20/05/2022
07:22 AM

Más noticias

Seguirá en prisión pastor acusado de abusar niñas del coro de su iglesia

Las menores tienen entre los 9, 12 y 15 años, según la acusación de la Fiscalía que sustentan con los testimonios de las afectadas.

San Pedro Sula, Cortés.

Las declaraciones de las víctimas fueron cruciales para que el juzgado decretara ayer la prisión preventiva en contra del pastor Sinkler Fedrick Rivera, quien está acusado de cometer abusos sexuales en contra de niñas.

Sinkler Fedrick Rivera, pastor de la iglesia La Casa de Mi Deleite, seguirá en prisión en el Centro Penitenciario de Siria, pues según la resolución del juez hay indicios de su participación en el delito de violación agravada continuada y otras agresiones.

Proceso
El pastor fue capturado luego que la Atic allanara su vivienda en la que funcionaba la iglesia en la colonia San Roberto de Sula, de San Pedro Sula.
Por el delito de pornografía infantil le dieron un sobreseimiento provisional, pues el perito del Ministerio Público aún no ha hecho análisis de los aparatos encontrados en la casa del acusado.

Ayer, el imputado fue llevado a la audiencia inicial en la que la Fiscalía presentó las declaraciones de menores que habrían sido abusadas.

Durante la audiencia, el pastor decidió declarar ante el juez, que estaba a través de la plataforma Zoom.

Foto: La Prensa

Sinkler Rivera es señalado de abusar de menores y de poseer pornografía infantil.
Según la acusación de la Fiscalía de Protección a la Niñez y Adolescencia, el pastor Sinkler Fedrick Rivera abusaba de las niñas que asistían con sus padres a la iglesia.

Indica que el pastor involucraba a las menores en el coro y el cuadro de danzas donde entraba en confianza con ellas afirmándoles que también eran sicólogo.

Puede leer: Capturan en hotel de La Ceiba a supuestos miembros de la banda 'Los Pumas'

A las niñas de entre 9, 12 y 15 años les daba supuestas terapias, y, según la acusación, las tocaba diciéndoles que era un mandato divino.

El acusado habría hecho material pornográfico de sus víctimas y las amenazaba diciéndoles que si contaban algo, la muerte llegaría a sus familiares.