendizaje futuro. Gracias al juego, el niño conoce los colores, las letras y los números y se muestra receptivo a aprender.